Cultura

Artistas y lucha de clases: la dialéctica de los cuerpos

Dos breves relatos de artistas que el pasado #6A hicieron un paro activo en el corte de panamericana.

Natalia Rizzo

@rizzotada

Martes 11 de abril | 10:17

A veces a los artistas nos cuesta dejar de percibir el mundo bajo un manto de esteticismo. La vida se presenta en ocasiones como si la estuviésemos representando en un espacio determinado que nos contiene o nos expulsa. ¿Cuál es la relación exacta entre el mundo de la ficción y el mundo de la realidad?

Tal vez haya muchas e infinitas relaciones pero hay una que se expresa de manera contundente: el cuerpo de la acción.

Mucho se habla de correr riesgos en el arte, pero poco se habla de cuando esos riesgos atraviesan las instituciones, salen a las calles y montan dramas de resistencia y realidad en uno de los escenarios que ha constituido la historia de la humanidad hasta nuestros días: el escenario de combate de la lucha de clases.

Allí aparece el cuerpo que resiste y se revela frente a una realidad que es injusta. Ese cuerpo de la acción se enfrente al cuerpo represivo de las fuerzas. La realidad parece volverse fábula cuando un ejército de tortugas intenta suprimir nuestras subjetividades, coaccionar nuestros derechos y sofocar nuestras demandas más legítimas. Se revela con ficción o invención en el cuerpo estético, sensible, se revela con el propio cuerpo de la o el artista en la batalla de una ruta.

Así invadió el arte la panamericana: con pasos de baile como los Grand Jeté para saltar el guarray, con música entonando una canción a la yuta o acompañando la lucha docente, la actuación con suma velocidad en la caracterización de los siniestros, el arte de dibujar símbolos infinitos en las maniobras de los volantes de los autos que hicieron los primeros piquetes…

Los artistas sabemos cuando nos expresamos, que aquella tan preciada actividad humana que es el arte, es en potencia lo que el trabajo podría ser en el comunismo, en el sentido que exprese la propia subjetividad de cada cuerpo, de cada espíritu.

Hace falta mucho más que arte para poder pasar el “reino de la necesidad al de la libertad”, hace falta el cuerpo de la doctrina, la lucha y la organización…pero al menos hoy podemos decir que el cuerpo de las historias de vida, y el cuerpo de las historias de ficción, hicieron síntesis en el cuerpo creativo de la acción, en la panamericana.

Compartimos los relatos de dos artistas que participaron del piquete de Panamericana con los sindicatos clasistas y combativos:

Zapatilla en el asfalto

“Temprano, poco sueño, y en el auto flotaban palabras, frases, sensaciones, un mate, un chiste, dos chistes nerviosos, incertidumbre, observar la calle, bajamos y un paso, dos pasos, muchos pasos, cientos de pasos. Y pienso, que hoy una vez mas voy a exponer mi cuerpo, mi cuerpo que es mi instrumento de trabajo, mi cuerpo sensible, con el que bailo. Pienso en el cuerpo sensible de quienes se levantan todos los días a trabajar, en quienes no sienten la sensibilidad de ese cuerpo cada día, por que se nos vuelve un objeto que lleva y trae, que sirve o no sirve, que funciona para otrxs.

Pienso que en la danza la realidad que creemos, que sentimos, pasa por el cuerpo y se hace presencia en la escena, cualquiera sea, y que ahora eso es lo que esta pasando, acá, en esta escena, con esta escenografía, bailando esta coreografía, nunca mas real. Y pienso en la realidad que queremos que sea, por que creemos que sea realidad puede ser vívida, que merecemos esa realidad.

Me ato los cordones de mis zapatillas, fuerte, sabiendo que puede haber pisotones, y pasa, pasa que entre pisotones se sale, y ahí queda, y pienso que estoy en el medio y uno de mis pies esta descubierto, y con mis pies bailo. Y claro, pero si ahora estoy bailando también. El pie pasa a segundo plano. Al lado mío mis compañeras se mantienen firmes me siento segura y acompañada, allí estoy bailando una coreografía elegida.

Y al lado mío alguien que escribe al volante, alguien que dibuja tomándome con firmeza un brazo, alguien que actúa, alguien que enseña, alguien que saca fotos, alguien que…, alguien que…Y ahí estamos todxs, tomados de los brazos, formando una cadena que resiste y pienso que esa misma imagen de todxs simulando cadenas gigantes que se mantienen firmes son la prueba mas real para mostrarnos que estas mismas cadenas pueden contra quienes nos encadenan.

Y allí quedó una zapatilla, que en los apurados movimientos de aquella coreografía hace de símbolo, para mostrarme (mostrarnos) que pueden dejarnos descalzxs pero no sin la fuerza de querer estar ahí, que llegamos hasta el final por que cada uno de los eslabones que éramos, y que somos, formamos una cadena firme, y es nuestro potencial, y que aun nos queda la fuerza de cantar a voces plenas que estamos segurxs de estar en el lugar que tenemos que estar.”

Silvana

Nuevo teatro de operaciones

“Me voy a elongar un poco antes de acostarnos..” dijo mi compañera de insomnio, antecediendo el “baile” que nos esperaba unas horas después. Un baile que desconfiguraba cualquier coreografía.. una danza que fusionaría los ritmos más diversos, improvisaría su dirección.. que rompería las barreras del cuerpo, de los todos los cuerpos. Cuerpos que se encontraron esa madrugada para pasar del rocío al amanecer; para pasar de ser siluetas a ser mujeres y hombres organizadxs. Para darle cuerpo a toda una lucha rizomática, a tantas denuncias sepultadas, y tantos derechos arrancados…

Y..¿cuántos cuerpos hay un actor? me preguntaba mientras cambiaba el aire con respiraciones agitadas, al ritmo de las circunstancias.. Quizás no podía pensar más de lo que estaba sintiendo: mi cuerpo estaba ahí viviendo la escena más real, la vida misma. Y tantos roles alienados había a mi alrededor… ¿cómo vivís de reprimir a un trabajador? ¿cómo podes servir a tal institución? No podía entenderlo, pero podía sentirlo.. me pasaban por el cuerpo contradicciones tan potentes que desbordaban mi percepción.. bronca, angustia, odio, orgullo… orgullo por cada compañerx que se pronunció con todo su cuerpo y su voz, por cada uno que se tomó del brazo en aquel cordón, por mi compañera que dejó hasta su calzado en la pista de baile, por los compañeros que pusieron sus manos de artistas al volante y gracias a ellos logramos resistir. Y después de resistir, tuvieron que asistir a todos los heridos que dejó esta represión. La represión de la expresión…"

Meli






Temas relacionados

Paro general #6A   /    Arte de protesta   /    Piquetes   /    Arte y politíca   /    Panamericana   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO