Política

TUCUMÁN

Alfaro y un municipio PRO: premios a EDET, topadora y desalojo a los trabajadores

Las decisiones del intendente capitalino durante la última semana muestran un alineamiento cada vez mayor con el macrismo, aplicando las políticas de premios a los grandes empresarios y castigos a los trabajadores.

Viernes 2 de junio | Edición del día

Fotografía: eltucumano

El día martes, los puesteros ubicados en la zona de la ex Terminal de San Miguel de Tucumán se encontraron con máquinas topadoras enviadas por el intendente Germán Alfaro. Con la presencia de funcionarios municipales y policías, el objetivo fue destrozar los puestos de venta que estaban instalados allí a partir de un acuerdo entre los vendedores ambulantes y la propia intendencia en el año 2015. Sin mediar palabras las topadoras avanzaron con al menos diez puestos, hasta que los trabajadores impidieron que destrozaran la totalidad.

Los funcionarios municipales argumentaron que los puestos no contaban con las habilitaciones correspondientes y que además estaban cumpliendo con un fallo de la Cámara Contencioso Administrativo judicial que ordenaba el desalojo. Por su parte, los trabajadores objetaron que desde el municipio no se realizó ninguna propuesta como una posible nueva reubicación y que el desalojo los dejaba sin el único ingreso para sobrevivir.

Las dos varas de Alfaro

Sin embargo, lo que fue presentado como cumplimiento estricto de las normas por parte del intendente, en estas semanas queda al desnudo el carácter de clase de sus políticas. Mientras desalojaban a los puesteros por no “cumplir las normas”, desde el Concejo Deliberante se preparó un proyecto para modificar las normas para rebajarles las tasas de impuestos municipales a empresas proveedoras de servicios públicos como EDET. El proyecto es compartido por los bloques del Frente para la Victoria, Acuerdo Para el Bicentenario y Fuerza Republicana.

Para Alfaro y todos los concejales sólo es lícito modificar la normativa cuando se trata de beneficiar a grandes empresarios, pero no resulta viable elaborar un plan para otorgarle permisos a los puesteros de El Bajo, reubicarlos u otorgarles una fuente laboral.

Como si fuese poco, al día siguiente la Federación Económica de Tucumán –que celebró la orden de desalojo– pidió una moratoria fiscal, al igual que la otorgada por el gobernador Juan Manzur. “Nosotros habíamos llamado a esta reunión y las autoridades municipales han acudido, por lo que creemos que será atendido nuestro requerimiento”, dijo Héctor Viñuales, titular de la FET.

Masso y un silencio cómplice

En los últimos meses el diputado nacional Federico Masso (Libres del Sur) se mostraba muy crítico de las políticas del macrismo y de quienes hasta hace poco eran sus aliados en el Acuerdo del Bicentenario. Sin embargo, en los festejos del 25 de Mayo se lo vio en un locro junto al titular del Plan Belgrano, José Cano, y junto al Intendente, German Alfaro.

Quien hasta hace poco se mostraba crítico, frente al desalojo a los puesteros no emitieron ninguna opinión. Recordemos que Yanina Muñoz, también perteneciente a Libres del Sur, ocupa el cargo de subsecretaria de Desarrollo Social en la Municipalidad, quien tampoco se refirió a los hechos, a pesar de ocupar un cargo directamente involucrado en buscar una solución a los trabajadores.

Este silencio cómplice no resulta extraño de quienes fueron parte del gobierno de José Alperovich y luego, sin mediar palabras, pasaron a formar parte de la coalición del radicalismo, el PRO y el PJ disidente.








Temas relacionados

Germán Alfaro   /    Federación Económica de Tucumán   /    Tucumán   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO