Juventud

TUCUMÁN

Asamblea #NiUnaMenos en el Lillo

Sin la participación de la conducción del centro de estudiantes en manos de Rumbo, las principales resoluciones fueron exigir la aprobación del proyecto de ley por aborto e impulsar una comisión de género en la facultad.

Miércoles 7 de marzo | Edición del día

Lillo a la Izquierda junto con Pan y Rosas, convocó para el martes pasado a la primera Asamblea del año, la primera en discutir la política de la mujer y cómo encarar este 8M.

Abrió la asamblea Melina, de la carrera de biología, planteando la importancia de recuperar ese tipo de espacios de organización para desarrollar y fortalecer el rol que ya empezamos a jugar, para que las y los estudiantes debatan como comenzar a sentar una nueva tradición en la facultad y resuelvan cómo intervenir el 8M, día del Paro Internacional de Mujeres, no tan solo para conmemorar a las trabajadoras textiles sino para hacer de esa conmemoración un ejemplo que hoy cobra vigencia en la situación política actual donde se pone de manifiesto la pelea contra el ajuste de Macri y Manzur, como lo demuestran las compañeras azucareas del Ingenio La Eesperanza.

Con la participación de compañeras y compañeros de la facultad que fueron invitados durante los cursillos de ingreso o que se acercaron a través de las redes sociales y nuestra página de facebook, y Sinergia, el intercambio duró cerca de dos horas. El principal debate fue alrededor de la necesidad de conquistar el derecho al aborto y por qué es importante involucrarse para eso.

La conducción del Centro de Estudiantes en manos de Rumbo no participó, como tampoco sus consejeros ni los consejeros estudiantiles del Phi. ¿Será que poco les interesa que estas discusiones se abran en la facultad y los espacios de autoorganización de las compañeras y las disidencias sexuales?

Tal como lo demuestra su escaso o nulo apoyo al proyecto de protocolo contra la violencia de género presentado en la facultad el año pasado, la negación a aportar al fondo de lucha de los trabajadores despedido del Ingenio la Esperanza, y que no llamaron a movilizar por Santiago Maldonado, desaparecido y asesinado por el Estado, o por Rafael Nahuel, estas agrupaciones quieren vaciar las facultades de debates y discusiones que atraviesan la realidad. Nos quieren en las aulas mientras las mujeres pobres mueren por abortos clandestinos e incluso cuando el Estado asesina a quienes pelean por sus derechos.

La necesidad de educación sexual en todos los niveles educativos y también el rol de la Iglesia como institución enemiga de los derechos de las mujeres y personas LGTB, y su complicidad con los funcionarios de la UNT fueron también los principales ejes de las intervenciones, teniendo en cuenta que la UNT le prestó las instalaciones del MUNT al Congreso Eucarístico de 2016 y decretó varios días de asueto mientras que siempre rechazaron la propuesta de los alumnos de decretar asueto durante las movilizaciones de #NiUnaMenos.

Todo el debate estuvo atravesado por la confianza que los estudiantes tenemos en nuestras fuerzas y en lo importante de organizarnos, no solamente hoy, para conquistar el derecho al aborto legal, libre, seguro y gratuito, al que todas las mujeres, independientemente de sus motivos y de su situación económica, puedan acceder, sino para futuras luchas contra quienes nos gobiernan, como Cambiemos y sus aliados del PJ, que votan leyes antipopulares.

Es por eso que se mocionó la conformación de una Comisión de Género, para organizarnos y pelear por todos los derechos que aún nos quedan por arrancarle a este Estado.

Desde Lillo a la Izquierda hemos llevado campañas a la facu como por ejemplo el fondo de lucha de los trabajadores despedidos de AGR en el 2017 y ahora por los trabajadores despedidos del Ingenio La Esperanza, ya que sabemos que los lazos que tejamos entre estudiantes y trabajadores son claves para enfrentar los ataques del gobierno.

Porque también se trata de nuestro futuro; fortalecer la pelea de los/as trabajadores/as nos dejará en mejores condiciones para enfrentar los ataques de este gobierno. Por eso necesitamos que los Centros de Estudiantes sirvan como herramientas de autorganización, en los que se discuta democráticamente cómo conquistar nuestros derechos. En todo momento se destacó la importancia de ganar confianza en nuestra propias fuerzas.

Para finalizar, se votaron las siguientes resoluciones de forma unánime:

1) La asamblea se pronunció a favor del Proyecto de Ley del Aborto seguro, legal y gratuito y de la aprobación del protocolo contra la violencia de género en la facultad.

2) Conformación de una Comisión de Género y Diversidad Sexual independiente de las autoridades e interestamental, como espacio de debate y organización.

3) Y que a partir de esta se tome como primera iniciativa la difusión de la Campaña del Proyecto de Legalización del Aborto seguro, legal y gratuito y clases de defensa personal. 

Los compañeros de Lillo a la Izquierda participaron del pañuelazo convocado ese mismo martes a la tarde, en consonancia con la séptima presentación ante el Congreso del proyecto elaborado por la Campaña Nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.







Temas relacionados

Tucumán   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO