Sociedad

EL AGUA VALE MÁS QUE EL ORO

Andalgalá cumplió sus 500 caminatas por la vida y contra la megaminería

Mientras la coalición Fernández-Fernández celebra la megaminería en San Juan, en Catamarca, Andalgalá se planta contra las mineras. Junto a Nora Cortiñas, cumplieron sus 500 caminatas por la vida.

Martes 25 de junio | 12:45

Este sábado 22 de junio, la asamblea El Algarrobo de Catamarca y el pueblo andalgalense cumplen las 500 caminatas por la vida. En defensa del agua y del territorio y a casi 10 años de lucha ininterrumpida contra la instalación de la megaminería, la comunidad de Andalgalá celebró una nueva ronda, que contó con la presencia de Nora Cortiñas, integrante de las Madres de Plaza de Mayo línea fundadora.

Se movilizaron en defensa del agua como un derecho humano, de los glaciares y ambientes periglaciares y de los nevados del Aconquija que son “Santuario de la Naturaleza”, como lo establece la propia Carta Orgánica Municipal andalgalense. Destacaron a través de su página de facebook la importancia de la defensa a un ambiente sano como derecho humano, y en ese sentido, sobresale el acompañamiento de estos organismos, que siempre estuvieron de su lado.

Desde la Asamblea denunciaron que si no hubiesen opuesto férrea resistencia a la instalación de la minera Agua Rica y Pilsao 16, que se integrarían a La Alumbrera, estarían sepultados bajo toneladas de escombros, ya que a tan sólo a 17 km del centro de Andalgalá se producirían detonaciones con 150 mil kilos de explosivos diarios para volar la montaña y obtener los minerales. “En cada voladura de nuestro cerro se liberarían en el aire miles de partículas de uranio, arsénico, torio, cadmio, cesio, molibdeno, mercurio, plomo, zinc etc. que implicarían un daño terrible para toda la población y las generaciones futuras”, dijeron.

El oro se va y las promesas también

En Catamarca se estableció, desde finales de los años 90, la explotación minera de oro a cielo abierto más grande del país: la mina Bajo La Alumbrera, emplazada a escasos 40 km de la ciudad de Andalgalá y a 300 km de la capital provincial.
La minera ha consumido más de 86 millones de litros de agua por día, mucho más que el consumo total de la provincia, y a nivel energético, ha representado el 86 % del consumo total. Tras 20 años de explotación, el desarrollo económico y social no sólo no prosperó, sino que la provincia ostenta el mayor índice de beneficiarios por la asignación universal por hijo y niveles de pobreza más altos que el promedio nacional.

A pesar de las promesas de “responsabilidad” y “desarrollo local” de las corporaciones mineras y los políticos cómplices, lo cierto es que los números demuestran otra cosa: en San Juan - donde funciona la minera Barrick Gold - los niveles de pobreza, indigencia y desempleo son alarmantes, el 33.1% de la población del Gran San Juan es pobre. Además, en esta provincia se produjo el peor desastre ambiental de la minería en la historia en el país, cuando en 2015, cinco millones de litros de agua cianurada fueron derramados a los ríos Potrerillos, Jáchal, Las Taguas, Palca y Blanco.

Relacionado: Alberto Fernández defendió el “modelo Barrick”, que causó el mayor desastre minero del país

A fines del 2009, cuando los vecinos supieron del interés de la minera Agua Rica de instalarse en Andalgalá, junto con La Alumbrera, se iniciaron las protestas, que fueron duramente reprimidas en febrero del 2010, pero que finalmente lograron detener la instalación de nuevos emprendimientos megamineros. Como forma de visibilización y resistencia, la asamblea El Algarrobo, que nació de esos primeros encuentros, realiza todos los sábados una ronda alrededor de la plaza de Andalgalá en defensa de su territorio. La lucha continúa y Andalgalá no baja los brazos.







Temas relacionados

Catamarca   /    Megaminería   /    Ecología y medioambiente   /    Ciudad de Buenos Aires   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO