Economía

CRISIS CAMBIARIA

Arde el dólar: con las medidas de Guzmán, los que ganan son los especuladores

El volantazo de Martín Guzmán para contener la brecha cambiaria, incluida una mayor liberalización para acceder al dólar “contado con liqui” y dólar bolsa, tiene claros ganadores. Son los fondos especuladores –que como PIMCO y Templeton- necesitan billetes verdes para sacarlos del país. Un parche más que no resuelve el problema de fondo, los trabajadores necesitan un salida para poner fin a este chantaje y que la crisis no recaiga sobre ellos.

Guadalupe Bravo

Economista | @GuadaaBravo

Martes 20 de octubre | 01:08

La crisis del dólar no cede, este lunes tuvieron lugar definiciones en materia de políticas cambiarias, tras la publicación del comunicado de prensa del Ministerio de Economía, que buscan contener el aumento de la brecha entre el dólar paralelo y el oficial mayorista.

Previo al anuncio oficial -y pese a las declaraciones de Guzmán para calmar a los especuladores- el dólar blue había anotado un nuevo récord al cotizarse a $ 181, situando la brecha con el oficial mayorista en 133%. Mientras el dólar “contado con liqui” (CCL) cerró a $ 165 mostrando una leve baja de 0,2 %, manteniendo la brecha en 112,7 %. A su vez, el dólar bolsa se vendió a $153,4 aumentando más de 1% respecto al viernes.

Las medidas:

*Reducción a 3 días en el “parking”: la Comisión Nacional de Valores reducirá a 3 días en todos los períodos de permanencia vigentes de valores negociables. Se trata del tiempo de espera para vender un título o acción en dólares, pasando de 15 a 3 días. Esta agilización en el plazo del parking, aumentaría el caudal de operaciones de los dólares financieros como el “contado con liqui” y el dólar bolsa. Descomprimiendo la presión existente por la constante demanda de empresas y fondos de inversión, que buscan dólares para sacar del país, pagar deudas, en un contexto de faltante de dólares.

Te puede interesar: Crisis económica: ¿por qué faltan dólares en la economía?

*Autoriza las operaciones de inversores no residentes: principalmente en beneficio de empresas multinacionales y fondos especulativos. De esta manera Guzmán impone que el BCRA derogue el punto número 5 de la Comunicación A7106 que establecía: “que los no residentes no podrán concertar en el país ventas de títulos valores con liquidación en moneda extranjera. Lo indicado no será de aplicación para la venta de los títulos valores que hayan sido adquiridos en el país con liquidación en moneda extranjera a partir del 16.09.2020 y hubieran permanecido en la cartera del no residente por un plazo no inferior al año.”

*Colocación de bonos: el Ministerio de Economía licitará bonos por US$ 750 millones los días 9 y 10 de noviembre, con liquidación el viernes 13 del mismo mes. Buscando “contribuir a disminuir las necesidades de financiamiento neto en los períodos 2020/2021”.

Te puede interesar: ¿Está atrasado el tipo de cambio?

Otro guiño a los especuladores

La liberalización cambiaria en beneficio de los fondos especulativos que operaban principalmente a través del CCL, fue anticipada por Guzmán en el coloquio de IDEA el viernes pasado. Allí el ministro sostuvo sobre el salto en el CCL "lo que pasa ahí es que, control tras control, se ha ido achicando y se ha vuelto más volátil”.

Te puede interesar: La “novedosa” IDEA del empresariado: devaluar, ajustar y flexibilizar el trabajo

Tanto para Guzmán, como para muchos analistas de la city porteña, las medidas del Cepo cambiario aplicadas a mediados de septiembre por disposición del BCRA, contribuyeron a una disparada récord del blue que aumentó $50 y del CCL que pasó de $128,29 a $165. Aumentando la distancia con la cotización oficial, la brecha cambiaria, que expresa la incertidumbre de muchos fondos especulativos que tenían posiciones en pesos y querían pasarse al dólar, e irse del país.

Según informaba el periodista Gustavo Bazzan en Clarín, la suma total de los que quieren acceder a dólares a través del CCL, incluyendo fondos especuladores y en menor medida argentinos que quieren tener sus fortunas fuera del país, ronda en promedio los 6.000 millones de dólares. La emisión de bonos en dólares es otra concesión a los especuladores como PIMCO.

En este giro opuesto en la dirección de las restricciones cambiarias, se resuelve otra pelea subyacente, la interna ya conocida entre Martín Guzmán y Miguel Pesce. No hablamos de interpretaciones libres, es el propio comunicado el que recarga las tintas sobre las restricciones del cepo recargado impuestas por el BCRA a mediados de septiembre: "(...) se ha observado que las regulaciones implementadas el 15 de septiembre han tendido a reducir la liquidez del mercado, ocasionando una volatilidad que resulta dañina para el proceso de formación de expectativas." Coronado a un nuevo superministro de Economía, como advirtieron muchos especialistas, al menos por el momento.

Entre parches o una salida de fondo

"La situación del mercado cambiario enciende señales de alerta: si se llegara a disparar el dólar oficial, habría un salto inflacionario que agravaría la caída de ingresos de las familias, impactando negativamente sobre el consumo en el corto plazo", advertía la consultora Ecolatina. Agregando que "la situación de los próximos meses se presenta muy delicada".

Al sombrío panorama de la economía nacional hace falta mirarlo bajo el prisma de una crisis económica global sin precedentes. Entonces podemos concluir que aunque las medidas de Guzmán flexibilizando el acceso al CCL de los especuladores resulten en una reducción de la brecha, esto es sólo un aspecto dentro un mar de contradicciones. Son parches, la economía está “atada con alambres”.

La brecha cambiaria expresa distintos intereses en pugna. Además de los especuladores que quieren salir a un dólar no tan elevado, al igual que un sector mercado internista; están los que especulan por una devaluación. Hasta el momento la baja de retenciones a los sojeros no fue exitosa, aunque Cecilia Todesca sigue pidiendo “paciencia”. Para distintos analistas si se logra una baja aceptable de la brecha, en combinación con la reciente suba de los precios de los commoditties, podrían haber incentivos para que ingresen dólares del campo, y de esa manera continuar “administrando” la crisis.

Podés leer: El nuevo salto del dólar y las presiones patronales para profundizar el saqueo

Guzmán también señalaba que "el blue y el contado no importan de forma directa, sino por las expectativas”. Es decir, en las últimas semanas las expectativas devaluacionistas sobre el dólar oficial se fueron instalando con fuerza, representando una amenaza a las condiciones de vida de los trabajadores, porque implicaría un golpe al salario y además podría acelerar la suba de precios. El Gobierno negó que esté en sus planes devaluar, pero lo hace en un momento de creciente debilidad política, en el que deberá negociar la deuda con el FMI, imponer un recorte del gasto social, definir la movilidad jubilatoria, intentando no encender la mecha del descontento social. La brecha también expresa la incertidumbre sobre el rumbo de la economía.

Sin embargo, para las amplias mayorías que ya viven los efectos de la crisis social y económica con aumento del desempleo, la caída del poder de compra de los salarios y los alarmantes niveles de pobreza, existe la posibilidad de pensar en una salida de fondo. Cambiando la orientación social de las medidas que nos impulsaron a esta situación, invirtiendo las prioridades en función de los trabajadores, las mujeres y la juventud. Comenzando por terminar con el chantaje de los especuladores y el no pago de la deuda con el FMI. Junto a medidas elementales que frenar la fuga de divisas y terminar con la especulación, como la nacionalización de la banca y el comercio exterior.

Te puede interesar: Los "miserables" quieren una devaluación para reventar a la clase trabajadora







Temas relacionados

Martín Guzmán   /    Ajuste   /    Inflación   /    Fondos Buitre   /    FMI   /    Dólar paralelo   /    Dólar blue   /    Dólar   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO