Internacional

ECUADOR

Alianza PAIS frena juicio político a vicepresidente en la Asamblea Nacional

La comisión parlamentaria encargada decidió no dar curso a las denuncias de corrupción presentadas por la oposición y el expediente no será tratado por el pleno. Desestimaron como “ilegales” pruebas que podrían vincular a Jorge Glas con el caso Caminosca. La política dialoguista de Lenin Moreno sigue levantando críticas internas.

Miércoles 19 de julio | 08:55

Fuente: El Telegrafo

El Consejo de Administración Legislativa (CAL) de la Asamblea Nacional resolvió archivar el pedido de juicio político contra el vicepresidente Jorge Glas Espinel, este martes por la tarde. A pesar de la incertidumbre previa al respecto del voto de algunos asambleístas miembros de la mesa de trabajo, finalmente el oficialismo hizo valer su mayoría por cinco votos contra dos.

El presidente de la Asamblea y titular del CAL, Jorge Serrano, miembro de Alianza PAIS (AP), indicó que la decisión responde a que el pedido de juicio político no cumple con los requisitos constitucionales estipulados. “Se requieren principios de responsabilidad penal para enjuiciar políticamente a un presidente o vicepresidente”, explicó en referencia a la solicitud del bloque opositor de llevar adelante un juicio político por responsabilidad, más allá de las consecuencias penales que pudiesen existir.

La semana previa, CAL había decidido otorgar un plazo para la presentación de pruebas. El legislador opositor, Roberto Gómez (CREO), incluyó un documento de 130 fojas correspondiente al laudo arbitral al que la empresa Caminosca responde en Estados Unidos. Pero como ésta última confirmó que el fallo se encuentra en proceso de apelación, reservado y confidencial, para el CAL la prueba carece de validez ya que “probablemente ha sido obtenida de manera ilegal”, según apuntó Serrano.

El expediente sobre Caminosca es la única prueba, entre las 28 presentadas, que podía dar viabilidad a un juicio contra Glas sobre responsabilidades penales. Sin embargo, por “atentar contra los derechos constitucionales”, la Asamblea Nacional se abstiene de llevar adelante una investigación que podría develar una trama de corrupción más profunda, rescatando de esta exposición a una de las figuras políticas más importantes del oficialismo.

Incluso, la Constitución de la República, promovida por Rafael Correa y sancionada en 2008, no establece responsabilidades políticas para el presidente o vicepresidente en estos casos. Según Serrano, la responsabilidad política “sólo pesa para el resto de los funcionarios del Estado”, es decir, es un sistema formulado para proteger a los más altos dignatarios de la casta política.

Fuente: El Comercio

Caso Caminosca: ¿por qué se lo quiere enjuiciar al vicepresidente?

Por la mañana, Jorge Glas compareció voluntariamente ante la fiscalía para dar su versión sobre el Caso Caminosca y pidió que se descarte la denuncia en su contra. Se investiga su presunta participación en una red de pedido de coimas, junto al legislador Esteban Albornoz y otros cinco funcionarios estatales.

La compañía Caminosca habría pagado USD 3,3 millones a esta red para adjudicarse la auditoría de obras presentadas como emblemas del gobierno anterior: el Poliducto Pascuales-Cuenca, la represa hidroeléctrica Toachi-Pilatón, y la optimización de la cobertura eléctrica para la zona de la Amazonía. Los contratos de las primeras dos también son trabajados por la fiscalía en la investigación que se lleva adelante sobre el caso de la constructora brasileña Odebrecht.

En 2015, Caminosca fue comprada por la multinacional australiana Cardno, que luego de una auditoría interna concluyó que había inconsistencias en los balances financieros. El litigio penal de Cardno contra los ex accionistas de la empresa ecuatoriana se inició en un Tribunal de Arbitraje en Estados Unidos. Es en el laudo de esta entidad que se menciona como supuestos beneficiarios de sobornos a estos siete funcionarios.

Fuente: El Universo

El vicepresidente que se “defiende todo el tiempo”

La presentación de Glas ante la Fiscalía tiene forma de una respuesta a la advertencia que el primer mandatario, Lenín Moreno, le disparó hace pocos días. “No puede pasar un Vicepresidente toda la vida defendiéndose. Así es que Jorge apenas el CAL tome la decisión te pediré que ya no acudas a medios y que dejes que las Funciones cumplan con las actividades que les corresponde”, le sugirió el presidente frente a todo el equipo de trabajo del Gabinete Itinerante de Ministros.

A pesar de la partida de Rafael Correa hacia Bélgica, las diferencias internas dentro de AP no se extinguen. En la disputa acerca del rumbo político del Gobierno que mantienen “leninistas” y “correístas”, estos últimos encarnan las esperanzas de mantener la línea que consideran correcta para su “Revolución Ciudadana” en la figura de quien también fuera vicepresidente de Correa durante su segundo mandato.

El lunes por la mañana, durante el cambio de guardia ocurrido en el Palacio de Carondelet, que reunió a los dos mandatarios, un grupo de simpatizantes de AP gritó consignas a favor del vicepresidente: “Vivan los ovejunos y abajo el traidor, viva Glas.”

Mientras tanto, Moreno sigue manteniendo reuniones con sectores históricamente opositores a la “Revolución Ciudadana”. La mesa de diálogo que mantuvo con empresarios de medios de comunicación privados, con vistas a reformar la cuestionada Ley Orgánica de Comunicación, despertó críticas desde sectores de la base política del movimiento AP y numerosos de sus asambleístas.

Recientemente, la designación a dedo de Fernando Lerenas como nuevo director del periódico El Telégrafo, medio de propiedad estatal, avivó aún más el fuego. El nombramiento de un periodista crítico de Correa, que además ejerció como editor general del diario de línea editorial opositora El Comercio, es un claro mensaje que la grieta interna continuará separando cada vez más ambos bandos.








Temas relacionados

Caso Caminosca   /    Jorge Glas Espinel   /    Ecuador   /    Corrupción   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO