Sociedad

CONFLICTO SOCIOAMBIENTAL EN RIO NEGRO

Ambientalistas de El Bolsón amedrentados luego de la masiva marcha contra Joe Lewis

Las consecuencias de la tercera marcha multitudinaria en repudio al megaloteo Lewis-Laderas-Pogliano: violencia institucional con persecución, amenazas, atentados e incendios.

Martes 21 de febrero | Edición del día

Evidentemente a los poderosos no les gusta que se le arruinen sus negociados. Esto es lo que se vio durante toda la semana siguiente a la masiva marcha del 11 de febrero en defensa del agua y de la tierra y en rechazo al megaloteo en las fuentes de agua que nutren a El Bolsón. A las ya rutinarias subestimaciones y chicanas de los políticos y a las diferentes difamaciones en los medios hegemónicos (que forman la gran mayoría de la oferta local) se le sumaron amedrentamientos, amenazas y atentados.

Imágenes de la marcha del 11 de febrero de 2017. Fuente: Sharon Masurski.

El jueves y el viernes pasado, el Sr. Jorge Ronco, integrante de la Asamblea en Defensa del Agua y de la Tierra, sufrió dos incendios intencionales en su chacra. El ambientalista ha decidido cerrar su diario digital luego de estos atentados. “Evidentemente quieren que me calle. Tengo una familia que proteger”. Se lamentó Jorge.

Estos no son los únicos incendios que han tratado de intimidar y acallar esta lucha. El 8 de marzo de 2015 incendiaron la radio FM Comarca Andina del mismo dueño, que también tuvo que cerrarla, y el 24 de abril de 2015 incendiaron el Centro Comunitario de Mallín Ahogado, lugar donde se reunía la Asamblea en Defensa del Agua y de la Tierra.


Incendio en la radio FM Comarca Andina

Los atentados han traspasado la esfera local. El sábado a la noche apedrearon el auto de la pareja de un periodista de la revista Noticias que vino a El Bolsón a investigar el negociado. El auto estaba destrozado, aunque no se sustrajo nada del interior, y los autos estacionados delante y detrás estaban intactos.

En comparación, los fuertes hechos de violencia institucional sufridos por integrantes de esta lucha durante el domingo siguiente a la marcha han pasado a segundo plano. Comunidades mapuche de distintas zonas de Río Negro y Chubut realizaron una ceremonia en territorio de la comunidad de Las Huaytekas, lindante con las 15.000 hectáreas de Joe Lewis, ante la preocupante falta de lluvias, la contaminación foránea y la continua usurpación del territorio ancestral. Cuando empleados de Lewis advirtieron su presencia en la zona alta, arribaron en distintos autos para observarlos y fotografiarlos. Mientras tanto, las autoridades mapuche más ancianas, que por razones de salud no podían caminar hacia el cerro, los esperaron a la vera de la Ruta Nº 40, junto a vecinos que también están preocupados por estas problemáticas. Varios de ellos integrantes de la Asamblea en Defensa del Agua y de la Tierra. Rápidamente, se acercaron a la ruta vehículos de la empresa y se detuvieron en la banquina de enfrente con actitudes amenazantes, gritándoles, insultándolos y filmando.

Según explicó el oficial encargado de preguntar a los vecinos por qué estaban descansando en la vía pública, los empleados de Lewis alertaron al personal policial y le pidieron que se haga presente en el lugar. También se apersonó Gendarmería y el Servicio de Prevención y Lucha contra Incendios Forestales (SPLIF). Estas instituciones finalmente optaron por no intervenir, ya que no había motivo. Solo se trataba de un grupo de personas que tomaban mate y charlaban mientras esperaban que la ceremonia finalizara. Sin embargo, varios medios locales tergiversaron los hechos sucedidos, acusando a la comunidad mapuche y a los vecinos de terroristas incendiarios.

El comunicado de la comunidad mapuche Las Huaytekas reflexiona: “Ante este episodio se hace más que evidente, que este extranjero junto con sus súbditos, están ejerciendo el control total de ese sector de la mencionada ruta nacional, avalados por el gobierno de turno local, provincial y nacional. Sostenemos esta afirmación porque además en ocasiones anteriores integrantes de la comunidad Las Huaytekas, han sido amenazados por la patota de Lewis sólo por estacionarse en esa banquina”.

Estos hechos se asemejan a los del domingo 28 de enero cuando dos micros con vecinos y turistas de todas las edades fueron de excursión al centro de esquí y al canal de Ludden, parte del publicitado Sendero de la Huella Andina: un sendero publicitado por el Ministerio de Turismo de la Nación que abarca 577 km desde Neuquén hasta Chubut. Sin embargo, el tramo lindante con las tierras de la futura urbanización resultó estar custodiado por camionetas privadas y presencia policial, que trató de evitar que los pasajeros transiten por la Huella Andina, y al no lograrlo, permaneció a la entrada del camino durante las 3 horas que duró la caminata.


Camioneta interpelando a los micros que pararon en la vía pública cerca de las tierras de la megaurbanización.

Desde hace más de 12 años que el pueblo de El Bolsón está expresando que quiere progresar sin traicionar su identidad: respetando a la naturaleza y desarrollando los variados potenciales presentes en la comarca, entre los que se incluye el turismo a pequeña escala, además de la producción agropecuaria y artesanal. Este objetivo es parte del Pensamiento Ambiental Latinoamericano, sintetizado en las ideas del posdesarrollo, y cada vez va cobrando más fuerza, fomentando el desarrollo regional a pequeña escala y en armonía con la naturaleza, a pesar del binomio consenso-coerción que continúa perpetrando el capital. Por un lado, construyendo hegemonía sobre la idea de progreso, entendido como la búsqueda de mayores porcentajes de ganancias que propicien el consumo mediante la explotación de la naturaleza y el hombre. Si la construcción de hegemonía no es lo suficientemente eficaz para generar consenso, se deben acallar las voces diferentes a cualquier precio.

En El Bolsón, cada año la lucha se ha ido fortaleciendo, como se ha visto en las últimas marchas que repudian al megaloteo y superan las 10.000 personas, en una ciudad censada en 19.009 habitantes. “Si tocan a uno, nos tocan a todos” declara el Acampe Pacífico y Popular en defensa del Agua y la Tierra, que ya lleva más de dos meses de resistencia. “No estamos dispuestos y dispuestas a resignar nuestro derecho a la tierra, a la vida, a ejercer nuestra cultura libremente. No nos dejaremos amedrentar por los abusos de poder que llevan adelante los oligarcas nacionales y extranjeros, quienes usurpan nuestro territorio y lo saquean cobardemente” sentencia el comunicado mapuche.








Temas relacionados

Joe Lewis   /    Ecología y medioambiente   /    Río Negro   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO