Juventud

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TUCUMÁN

Artes Plásticas: cinco claves para entender que está pasando con nuestro título

Cinco respuestas para entender por qué no hay "resolución ministerial" que, según las autoridades, le da validez nacional al título.

Viernes 19 de mayo | Edición del día

¿Es válido nuestro título?

No. Para que las carreras universitarias tengan validez los planes de estudios que define el Consejo Directivo de la Facultad tienen que ser aprobados primero por el Consejo Superior de la UNT y luego por el Ministerio de Educación de la Nación, institución que le da validez nacional a través de una resolución ministerial. En el caso de Artes Plásticas, la carrera más antigua de la Facultad, esto nunca se hizo. Esto es responsabilidad del Ministerio (bajo la órbita del gobierno nacional de turno, hoy Cambiemos, ayer el Kirchnerismo), del Rectorado y también de las autoridades de la Facultad que dicen que se enteraron de esto en 2013 (¡!). ¿Nunca chequearon que estaban emitiendo títulos truchos? ¿Nunca se les ocurrió a los consejeros directivos informar esto a los estudiantes?

Dicen que al título de LAP tiene que acreditarlo la CONEAU ¿es cierto? ¿qué es la CONEAU?

Son las siglas de Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria, un organismo creado por la Ley de Educación Superior (LES) sancionada en 1995 bajo el gobierno neoliberal de Menem, que se encarga de evaluar las carreas de manera centralizada. Está integrada por 3 diputados, 3 senadores, 1 funcionario del gobierno, 2 rectores de universidades privadas, y 3 profesores de la universidad pública. Hay decenas de carreras de universidades nacionales que tienen validez y nunca fueron acreditadas por la CONEAU gracias a la resistencia del movimiento estudiantil. ¿Por qué se luchó contra la acreditación? Porque solo son acreditadas las carreras que son reformadas de acuerdo a los objetivos de la LES.

¿Qué dice la LES y quién la hizo?

Fue sancionada en 1995 bajo el gobierno de Menem, acatando las directivas del llamado “Consenso de Washington”, una serie de instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y el Tesoro de los Estados Unidos. Su objetivo es imponer la lógica del mercado en la educación superior, para que deje de ser considerada un derecho y empiece a concebirse como un servicio. Concretamente limitar el acceso libre a la universidad pública, cuestionando la “eficiencia” de los recursos que reciben, apuntando a recortar al mínimo el presupuesto público y apostando a la generación de “recursos propios”. En las universidades en las que se impuso, en concreto se avanzó en la elitización y mercantilización de importantes aspectos de la educación universitaria, como la devaluación del título de grado mediante la generalización de los posgrados pagos, la multiplicación de los acuerdos con las grandes empresas que llegaron a moldear carreras enteras (nuestro conocimiento directamente al servicio del capitalismo y no de las necesidades sociales), y políticas como: los cupos, las “contribuciones voluntarias”, los exámenes para restringir el ingreso, etc.

¿Por qué salta ahora?

Porque hay una pelea política entre las distintas camarillas universitarias de la UNT que están en carrera electoral para la elección de rector. Las autoridades (del palo del kirchnerismo) y sus agrupaciones afines se lavan las manos, quieren calmar las aguas, y dicen básicamente que Macri se puso la gorra y quiere aplicar a rajatabla la LES. Esto es cierto. Hay una línea del Ministerio de recortar al máximo el presupuesto (lo vivimos en varias carreras). Sin embargo, está fue implementándose parcialmente bajo los sucesivos gobiernos, y en los últimos 12 años el kirchnerismo también hizo lo suyo (y jamas jamas tuvo intenciones de anularla). Desde el 95 hasta ahora no logró imponerse en su aspecto más privatista gracias a la lucha de estudiante y docentes en defensa de la educación pública (a diferencia de otros países de latinoamérica), pero si se avanzó en la creación de posgrados pagos (más de 2.400 posgrados acreditados por la CONEAU) y la acreditación de algunas carreras de grado junto a la extensión de convenios con empresas privadas que avanzaron en la mercantilización de la educación.

¿Qué va a pasar con la carrera de LAP?

Va a depender de como actúen las autoridades, y también como respondamos docentes, estudiantes y graduados. En el año 2015 el Consejo Directivo de la Facultad de Artes votó la modificación de la carrera “Licenciatura en Artes Plásticas” por “Licenciatura en Artes Visuales”. Si bien la mayoría de los estudiantes y docentes opinamos que hace falta una actualización de los contenidos de la carrera, esta modificación se ha realizado a espaldas de la comunidad educativa. Sabemos por rumores que recortaron los espacios de taller (fundamentales!) pero en su conjunto es desconocida. Las autoridades, empezando por la decana Raquel Pastor, no llamaron a los estudiantes o docentes a participar de esta modificación, y los consejeros estudiantiles han dado la espalda a los estudiantes al no haber informado ni antes ni después acerca de esta modificación. Hay que exigir que todos los títulos ya emitidos sean validados (y entregados los que están siendo retenidos!), para empezar. Y que publiquen para todos la reforma del 2015, empezar a organizarnos y abrir un amplio debate en los cursos sobre que carrera de artes necesitamos.








Temas relacionados

CONEAU   /    Universidad Nacional de Tucumán   /    Ley de Educación Superior (LES)   /    Tucumán   /    Universidad   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO