Cultura

CUENTOS

Alguien sabe dónde se mudó el paraíso

Hemos recibimos este cuento de Alejandrina Bujalis que publicamos a continuación

Martes 3 de abril | Edición del día

¿Sabés? No sé lo que pasa ni cómo empezar esto, quisiera, pero me es imposible. Da vueltas y vueltas en la cabeza; creo que es como en una de esas escaleras caracol, pero a esta le falta siempre el último escalón.

Bueno esto recién empieza ¿seguro?

Quisiera encontrarme, quiero decir, encontrar a aquella que fui y el lugar en donde me sentaba a descansar para ver el mundo pasar y reírme de él.

Pero no es lo mismo, porque la ilusión se escapó, se desvaneció como una nube, como un fantasma, como el sol de abril.

Y uno quiere volver a ese lugar donde descansaba y soñaba a la vez, y se da cuenta de que ese lugar no está más. Se mudó, ¿algún otro país? ¿Alguien conoce la dirección? ¡Quiero regresar!

Entonces ves que los viejos amigos ya no son los mismos y que las calles te dejan de pertenecer, y algo cambió, ¿qué? Empezás a recordar esos amores, los que fueron y los que no fueron. Y también a releer tus libros favoritos y te das cuenta de que ellos son los únicos que permanecen fieles.

Y uno quiere gritar y… no puede. Porque ya es tarde para gritar —nene, ya estás grande—.

Aunque te hayan mentido y todo el mundo te haya dicho lo mismo, te voy a decir una cosa: uno es siempre el mismo —qué frase, ¿no?—. A pesar de que te quieran maquillar de responsabilidad, de seriedad y de adultez. No importa qué digan los demás: andá con la cara lavada siempre.

Y al final te das cuenta de que sos solo un nene asustado y que la vida no te quiso prestar los juguetes más lindos. Que ese nene está escondido entre medio de tanto maquillaje. Ese nene es el que somos de verdad, no lo que te hacen creer. Está ahí esperando que le saques todo ese maquillaje ridículo y ese disfraz mentiroso para volver a sonreír y dar una vuelta más en calesita.







Temas relacionados

Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO