Internacional

ELECCIONES EN NICARAGUA

Amplio triunfo de Ortega en Nicaragua

Con un 66% de las mesas escrutadas, el líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional lograba el 72% de los votos en las elecciones del domingo, en un contexto de incertidumbre económica.

Lunes 7 de noviembre | 12:06

Las previsiones de un triunfo arrollador del actual presidente Daniel Ortega en las elecciones presidenciales en Nicaragua fueron confirmadas el domingo, al anunciarse que Ortega y su esposa, Rosario Murillo, candidata a vicepresidenta, arrasaban con un 72% de los votos, con el 66% de las mesas de votación escrutadas.

De esta manera, Ortega logra un tercer mandato consecutivo como presidente del país centroamericano, tras varios años de crecimiento sólido, en contraste con muchos otros líderes latinoamericanos cuya popularidad se ha visto disminuida por dificultades económicas crecientes en los últimos años. El resultado le permitirá confirmar su amplia mayoría entre los diputados de la Asamblea Nacional.

Centenares de militantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) salieron a las calles de Managua para festejar. La oposición había anunciado que la participación en las elecciones fue escasa y que había triunfado la abstención. Sin embargo, el magistrado electoral Roberto Rivas informó que la participación superó el 65%, a pesar de la campaña de la oposición a favor de la abstención, luego de que una decisión judicial dejara fuera de la carrera al mayor rival de Ortega. El principal partido de la oposición, el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), de centroderecha, logró un distante segundo puesto, con un 14,2 por ciento de los votos.

Ortega había surgido como líder del movimiento sandinista que derrocó al dictador Anastasio Somoza en 1979 y gobernó el país durante los años 80, cuando alrededor de 30.000 personas murieron en una guerra civil contra los contras apoyados por los EE. UU., que provocó una fuerte crisis económica. Después de perder las elecciones en 1990, Ortega volvió al poder en 2006. Desde entonces, forjó alianzas con el sector empresarial y estableció con Venezuela una cooperación petrolera por un valor de más de 3.500 millones de dólares desde 2007. En los últimos cinco años, ha logrado tasas de crecimiento promedio del 5 por ciento.

Sin embargo, la crisis política en Venezuela, un aliado que ha sido clave en este crecimiento, que le ha permitido implementar importantes programas sociales y reducir costos de energía, ahora abre un signo de interrogación sobre el futuro económico de Nicaragua.

Por otra parte, luego de mantener una relación relativamente cordial con Barack Obama, las elecciones de este martes en EE. UU. podrían producir cambios importantes en la relación de Nicaragua con el país del Norte. Tanto Hillary Clinton como Donald Trump han mostrado tendencias comerciales más proteccionistas y la alianza de Ortega con países como Rusia, Irán y Cuba podrían generar fricciones a nivel diplomático. Además, en septiembre, la Cámara de Representantes de EE. UU. aprobó el proyecto de ley "Nicaragua Investment Conditionality Act", llamada "Nica Act". Si se termina aprobando, el país norteamericano podría condicionar la liberación de préstamos otorgados a Nicaragua por organismos multilaterales como el Banco Mundial o el Banco Mundial o el BID a cambios relacionados con el sistema democrático, de derechos humanos y combate a la corrupción, lo cual ha llevado al gobierno de Ortega a denunciar la interferencia de Washington.

El triunfo de Ortega se produce en un contexto de incertidumbre y está por verse cuál será el rumbo que tomará el gobierno en los próximos cinco años entre crecientes dificultades económicas.




Temas relacionados

Nicaragua   /    Elecciones   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO