Sociedad

MORON

Almaraz, el "rey del juego" que estaba obligado a pagarle a la Bonaerense

El dueño de una cadena de agencias de juego clandestino fue detenido el fin de semana. Además de casi $ 12 millones en su casa se encontraron sobres destinados a comisarías.

Juan Baleno

@Jota_eMe1917

Martes 6 de septiembre de 2016 | Edición del día

El fin de semana la Policía Bonaerense, mediante el Grupo Halcón y bajo la orden de la jueza de instrucción Graciela Angriman, detuvo en la localidad de Morón a Adrián Almaraz, más conocido como “El Rey del juego” por manejar siete agencias ilegales de quiniela.

Según la versión oficial (que por su propio carácter puede no ser cierta) se secuestraron U$S 741.000, $ 250.000 y € 10.000, suma que equivale a casi $ 12 millones. Además en el lugar allanado trabajaban, siempre según la versión del gobierno de María Eugenia Vidal, veinte mujeres en negro.

El operativo estuvo dirigido directamente por el ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires Cristian Ritondo junto con el titular de la Lotería de la Provincia Eugenio Melitón López.

El ministro hizo público que en el lugar, además del dinero secuestrado por recaudación, se encontraron quince sobres cada uno con supuestas coimas para las dependencias policiales pertenecientes a la zona Oeste del Gran Buenos Aires. Más precisamente para las departamentales de Morón, Morón Primera, Haedo, Merlo Primera, Ituzaingó Primera, Castelar sur y División Narcotráfico.

Adrián Almaraz fue detenido aunque más tarde, previo procesamiento, fue liberado. Ya en la calle declaró a varios medios que él y su organización de juego clandestino estaban “obligados a pagarle a la Policía” y que “seguramente esa plata iba para arriba”. Aunque negó conocer hacia quién era, percisamente, dirigido.

Además el dueño de las agencias truchas aseguró que durante el gobierno de Daniel Scioli intentó legalizar su negocio pero que la “Lotería de la Provincia no quería” ya que “tenía sus propias agencias clandestinas”.

Por último, para defenderse y con apoyo de los vecinos del barrio afirmó que “le daba trabajo a 400 familias”.

Ritondo contra las mafias

El titular de la cartera de Seguridad bonaerense aseguró que Almaraz tenía “un arreglo con el gobierno anterior”. Aprovechando el hecho para separar su gestión de la de quienes lo precedieron, Ritondo afirmó que “estos son los nichos de corrupción y mafias que nos vamos a ir encontrando en la Provincia y que hay que desbaratar”.

Por el hecho ya fueron detenidos tres jefes de la Bonaerense, dos del partido de Malvinas Argentinas y otro de una comisaría de Pilar.

En el marco del acting justiciero, Ritondo concluyó con la risueña frase: “Queda claro que hay buenos policías, los que hicieron la investigación, los que entraron al operativo, ellos saben a dónde vamos.”
Según las autoridades de la Lotería de la Provincia, en un año el dueño de ésta y otras seis agencias se llevaba, en limpio, alrededor de $ 200 millones.

En el marco de la disputa de poder entre el Gobierno de Vidal y parte de la fuerza represiva a su mando, Cristian Ritondo encontró una causa más para definir, de la boca para afuera, que hay “policías buenos” y “policías malos”.

Pero en la Provincia de Buenos Aires nadie duda de que miles de agencias clandestinas como las de Almaraz, así como muchos otros negocios ilegales (algunos de los cuáles involucran, incluso, la trata de personas y el crimen organizado) podrían existir siquiera sin la complicidad o la participación directa de las fuerzas de “seguridad”. Las policías de todo el país son las que sostienen y amparan las redes de trata, así como también el narcotráfico y en este caso el juego clandestino. No se trata de algunas “manzanas podridas” sino de todo un sistema que producen miles de millones de pesos de ganancia año tras año.

Como ya se escribió en este sitio, “el retorno de los confusos crímenes en plena calle (y la cuestión de la ‘inseguridad’); las amenazas telefónicas al gobierno de Vidal, hechas desde cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense; la ola de secuestros exprés que se produjo hace unos meses; la plantada de un cartucho de escopeta en la casa donde antes residía la gobernadora e incluso la imposición de mudarse a un ex centro clandestino de detención para encontrar ‘seguridad’, tienen su explicación en la interna de la Bonaerense”.

Allí debe encuadrarse el mal paso de Almaraz, el “rey del juego” que, al menos por ahora, deberá resignar su reinado secreto.







Temas relacionados

Policía Bonaerense   /    Cristian Ritondo   /    Policía   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO