Economía

DEUDA EXTERNA

Amado Boudou y Diego Bossio fueron sobreseídos por la causa del canje de deuda de 2010

El juez Norberto Oyarbide sobreseyó el martesal vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, y al titular de la ANSES, Diego Bossio, en una causa por presunto favorecimiento a empresas en el canje de bonos de la deuda pública de 2010.

Lucía Ruiz

@LucuRuiz

Jueves 3 de diciembre de 2015 | Edición del día

Fotografía: FLICKR ANSESGOB

El juez federal Norberto Oyarbide sobreseyó al vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, y al titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES), Diego Bossio, en una causa en la que estaban siendo investigados por el presunto uso de información privilegiada en el canje de bonos de la deuda pública de 2010.

Fuentes judiciales informaron que la resolución fue dictada el martes 1 de diciembre, mismo día en que Oyarbide citó a indagatoria a Boudoupara el 15 de diciembre (cuando ya no estará más en funciones), en una causa por dádivas vinculadas con vuelos pagados al vicepresidente por empresarios.

Según la Agencia de noticias DyN, el expediente por el cual ahora quedan sobreseídos Boudou y Bossiose inició por una denuncia que presentó el ex diputado nacional Mario Cafiero (hijo del senador menemista Antonio Cafiero) por el presunto favorecimiento desde el Estado a la consultora ArcadiaAdvisors, con información privilegiada para el canje de bonos de la deuda de 2010. El diputado Claudio Lozano fue quien denunció en el Congreso los vínculos de la firma Arcadia con los funcionarios kirchneristas que, según su versión, habrían comenzado a tener reuniones ya desde el año 2008. "Quienes tuvieron la información compraron a precio de remate títulos de argentinos y luego se presentaron al canje haciendo diferencias que superaron el 60, 70 y 80 por ciento en dólares", afirmó Lozano.

Asimismo, Cafiero sostuvo que esa información le permitió a distintas empresas saber que el Gobierno iba a reabrir el canje de la deuda y comprar bonos a precio vil."Sin perjuicio de haber accedido al listado de funcionarios que tuvieron conocimiento del eventual proceso de reestructuración, lo cierto es que del avance de la investigación no fue posible correlacionar que alguno de ellos hubiera utilizado la información con fines de lucro, ya sea en beneficio propio o de un tercero", sostuvo Oyarbide en su resolución.El fiscal Carlos Rívolo había pedido el archivo de la causa por inexistencia de delito pero el juez dispuso el sobreseimiento, lo que implica la suspensión del proceso por falta de pruebas o presupuestos.

El trasfondo del canje de deuda del 2010

El sobreseimiento dictado por el juez Oyarbide a Boudou y Bossio en la “causa deuda” no es una vara de medida para comprender los negocios implicados en las reestructuraciones de deuda del 2005 y 2010. No sorprende a nadie que se aproveche desde posiciones privilegiadas la información disponible para favorecer a los empresarios amigos, sin embargo el negocio fue redondo para todos, “amigos” y no tan amigos.

Los “canjes” de deuda pactados durante el kirchnerismofueron considerados por numerosos sectores del progresismo como el resultado de una firme postura soberana, denominada luego por el propio gobierno como una política de “desendeudamiento”. Sin embargo, en los hechos el ser “pagadores seriales” implicó volver a dedicar en promedio más de un 6 % del presupuesto público nacional a beneficiar los acreedores externos. Tanto en el primer canje de deuda en 2005, abierto por Nestor Kirchner y Roberto Lavagna, y más aún en el segundo,desde el punto de vista de los tenedores de los títulos el negocio fue verdaderamente formidable, porque los títulos habían sido adquiridos en muchos casos después del default, a precios de remate. Asimismo, como analiza Esteban Mercatante en su libro, la “quita” nominal que para el gobierno fue del 75 % del valor de los bonos, en realidad fue del orden del 54 %, ampliamente compensada por los llamados cupones atados al crecimiento del PBI.

Otros de los grandes beneficiados por las reestructuraciones han sido los bancos emisores. Un canje como el de 2010 aseguró varios cientos de millones de dólares de beneficios para los bancos intervinientes. A pesar de haber destinado reconocidamente por Cristina Fernández más de 180 mil millones de dólares al “desendeudamiento” en los últimos años, esto no impidió que la deuda pasara de 126 mil millones de dólares luego del canje de 2005, a 222 mil millones a fines de 2014.

Así, el problema de la deuda no se resuelve pagando puntillosamente. Se trata de una deuda usuraria y fraudulenta, que sólo generó negocios millonarios para unos pocos. Es necesaria la declaración del no pago de la deuda, como parte de un conjunto de iniciativas como la nacionalización de la banca bajo control de los trabajadores y la nacionalización de todo el comercio exterior.







Temas relacionados

Diego Bossio   /    Amado Boudou   /    Economía Internacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO