Mundo Obrero Uruguay

Agresión sexual a maestra

Asamblea de ADEMU por agresión sexual a maestra: se posterga paro

El Secretariado se negó a convocar a un paro, tal como lo establece una resolución frente a agresiones a maestras. Mucho malestar y bronca entre las presentes.

Viernes 24 de noviembre | 21:43

La asamblea tuvo lugar el pasado miércoles en el local del PIT-CNT pero no llegó al cuórum necesario, por lo que la decisión quedó en manos del Secretariado. En una actitud de maltrato y de violencia hacia las maestras compañeras de escuela de aquella que sufrió el ataque, la lista mayoritaria decidió levantar la asamblea e irse. Hubo bronca y desazón, pero también se abrió una reflexión sobre cómo hacer para sacarse de encima a esta dirección inoperante y burocrática.


Agresión sexual en el ámbito laboral, silencio del sindicato

La semana pasada se conoció la agresión sexual sufrida por una maestra en el fondo de la escuela donde trabaja cometida por un hombre conocido del barrio. La escuela presenta varios problemas edilicios, uno de ellos la falta de cercamiento en el fondo del terreno lo que permite el ingreso de gente ajena a la institución sin ningún tipo de control, poniendo en riesgo a quienes allí trabajan y las niñas y niños. Una situación que ha sido denunciada hace años y que lamentablemente es común a muchas escuelas y liceos del país. El actual presupuesto asignado a la educación por ester gobierno sigue sin ser suficiente para atender a las demandas más básicas y a garantizar una educación digna y de calidad.

Esta situación de riesgo llevó a que ocurra la agresión sexual, y tuvo que darse este lamentable hecho para que las autoridades de ANEP dispusieran la colocación de un cerco alrededor de la escuela. Parece que deben ocurrir estas tragedias para que el gobierno actúe.

Esto expresa un desprecio y una subestimación por parte del gobierno a la función docente y al esfuerzo y empeño que ponen las maestras todos los días para garantizar la educación pública.

Las maestras se dispusieron a realizar las denuncias correspondientes, y como ocurre en los casos de violencia contra la mujer, desde la policía y la justicia fueron sometidas y expuestas a tener que ser citadas en el mismo momento que el agresor debiendo pasar por situaciones de alto riesgo, que las maestras enfrentaron con valentía pero también denunciando esta vulneración y re-victimización de las mujeres que denuncian hechos de este tipo.

Pero en todos estos días no contaron con un respaldo del sindicato, cuyo Secretariado ninguneó en todo momento la denuncia, minimizando el hecho y negándose a convocar a un paro para denunciar esta situación y acompañar a la maestra agredida y a sus compañeras de escuela en este momento tan difícil. Los argumentos fueron que si convocaban al paro tenían que dar el nombre de la maestra agredida y el número de escuela donde ocurrió. Una actitud casi extorsiva contra quienes reclamaban paro. Sin embargo, en ocasiones anteriores de agresiones no fue necesario brindar a la prensa esos datos.

La Directiva de ADEMU violó así la resolución de una asamblea pasada que decía que ante una agresión física hacia una maestra se convocaría a un paro de forma inmediata.

Una Asamblea que dio vergûenza

La Asamblea estaba reclamada de forma urgente, pero la dirección recién la terminó convocado con una semana de demora.

Con unas 120 personas presentes, la mayoría mujeres, se interpeló directamente al Secretariado en su negativa a hacer efectivo el paro que debía realizarse sin cuestionamientos. Los miembros de la mayoría del Secretariado optaron por callar durante casi toda la asamblea no contestando las distintas interpelaciones, desgastando así el espacio de deliberación y vaciándolo de poder resolutivo. La gente terminó yéndose totalmente ofuscada y desmoralizada.

En especial la Sra. Daysi Iglesias de la Directiva de ADEMU se dirigió con mucho desprecio hacia las maestras que ven todos los días el peligro de tener que ir a trabajar a la escuela donde sucedió el abuso, que relataron las peripecias que tienen que hacer para protegerse mutuamente, el riesgo constante y la desazón que sintieron al ver que el sindicato no las apoyaba. Iglesias maltrató a estas compañeras en la Asamblea, una actitud patriarcal y machista que no podemos tolerar.

Esta actitud lamentablemente no es la primera vez que ocurre. Ya en varias otras asambleas se negaron a acatar el reclamo de la mayoría y de forma inconsulta y burocrática pasaron por encima de la mayoría de los y las maestras.

¿Por qué el Secretariado se maneja así?

La mayoría del Secretariado responde al gobierno y a otros partidos del régimen (como el Partido Nacional).Esta gente vacía las asambleas si no le sirven para votar su política manejándose con total impunidad. Pero cuando se trata de las elecciones del gremio utiliza su prestigio en la base magisterial para perpetuarse en el poder a partir de una discurso de izquierda moderada.

Su estrategia es el desgaste y a la desmoralización de las maestras más activas, esas que quieren verdaderos cambios profundos. En el ambiente termina quedando esa sensación de que nada se puede hacer frente a esta loza burocrática que frena todo.

Esta es la forma de dirigir que tiene este sector mayoritario del Secretariado, y la forma de asegurarse que nadie cuestione ni dispute su poder en el sindicato.

Pan y Rosas presente en la Asamblea de ADEMU

Pan y Rosas fue invitada a la asamblea y se puso a disposición de las maestras para lo que necesiten. Siendo parte del movimiento de mujeres organizadas en Uruguay, contamos que habíamos participado del Primer Encuentro de Mujeres del Uruguay donde habíamos trabajado temas importantes como la violencia machista, los feminicidios, inclusive la situación de las mujeres desaparecidas por las redes de trata.

Planteamos que lo sucedido tenía que ver con una cuestión de género, como pasa en distintos ámbitos (en la calle, en la familia), y que aquí había un agravante porque se trataba del ámbito laboral, un lugar que debería ser de protección para las mujeres trabajadoras. Y que también tenía que ver con una falta de presupuesto para la educación pública. Por ambos motivos, explicamos la responsabilidad estatal en un hecho que es totalmente prevenible.

Contamos que nuestra Agraupación viene de apoyar en 2015 a las obreras de FRIPUR en su lucha contra el cierre, así como ahora nos encontramos colaborando con el conflicto de las 120 familias que quedaron en la calle luego del cierre fraudulento de la fábrica de pastas La Spezia.

Respecto a la situación de agresión sexual, propusimos una serie de medidas para tomar que parta de la sensibilización de lo sucedido. Es importante poder llegar a todas las maestras de Montevideo para charlar de estos temas, para poder concientizar del riesgo que corremos como mujeres y como trabajadoras y exigir al Estado mejores condiciones de trabajo y estudio y una verdadera política que combata de forma integral la violencia machista.

Y finalizamos planteando que el lamentable hecho puede constituirse en una oportunidad para que desde el gremio magisterial se tome este tema profundamente, que se conforme una Comisión de Género que se encargue de recorrer las escuelas organizando a las maestras, que proponga talleres de debate, que existan espacios donde las maestras se reconozcan entre sí y podamos tender lazos de solidaridad y auto-cuidado también con la comunidad, incluyendo a los padres y las madres de los y las alumnas.

Nuevamente decimos que nos ponemos a disposición.






Temas relacionados

Mundo Obrero Uruguay   /   Magisterio   /   Docentes uruguayos

Comentarios

DEJAR COMENTARIO