Juventud

UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

Amplio repudio docente a cesantías persecutorias en la Facultad de Psicología

Tras la cesantía de Hernán Scorofitz, Secretario General de la gremial AGD-UBA y militante del Partido Obrero, por su participación en clases públicas, docentes de distintas facultades repudiaron este nuevo ataque del régimen universitario. La Izquierda Diario habló con ellos y reproduce sus voces.

Jueves 14 de julio de 2016 | 12:07

En la Facultad de Psicología de la UBA, las voces de repudio se hicieron sentir desde las distintas Cátedras de esta casa de estudios. María Laura Moukarzel, docente de Historia de la Psicología manifestó que “lo sucedido a Hernán Scorofitz, además de ser un caso particular y concreto de persecución sindical, expresa el nivel de precarización y vulnerabilidad a la que muchos docentes de psicología de la UBA estamos expuestos.”

La cesantía del compañero Hernan Scorofitz, secretario general de AGD Psicología y militante del Partido Obrero , sienta un antecedente gravísimo de persecución antisindical . A través de este accionar nos quieren imponer una sanción ejemplificadora para futuras medidas gremiales que los trabajadores y trabajadoras de la UBA llevemos adelante. Repudiemos este hecho y exijamos la restitución inmediata a su cargo del compañero Hernan." Sostuvo por su parte, Diana Melnik, docente de Psicología General y del CBC, y militante del PO."

Te puede interesar: Cesantía y persecución política a docente de la Facultad de Psicología de la UBA

Sol Bajar, docente de la Cátedra de Introducción a los Estudios de Género de esta misma Facultad , militante del PTS/Frente de Izquierda afirmó que “se trata de un verdadero ataque a la organización de los docentes universitarios y de un claro mensaje de la gestión de la Facultad, sostenida por un régimen de camarillas aliadas al gobierno. El último paro docente fue histórico en Psicología: los docentes y los estudiantes volvimos a organizarnos con el método de las clases públicas mostrando un enorme potencial, que además despertó simpatía hacia afuera y hacia adentro de la facultad. El ataque a nuestro compañero es una nueva muestra de que eso les molesta porque los cuestiona. La cesantía de Hernán no puede pasar. Tenemos que revertirla llamando a la organización de toda la comunidad educativa y a la más amplia solidaridad.”

Marina Cardelli, docente en CBC de Semiología y militante de Seamos Libres planteó que “crece la impunidad para perseguir a los trabajadores y el primero que lo avala es el gobierno, que llegó despidiendo a miles. No podemos permitir esto porque es más legitimidad a la persecución de la organización gremial entre los trabajadores docentes.”

A su vez, Matias Abeijon, docente de Historia de la Psicología, dijo que: “no sorprende, pues este hecho se enmarca no sólo en la persecución sindical, sino en el manejo feudal que rige en la UBA, y que tiene su origen en el incumplimiento del Convenio Colectivo de Trabajo. Las autoridades de nuestra alta casa de estudios lo desconocen sistemáticamente, y como consecuencia cada cátedra es un feudo en el cual los docentes dependemos del trato directo con el Titular, con los profesores adjuntos, etcétera. Las ‘normas y estilos de la cátedra’ que se aducen en la cesantía de Scorofitz (y que supuestamente él no cumplió) no son más que el criterio arbitrario y discrecional que rige al interior de cada pequeño feudo/cátedra. Es necesario que se cumpla de manera efectiva lo estipulado en el Convenio Colectivo de Trabajo, para que así los docentes tengamos un mínimo de estabilidad laboral, y para que situaciones como estas no se vuelvan a repetir. De más está decir que me sumo al pedido de la reincorporación inmediata de Hernán Scorofitz.”

Carla Pierri, docente de Salud Pública y Salud Mental, remarcó a su vez que “nos preocupa en tanto sienta un precedente que atemoriza a otros docentes ad honorem, docentes interinos en tanto poder ejercer el derecho a huelga”.

Una persecución que se extiende en la UBA

La cesantía por actividades gremiales no se limita a la facultad de Psicología: afecta al conjunto de la docencia universitaria de la Universidad de Buenos Aires. Hablamos entonces con Paula Varela, docente e investigadora de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y militante del PTS en el Frente de Izquierda, quien señaló: “repudiamos en primer lugar la cesantía de Scorofitz y hacemos llegar nuestra completa solidaridad porque Hernán no sólo es un docente en la Facultad de Psicología hace muchos años sino que también es un activista gremial y Secretario General de la Asociación Gremial Docente de Psicología, además de un militante político del Partido Obrero y el Frente de Izquierda de hace muchos años. Con lo cual la cesantía es un doble mensaje: por un lado es un claro mensaje de disciplinamiento a los docentes contra el derecho de huelga, tanto a los docentes de la cátedra como a los docentes de la facultad y a todos los docentes de la UBA, pero también es un mensaje hacia la militancia política en la universidad, hacia la militancia política opositora a las condiciones que quiere imponer tanto del decanato como del rectorado de la UBA".

En este sentido, Varela también explicó que "entonces, es doblemente grave: como intento de disciplinamiento de la cátedra y después, como advertencia hacia todos los trabajadores docentes" y agregó que "la cesantía pone sobre la mesa dos grandes debilidades que tenemos los trabajadores de la UBA: una es que no tenemos Convenio Colectivo de trabajo porque la universidad se resiste aplicar el Convenio del 2014, que tiene muchísimas cosas para mejorar pero que presenta un conjunto de derechos para los trabajadores docentes universitarios. En, este momento nadie sabe cuáles son los derechos que tenemos los trabajadores de la UBA. Lo segundo es la completa arbitrariedad de la estructura de cátedra que termina transformándose en un feudo en el que el titular ejerce la presión no sólo sobre las condiciones de trabajo del resto de la cátedra, el contenido que dicta, sino también sobre los derechos gremiales de los trabajadores de esa cátedra. Todo el mundo sabe que en momentos de conflicto los titulares de cátedra, o la gran mayoría de ellos, ejercen muchísima presión en sus propias materias para que los trabajadores o ayudantes –lo que se llaman auxiliares docentes– no paren ni se organicen, como sucede también con los compañeros ad honorem, o se alineen con la ideología o el punto de vista político de la cátedra. Bueno, estas cesantías ponen de manifiesto eso en una proporción increíble.”







Temas relacionados

Facultad de Psicología UBA   /    Despidos   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO