Cultura

MENDOZA

Artista plástica rechaza premio en repudio al nombramiento de Valerio como Juez de la Suprema Corte

Laura Rudman rechazó un reconocimiento de la legislatura provincial en repudio al nombramiento de Jose Valerio como Juez de la Suprema Corte provincial. “No puedo ni quiero ser reconocida por una legislatura que convalida a un misógino y homofóbico” dijo en un comunicado.

Miércoles 16 de noviembre | 15:17

Foto: Diario El Sol

A través de su cuenta personal de Facebook, la artista plastica mendocina Laura Rudman explicó las razones por las cuales rechazó un reconocimiento otorgado por la Legislatura provincial.

“No puedo ni quiero ser reconocida por una legislatura que convalida a un misógino y homofóbico”, dijo la artista en referencia al nombramiento del Juez Jose Valerio como miembro de la Suprema Corte provincial. “Lo hago por la memoria de Alejo Hunau y la entereza de Silvia Ontiveros, por Nicolás Becerra, por Lucas Carrasco, por Soledad Olivera, por Cinthia Rojas Echevarrieta y por Fernanda Toledo. Todos ellos fueron víctimas de la actitud de un juez que usted y sus colegas han convalidado”, continua la carta dirigida al senador provincial del PJ Samuel Barcudi.

La carta publicada, que reproducimos a continuación, concluye diciendo que: “Para que quede claro. No tenemos precio.”

Al Senador
Samuel Barcudi

Siempre viví los premios como accidentes, no como algo definitorio. Por eso cuando en marzo de 2015 la Cámara de Senadores de Mendoza me otorgó, a instancias suyas, un reconocimiento a “la trayectoria y aporte al ámbito de la cultura de la Provincia” lo viví como tal. Lo recibí con pudor, pero con alegría. Vivimos, usted y yo, en una provincia llena de talentosos colegas que en sus distintas áreas hacen su aporte cultural digna y cotidianamente por lo que consideré su actitud como un accidente de los buenos. Uno de esos que equilibra la balanza cuando los ánimos se desinflan, cuando se hace tan cuesta arriba vivir de la profesión.

Hoy la balanza se ha quebrado. No puedo ni quiero ser reconocida por una legislatura que convalida a un misógino y homofóbico en la Corte Suprema de la Provincia, y lo hace con su voto.

Quiero devolverle este reconocimiento. No lo quiero. Lo hago por la memoria de Alejo Hunau y la entereza de Silvia Ontiveros, por Nicolás Becerra, por Lucas Carrasco, por Soledad Olivera, por Cinthia Rojas Echevarrieta y por Fernanda Toledo. Todos ellos fueron víctimas de la actitud de un juez que usted y sus colegas han convalidado. Pudiendo ser coherentes con su discurso nos han dado la espalda.

Han desoído las voces de muchas mujeres, las de la Comisaría de la mujer que usted ayudó a crear, las voces traducidas en imágenes de quienes participaron en los concursos de pintura sobre problemática de género que usted generó y promovió en la mismísima legislatura, y de los que fui jurado.

Lo devuelvo pensando en mis hijos, para que crezcan en un mundo donde lo que importan son las convicciones y no la disciplina partidaria, la especulación electoral o el slogan de campaña. Lo hago como hija, como hermana, como mamá, como pintora. Lo hago como compañera de un hombre que se avergüenza de ustedes.
Para separar los tantos. Para que quede claro.

No tenemos precio.

Mendoza, 15 de noviembre de 2016
Laura Rudman Belmes




Temas relacionados

Mendoza   /    Cultura   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO