Sociedad

SISMO EN MÉXICO

Ante la rapiña y el olvido, convocan a crear un plan de reconstrucción popular

En un comunicado dirigido a la población, trabajadores, sindicatos, organizaciones sociales y políticas lanzan un amplio llamado a la coordinación popular ante la emergencia nacional que produjeron los sismos del 7-S y 19-S. Convocan a una asamblea nacional para el 1o de octubre.

Miércoles 27 de septiembre | 21:50

La propuesta es avanzar en la coordinación de las y los damnificados por el sismo y brigadistas, así como de organizaciones políticas y sociales, y del pueblo para dar una respuesta a las necesidades de las familias afectadas.

Esto al mismo tiempo que se avanza en la coordinación a partir de asambleas locales y una asamblea nacional para el próximo 1/10, en la que se perfile un plan de reconstrucción y atención integral a las y los damnificados; además de brindar ayuda a quien lo necesite de forma inmediata y permanente, a partir de concentrar las donaciones y distribuirlas de forma racional.

Asimismo, se propone la definición de una ruta organizativa y de acción para exigir el cumplimiento de dicho plan de reconstrucción al gobierno.

La asamblea nacional tendrá como sede el Deportivo Villa Coapa del Sindicato Mexicano de Electricistas, Calz. del Hueso 380, Ex-Ejido Santa Úrsula Coapa 27 Bis, 04920 Coyoacán, CDMX a las 10 am.

Reproducimos a continuación su comunicado:

“A la pobreza, la inseguridad y la violencia acumulada en los últimos lustros ahora hay que sumarle los estragos provocados por los sismos y los desastres socioambientales derivados de la contaminación ambiental y del calentamiento global. Estamos frente a una emergencia nacional, ante el recrudecimiento de la crisis social provocada por los gobiernos neoliberales, sus partidos políticos y los grandes empresarios nacionales y extranjeros.

Se trata de dar respuesta a las necesidades inmediatas de las poblaciones afectadas, a la par que vamos construyendo un plan más vasto encaminado a la reconstrucción y recuperación de los bienes de las familias y comunidades perdidos durante los últimos sucesos.

Tenemos la experiencia de 1985; si bien la pérdida de vidas humanas no es tan elevada, el daño patrimonial y emocional es mucho más extendido, abarca a una gran cantidad de poblaciones en Chiapas, Oaxaca, Puebla, Ciudad de México, Morelos y otras entidades donde el impacto fue menor: Tabasco, Estado de México y Veracruz. Sabemos, por haberlo vivido en carne propia, que han sido y son los pobladores y sus organizaciones, al margen del gobierno y contra él, quienes han respondido solidariamente a situaciones como las que hoy padecemos.

De ellos y ellas, de nosotras y nosotros, depende que la solución se corresponda con las necesidades de las y los damnificados; conscientes de que no se trata de resolverle problemas a un gobierno que se ha esmerado en destruir el tejido social, comunitario y ciudadano, de nuestra población.

En 1985, a diferencia de lo ocurrido en este momento, la respuesta del gobierno, los partidos políticos y de los empresarios fue aún más tardía y errática; sin embargo, también hoy son evidentes sus acciones de rapiña y oportunismo, tanto de la clase política, como de los monopolios de la comunicación como TV Azteca y Televisa y de toda suerte de empresas y asociaciones de caridad que tradicionalmente lucran con estas tragedias a través de exenciones de impuestos, la especulación inmobiliaria y la rapiña de las ayudas nacionales e internacionales.

Es obvio que, de nueva cuenta, al paso del tiempo, el gobierno dejará en el abandono a las y los damnificados como ha hecho siempre.

Ante la rapiña y el olvido, lo que procede es la elaboración de una propuesta de reconstrucción y recuperación de bienes y de atención integral a las y los damnificados; además de socorrer a quien lo necesite de forma inmediata y permanente, concentrando las donaciones y distribuyéndolas de forma racional; además de la definición de una ruta organizativa y de acción para exigir el cumplimiento de dicho plan de reconstrucción al gobierno en turno.

En primer lugar, se necesita un recuento del número de víctimas a nivel nacional para elaborar un padrón y proceder a la atención sistemática y duradera de sus necesidades de alimentación y de atención médica. No desestimular los acopios y donaciones que deben ser canalizados a través de un comité ciudadano integrado por organizaciones sociales, organismos civiles y personalidades de reconocida trayectoria sujetos a la inspección ciudadana y comunitaria.

El gobierno debe entregar el fondo para desastres además de una partida especial a dicho Comité Ciudadano; que entre otras cosas evite el uso de la tragedia para desplazar a las poblaciones de sus barrios y la profundización de una política urbana que es la responsable de la anarquía y la destrucción del Valle de México y del país entero; política que agrava los efectos sociales de catástrofes como las que hoy padecemos.

En segundo lugar, se requiere de un recuento de las viviendas afectadas para el desarrollo de un plan de reparación y construcción de los domicilios afectados. Todo esto debe ser costeado por el Estado evitando que la reconstrucción quede en manos de empresarios. Debemos examinar las propuestas para costear el fondo para la reconstrucción: recuperar los más de 700 mil millones de pesos que por pago de impuestos se condonaron a los grandes empresarios; reducir los salarios de los altos funcionarios incluidos senadores y diputados en un 80 por ciento; suspender el financiamiento a los partidos políticos, entre otras propuestas.

En tercer sitio, es fundamental la organización de asambleas locales de afectadas y afectados que se agrupen en una coordinadora nacional desde la cual se vigile y oriente el plan de reconstrucción.

En cuarto lugar, se debe impedir lucrar con la desgracia, tanto por parte de gobierno como de los partidos políticos, las asociaciones de caridad y de empresarios que a rio revuelto están usando la tragedia para hacer negocio especulando con los bienes inmuebles y demandando fondos públicos para la reparación o reconstrucción de edificios, muchos deshabitados y en malas condiciones desde hace decenas de años.

Y, en quinto lugar, realizar asambleas de las y los damnificados y de todas y todos los brigadistas a nivel barrial, comunidad, asociación de mujeres, escuela, ejido, municipio y sindicato, entre el 22 y el 30 de septiembre para preparar la asamblea nacional del 1° de octubre; donde se pondrán a discusión las propuestas para el trazo de un primer plan de movilizaciones y de organización.

La sede de la asamblea del 1o de octubre será el Deportivo Villa Coapa del Sindicato Mexicano de Electricistas, Calz. del Hueso 380, Ex-Ejido Santa Úrsula Coapa 27 Bis, 04920 Coyoacán, CDMX a las 10am.

Convocantes: Asamblea Nacional de Las Resistencias, Constituyente Ciudadana Popular; Nueva Constituyente Ciudadana Popular(Chiapas); Unión Popular de Vendedores Ambulantes 28 de octubre; Congreso Popular Social Ciudadano de la Ciudad de México; Sección XVIII SNTE-CNTE Michoacán; Secciones 34 y 59 de la CNTE-Zacatecas; CCL Sección 40 de la CNTE; Magisterio Democrático del Valle de México Sección 36; Izquierda Socialista; Movimiento de Liberación Nacional; Frente Civico Social de Michoacan; Concejo Supremo de los Pueblos Originarios del Estado de Michoacan; Frente de Estudiantes Democráticos; Frente de Escuelas Democráticas Febrero 25 (FEDEF25); Comité de Lucha Estudiantil del Politécnico (CLEP); Juventudes Marxistas; Nacion Tenek , nacion xi-iuy, Coalicion de colonias de Ciudad Valles, Comunidades: La Aguaje, La Laguna, Tanlecue, ojoxx y Tanchipade San Luis Potosi; Juventudes por la Liberaciòn Nacional; Iglesia pentecostés Monte Carmelo Chiapas; Colectivo Ratio; Coordinadora 1o de diciembre; A C Trabajando por un Patrimonio Digno Campestre de Tarimbaro Michoacán; Movimiento de Regeneración Político Social Quintanarroense (Responsable : Lorena Martínez Bellos); Movimiento Alternativas de Izquierda (MAIZ) de Costa Rica; Movimiento Alternativas de Izquierda (MAIZ); ALBA Movimientos Sociales; PAPDA-Haiti; Movimiento Patria Grande-Argentina; Consejo de Lucha Popular Xi’iuy, A.C.;Marcha Patriotica- Colombia; La CNTE SLP Sección 26; Trabajando por un Patrimonio Digno, TPDC, AC de Tarímbaro Mich; Unión de Trabajadores del Campo; Maíz y Cempoalxòchitl-MLN; Cocopo-MLN CCL- DURANGO. Consejo central de lucha; Mujeres en lucha y resistencia-MLN; Frente Social Y Sindical por los Derechos Humanos y Sociales de Durango. Firmas personales: Rosa María Cabrera Lofte.






Temas relacionados

Sismos 2017   /   Terremoto   /   Sismo   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO