Internacional

OPINIÓN

Ante el indulto a Fujimori pelear por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana

El viernes 29 de septiembre, miles de peruanos se movilizaron por las calles de Lima rechazando el probable indulto a Alberto Fujimori, quien cumple condena en una cárcel dorada por crímenes de lesa humanidad y corrupción.

Lunes 2 de octubre | 08:44

El viernes 29 de septiembre, miles de peruanos se movilizaron por las calles de Lima rechazando el probable indulto a Alberto Fujimori, quien cumple condena en una cárcel dorada por crímenes de lesa humanidad y corrupción.

Contexto: un gobierno en crisis que se hace más conservador

La caída del gabinete Zavala, motivada por la huelga docente, profundizó la crisis del gobierno, al grado tal que la popularidad del presidente Pedro Pablo Kuczynski cayó estrepitosamente del 31% al 19%, en la perspectiva de seguir bajando, según lo manifestado por la empresa encuestadora GFK.

Por esta razón el partido de gobierno, siguiendo el libreto usado desde que inició su gestión, ha buscado acercarse al fujimorismo y al aprismo – sus principales rivales en el parlamento - para conseguir lo que los políticos burgueses y sus intelectuales a sueldo llaman gobernabilidad, que no es otra cosa que el consenso necesario con esas bancadas a fin de capear la precaria estabilidad del ejecutivo, para así seguir aplicando los planes de ajuste contra los trabajadores y el pueblo.

Esto se expresó claramente en la composición del nuevo gabinete presidido por la ex ministra del segundo gobierno aprista Mercedes Araoz, sobre cuyos hombros pesa la responsabilidad de los indígenas muertos en la curva del diablo - también conocida como la masacre de Bagua o Baguazo - acaecida el 05 de junio de 2009, cuando los pueblos originarios de esta región se resistían a la firma del TLC con los EEUU. Por otro lado, la continuidad del neo fascista Carlos Basombrio en el ministerio del interior, la asunción de la neoliberal Claudia Cooper a la dirección del ministerio de economía, la incorporación del ex funcionario aprista Idel Vexler a la cabeza del ministerio de educación, así como de los filo fujimoristas Fernando DAlessio al ministerio de defensa y de Enrique Mendoza a justicia, ponen de manifiesto el carácter conservador y apro-fujimorista del presente gabinete.

El indulto como estrategia del ejecutivo

Es en este contexto que desde el ejecutivo se empezaron a deslizar comentarios a favor de un probable indulto a Alberto Fujimori, el cual – de darse – sería propuesto por el presidente Pedro Pablo Kuczynski en los próximos días, usando para ello la figura legal del perdón médico (carácter humanitario), el cual sostiene que el presidente puede usar esta salida siempre y cuando el reo en cuestión “padezca una enfermedad terminal, que esté aquejado por una enfermedad grave en etapa avanzada, degenerativa e incurable o que padezca trastornos mentales crónicos, irreversibles y degenerativos”. Por la prisión dorada que goza y por los cuidados médicos que se le brinda diariamente, la situación actual del reo Fujimori no se adecua a estas consideraciones legales, por tanto, de darse el indulto, este tendría un contenido esencialmente político.

Sin embargo, hay quienes afirman que Kuczynski no indultará a Fujimori y que lo único que busca con estos rumores es mejorar sus condiciones de negociación con el bloque mayoritario del fujimorismo encabezado por Keyko Fujimori, a quien aparentemente la libertad de su padre le restaría liderazgo a nivel interno y externo de su partido y de su bancada. Para quienes piensan así, la facción minoritaria representada por Kenji Fujimori (hijo menor del clan Fujimori), jugaría, en la presente coyuntura, un rol progresivo ya que ayudaría a debilitar al sector duro que hoy controla el parlamento y que genera, lo que ellos llaman, “obstruccionismo”.
Lo curioso de todo esto es que sectores de la “izquierda” terminan asumiendo estas posturas, como claramente lo evidenciaron las declaraciones de la congresista Marisa Glave (vocera del bloque parlamentario nuevo Perú, agrupación presidida por Verónika Mendoza), quien el pasado 19 de septiembre dijo que se solidarizaba con Kenji Fujimori, al cual consideraba “una voz disidente dentro de la bancada fujimorista, que estaría siendo amedrentado por su bancada por pensar incómodo”.

Cabe recordar que la principal diferencia entre los hermanos Keyko y Kenji Fujimori radica en que para la primera, al parecer el tema del indulto ya no sería un tema de primer orden, mientras que para el segundo es su principal bandera. En ese matiz radica la “incomodidad disidente” de Kenji, tan aplaudida por la señora Glave.

No al indulto: Asamblea Constituyente Libre y Soberana

Entre las dos facciones fujimoristas no existen diferencias de contenido, así como tampoco las hay entre el conjunto del fujimorismo, el ejecutivo y el resto de partidos burgueses como el APRA. Ya que estos sectores hacen política siguiendo los mandatos del capital expresados en los dictámenes del Consenso de Washington y en la constitución de 1993 impuesta fraudulentamente por el gobierno dictatorial de Alberto Fujimori que liquidó los derechos de los trabajadores, permitió la privatización de las empresas públicas, así como la evasión tributaria por parte de los grandes empresarios extranjeros y nacionales bajo la modalidad de los contratos de estabilidad jurídica.

Por ese motivo, la dictadura fujimorista representa la institucionalización del saqueo y la explotación neoliberal en el Perú, la cual tuvo su correlato en los elevados índices de corrupción y criminalización de la protesta social. La lucha contra sendero luminoso y el MRTA sirvieron al gobierno de Fujimori para acabar con la organización independiente de los trabajadores, lo cual le permitió aplicar de mejor manera sus políticas al servicio del capital imperialista.

Por los crímenes de la universidad la Cantuta y de Barrios Altos, Fujimori purga prisión, y es allí donde se debe quedar. Para que esto ocurra y evitar que el ejecutivo al mando de PPK, por cálculo político, lo termine indultando tarde o temprano, debemos organizarnos y movilizarnos buscando sumar la participación de la clase trabajadora. A esta demanda contra el indulto, debemos incorporar también la demanda por una Asamblea Constituyente Libre y Soberana que acabe de manera integral con el legado oprobioso del fujimorismo y del neoliberalismo, expresado en la constitución de 1993, y que se plantee una alternativa para que las consecuencias de la crisis internacional las terminen pagando los capitalistas y no el pueblo trabajador.






Temas relacionados

Kenji Fujimori    /   Indulto   /   Alberto Fujimori   /   Pedro Pablo Kuczynski   /   Keiko Fujimori   /   Perú   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO