Géneros y Sexualidades

PEPSICO EN LUCHA

Asamblea #NiUnaMenos por PepsiCo: “Algo muy grande que está por nacer”

Luego de una intensa jornada, que comenzó en el Obelisco porteño y culminó en las puertas del Congreso Nacional, donde sufrieron una inusitada represión policial, las trabajadoras de PepsiCo recibieron el caluroso abrazo del movimiento de mujeres.

Sol Bajar

@Sol_Bajar

Jueves 27 de julio | 07:32


Asamblea NUM Carpa - YouTube

Fotos: Clara Liz - Enfoque Rojo

La carpa que instalaron las trabajadoras y trabajadores tras la masiva movilización del 19 de julio, que ya se convirtió en un centro de organización para miles que sufren los despidos y el ajuste de Cambiemos, fue el lugar donde se realizó la asamblea Ni una Menos, en apoyo a esas valientes obreras que hoy son conocidas como “las leonas de PepsiCo”.

Son poco más de las 18 horas cuando el olor al #GuisoFeministaPorLaReincorporación se empieza a sentir. Una enorme cantidad de mujeres rebalsa la carpa y la vereda de la plazoleta que la rodea, ahí mismo, frente al Congreso Nacional, donde se llena de abrazos, anécdotas y saludos. Mientras unas cocinan, otras van colgando su arte en los interiores de la carpa, se sientan en sillas o en el piso, o ayudan a levantar el toldo, para que todas puedan escuchar. La alegría es inmensa. Después de la represión del medio día y de una larga jornada en esta lucha que no cesa, las obreras de PepsiCo siguen recibiendo apoyos.

La periodista de Las 12/Página 12, Marta Dillon, toma el micrófono para abrir la asamblea y destaca que el despido de las más de seiscientas familias por parte de la multinacional es un ataque a nuestra condición de mujeres, un golpe de clase y una forma de disciplinar a las trabajadoras, "porque no nos quieren en las calles, nos quieren en las casas”. El aplauso sólo cesa cuando Catalina Balaguer, referente de esta heroica lucha, toma la palabra.

Si se puede luchar contra los despidos

Katy, como la conocen sus compañeros y compañeras, recuerda la histórica lucha que protagonizaron en 2004, por su reincorporación. “Con una campaña enorme, con la solidaridad de un montón de organizaciones nacionales e internacionales, logramos un fallo que me reconoció como delegada de hecho y sentó jurisprudencia, y cuando volví a la fábrica nos reorganizamos otra vez”. Cerca suyo, Myriam Bregman le sonríe con complicidad. La fundadora del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos y actual candidata a legisladora del Frente de Izquierda por la Ciudad de Buenos Aires, fue la abogada que acompañó a Catalina durante aquél proceso, que hoy se estudia en las facultades de Derecho de todo el país.

Allí, a su lado, está también Nora Cortiñas. La madre de Plaza de Mayo toma el micrófono el mismo día en que cuatro genocidas fueron condenados a cadena perpetua en la provincia de Mendoza y relata que “se llevaron a nuestras hijas e hijos, nos trataron de ‘locas’, dijeron que nos íbamos a cansar. No esperaban que esas mujeres fuéramos a seguir hasta ver a los genocidas sentados en el banquillo. Ustedes son la herencia que recibimos esas madres, y nos sentimos orgullosas”, dice, y las leonas de PepsiCo saben que no están solas.

Con una fuerza que despierta la atención de todas, Katy cuenta cómo se organizaron por sus derechos, sorteando la persecución de la patronal y las trabas del sindicato. También relata que “en esa organización, el eje siempre estuvo en las condiciones de trabajo y en la lucha por el pase a planta de todas y todos los contratados”. “Nosotras, junto a nuestros compañeros, conquistamos que se nos asignen nuevas tareas por enfermedad laboral, que nos paguen las guarderías para nuestros hijos, que nos reconozcan las categorías, las licencias por maternidad o enfermedad de los hijos", cuenta. Todos derechos que arrancaron a la empresa a pesar de la conducción del sindicato, "que no sólo no nos acompañó, sino que también nos traicionó”, agrega, y pregunta: “¿Cómo lo hicimos? Conquistamos nuestra Comisión Interna, nos organizamos en asamblea, y con la solidaridad de los compañeros, explicándoles que teníamos todos esos derechos, lo conseguimos”, afirma, y vuelve a cosechar el aplauso cerrado de la nutrida asamblea.

Te puede interesar: Leona no se nace, se hace

“En esta carpa hay algo muy grande que está por nacer”, agrega a su turno Myriam Bregman, que destaca la violencia que las patronales, las conducciones sindicales y las instituciones del Estado descargan particularmente contra las mujeres. “Cuando fue el juicio por el caso de Katy nos decían lo mismo, que estábamos locas porque Katy no era delegada, porque eso no había ocurrido nunca en Argentina, pero ¿qué fue lo que nos convenció? Que había trabajadoras como ella, dispuestas a pelear por sus derechos”. “Hoy estamos en otra situación para dar esta pelea", afirma Bregman, y subraya: "hemos avanzado en nuestra organización, ahora tenemos la responsabilidad de pelear por la conciencia de millones, para decir bien fuerte, de la mano de las trabajadoras de PepsiCo, ’Ni Una Menos sin trabajo’, ’Ni Una Menos por este plan de ajuste que quieren imponer’”.

Una y mil veces

Las horas vuelan como minutos. Katy relata que esta lucha “nos costó suspensiones, despidos, amenazas, represión, pero lo volveríamos a hacer una y mil veces si eso cambia la consciencia de un montón de mujeres que que no están dispuestas a resignarse a la miseria que ofrece este sistema”, y afirma que “nosotras queremos proponer charlar de eso, porque sabemos que nuestra lucha es emblemática, porque hoy hay miles en la calle, y porque la burocracia no hace nada y el Ministerio y el gobierno avalan a los empresarios, mientras son miles las no tienen voz, como no la tenían antes”. “Tenemos que sumarlas a esta lucha para decir bien fuerte Ni Una Menos sin trabajo, porque eso también es violencia, y eso fue lo que pasó en PepsiCo”, agrega, y afirma que es ante esa prepotencia que las mujeres se rebelaron.

#EstamosParaNosotras

Su compañera del PTS y de la agrupación Bordó, Carina Brzozowski, también saludó a la asamblea y destacó el aporte que significó toda esa experiencia en la lucha por su reincorporación en la alimenticia FelFort. También hablaron las trabajadoras de la CTEP, las integrantes de la cooperativa Yo No Fui, de la Comisión por la Libertad de Milagro Sala, las trabajadoras textiles inmigrantes y las despedidas de Tessicot e integrantes de la Comisión de Mujeres de AGR-Clarín y AGD-UBA, como Ileana Celloto, que llevaron su solidaridad.

No faltaron a la cita las integrantes del Colectivo Ni Un Menos de Chile y otras tantas referentes de ese espacio en Argentina, como Florencia Minici, Florencia Alcaraz, y María Pía López. La artista Ana Carolina, las Serigrafistas Queer, la hija de desaparecidos Alejandrina Barry (PTS-FIT), organizaciones feministas como Abya Ayala y las referentes Claudia Korol, Celina Rodriguez y Liliana Daunes, el Frente Popular Darío Santillán y las restantes fuerzas del FIT, como Izquierda Socialista y el Plenario de Trabajadoras, también estuvieron allí, igual que las trabajadoras bancarias, telefónicas, del subte, el Indec, el Ministerio de Trabajo, de los sindicatos docentes UTE, Ademys y los Sutebas recuperados, de la CTA, ATE y el Hospital Garraham, mientras que las trolebuseras despedidas de Córdoba, hoy en huelga de hambre, enviaron su saludo. El reclamo de Vivas nos queremos y de Ni una menos sin trabajo, sin vivienda ni en la calle, resonó en todas las intervenciones y retumbó en la exigencia de un paro nacional y un verdadero plan de lucha.

“Nos quisieron echar porque no querían que nos organicemos”, afirmó luego otra de las leonas presentes, y agregó que “sabemos que esta lucha es dura, que es duro estar en la calle, pero es posible avanzar si nos hacemos más fuertes. Necesitamos un paro para no seguir en la calle y para seguir organizándonos”, dijo, y arrancó los cantos al unísono de todas las presentes.

Desde el Colectivo Ni Una Menos también saludó la asamblea Florencia Minici, que recordó que “hay veintiséis compañeras criminalizadas por pelear por los derechos de las mujeres”, al tiempo que llamó a profundizar en la organización. “Cuando decimos que ‘Estamos para nosotras’ estamos diciendo que estamos en contra de la reforma laboral, que vamos a acompañar a todas las que salgan a luchar y que esperamos el compromiso de todas para impulsar acciones unitarias en esto que está naciendo en esta carpa, que esperamos que sea cada vez más masivo”.

En esa fábrica hay leonas

Andrea D’Atri, fundadora de la agrupación de mujeres Pan y Rosas y candidata a senadora nacional por el Frente de Izquierda por la provincia de Buenos Aires, también se refirió a la brutal represión con la que respondió el gobierno a la movilización de este miércoles. “Las mujeres son las primeras en ser despedidas, las primeras en ser precarizadas, y por eso hoy estamos en esta carpa, que se va a mantener a pesar de la represión”, sostuvo, y enfatizó que “desde hace más de quince años, cuando pusimos en pie la agrupación de mujeres Pan y Rosas, luchamos por los derechos de las trabajadoras, y no sólo por sus derechos sindicales, sino también por su organización, para que sean cada vez más las mujeres y los varones que tomen conciencia de la necesidad de enfrentar a este sistema capitalista y patriarcal”.

La dirigente del PTS/FIT también destacó que “en PepsiCo hay una historia que explica porqué en esa fábrica hay ‘leonas’, una historia de lucha de varones y mujeres, como la que nos llevó a conocer a Katy en una carpa como esta, en el año 2002”, cuando las obreras de la textil Bukman se pusieron de pie ante el quiebre fraudulento de la empresa y resistieron el desalojo. D’Atri también invitó a ir a las fábricas, a colaborar en la organización de las obreras, “porque eso es lo que hace que el movimiento de mujeres sea verdaderamente poderoso”, a la par que llamó a "impulsar una gran campaña por ’No compre PepsiCo’, para que esto se difunda mucho más ampliamente y nuestra lucha sea cada vez más activa".

Te puede interesar: Silvia Federici se suma a la campaña NO COMPRE PEPSICO

Son más de las 21 horas. Artistas de Teatro por la Identidad se preparan para realizar su obra en esa misma carpa en la que culmina la asamblea. Catalina Balaguer vuelve a tomar el micrófono y llama a darle continuidad impulsando masivamente esa campaña de "No compre PepsiCo" y acompañando su exigencia de reapertura de la planta, con todos los trabajadores y trabajadoras adentro. En el Congreso Nacional, su compañera Nathalia González Seligra denuncia la represión y que "atacan a la izquierda porque traemos otra agenda", al tiempo que exige junto a diputados y diputadas de otros bloques el tratamiento urgente de los proyectos que prohíben los despidos y suspensiones, así como el que propone la expropiación de la multinacional. La noche cae en el barrio de Congreso, y las leonas y sus compañeros están más fuertes todavía.








Temas relacionados

Comisiones de Mujeres   /    #ParoInternacionalDeMujeres   /    feminismo socialista   /    violencia contra las mujeres   /    Ni Una Menos   /    Mundo Obrero   /    Movimiento de mujeres   /    Cambiemos   /    Marta Dillon   /    Cierre de fábricas y empresas   /    Mujeres en lucha   /    #NiUnaMenos   /    Comisión de Mujeres PepsiCo   /    Andrea D’Atri   /    Mujeres   /    trabajadoras   /    Myriam Bregman   /    PepsiCo   /    Violencia hacia las mujeres   /    Feminismo   /    Nora Cortiñas   /    Movimiento obrero   /    Historias de mujeres   /    Despidos   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO