Deportes

MUNDIAL RUSIA 2018

Arrancó el Mundial para Argentina: triunfo 2-1 ante Nigeria y clasificación agónica

La selección albiceleste al fin pudo sobreponerse tras dos fechas en las que, por rendimiento, pudo haber quedado eliminada del certamen. Desahogo y nueva etapa para el combinado argentino en Rusia.

Alfredo Blanco

@ablanco1985

Martes 26 de junio | 18:15

En un partido colmado de emociones, en el cual se pasó por todos los estados de ánimo, Argentina logró la clasificación a octavos de final del Mundial. El Estadio de San Petersburgo albergó a más de cincuenta mil argentinos que hicieron sentir como local al equipo dirigido por Sampaoli. Con un Messi estelar, un Banega que por fin logró imponerse desde el juego, un Armani que otorgó la seguridad que faltó en las primeras dos presentaciones y un Marcos Rojo que se convirtió en el héroe de la jornada, la Selección superó un escollo muy bravo y espera agazapada a la poderosa Francia, el próximo sábado.

Los primeros cuarenta y cinco minutos fueron tal como los imaginó Sampaoli en la conferencia de prensa del lunes: prevaleció la garra y el corazón de los jugadores, pero además la tan ansiada magia de Lionel Messi y la visión de juego de Ever Banega. La Selección transitó los primeros minutos de juego corriendo la pelota de un lado a otro. Se pudo ver a un equipo más sólido, con cuatro jugadores en la defensa, cuatro en el medio y dos delanteros. Los volantes estuvieron muy atentos, sobre todo Mascherano, a cualquier intento de los nigerianos en lanzarse al contra ataque.

Llegando a los quince minutos de partido, Banega recibió en el circulo central y lanzó un pelotazo al área de los nigerianos, que sobró al defensor Orneruo y conectó con Messi, quien sacó un derechazo que batió al arquero Uzoho. Uno a cero, ventaja para la albiceleste y una explosión de júbilo en el las tribunas del Estadio de San Petersburgo. A partir del gol, el conjunto argentino tuvo la tenencia y manejó los tiempos ante una Nigeria que tenía la obligación de buscar el empate para sostener su clasificación. Argentina pudo estirar la ventaja en dos oportunidades gracias a un gran tiro libre del crack del Barcelona, que se estrelló en el palo izquierdo del guardameta rival, y también en un mano a mano de Higuain, que no pudo definir y culminó en infracción en favor de la selección africana.

En el inicio del segundo tiempo, Nigeria salió con una actitud diferente a la etapa anterior: fue empujando de a poco a la Selección a su propia meta. En el minuto seis, luego de un tiro de esquina lanzado desde el costado derecho, Mascherano se llevó consigo a Balogun y el árbitro cobró penal, con previa ratificación del VAR. Moses, desde los doce pasos, logró el empate y el partido nuevamente se ponía cuesta arriba para el equipo argentino. Otra vez los fantasmas del encuentro contra Croacia, la necesidad de sobreponerse a un mal trago e ir en busca de la ventaja.

El partido estaba para los dos equipos: Argentina empujaba para encontrar nuevamente la ventaja y Nigeria estaba a la espera de algún error para lanzarse al contraataque. Pavón, de muy buenas intervenciones, por Enzo Pérez, Meza por Di María y Agüero por Tagliafico fueron las modificaciones que dispuso Sampaoli para ir en busca del gol. Franco Armani también aportó desde su puesto. Fue el que vemos todos los domingos en River: salvó al equipo luego de un remate de Ighalo, que pudo haber sido el fin para el equipo de Sampaoli en la Copa del Mundo.

Cuando faltaban poco menos de cinco minutos para que se cumplan los noventa reglamentarios, una combinación entre Pavón y Mercado terminó con un centro enviado por el lateral del Sevilla, la pelota al corazón del área y una aparición de Marcos Rojo que con su pierna menos hábil, la derecha, puso el dos a uno definitivo. Ahora sí, la fiesta se desató definitivamente adentro del campo de juego, el banco de suplentes y las tribunas. La Selección, que estuvo a cinco minutos de quedar eliminada, encontró el milagro y selló de esta manera el pasaje a octavos de final. Con mucha actitud, esa que faltó en los partidos contra Islandia y Croacia, el equipo dirigido por Sampaoli logró sobreponerse y por fin obtener la primera victoria.

El próximo sábado tocará enfrentarse a Francia, uno de los equipos candidatos a llevarse el Mundial. Lo cierto es que empieza otra copa. Argentina renueva las ilusiones y se animará a pelearle en un mano a mano el pase a cuartos de final. Esa será otra historia, hoy la Selección celebra y reivindica su historia después de un inicio de torneo muy complicado.







Temas relacionados

Mundial Rusia 2018   /    Jorge Sampaoli   /    Nigeria   /    Lionel Messi   /    Fútbol   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO