Economía

PANORAMA ECONOMICO

Alerta por la inflación: el “modelo” M solo cierra para los especuladores

La inflación de marzo puso en jaque la meta de inflación del Banco Central que se vio obligado a subir la tasa de interés. El “techo” de las paritarias también entra en crisis.

Victoria Sánchez

@VickytaTw

Miércoles 12 de abril | Edición del día

El discurso económico del Gobierno recibió dos grandes golpes ayer. El primero fue a las cuatro de la tarde, cuando el INDEC daba a conocer la inflación oficial de marzo. El aumento de precios registrado en relación al mes anterior fue del 2,4 %.

De esta forma, las cifras oficiales muestran como insostenible la meta anual del 12-17 %. La persistencia de una inflación núcleo (aquella que no está afectada por vaivenes estacionales) del 1,8 %, el mismo valor que registró en febrero, da cuenta de que la inflación, lejos de ser un problema que quedó en el pasado, aún no tiene resolución.

El resultado ya había sido anticipado por distintas consultoras. Los nuevos tarifazos en servicios esenciales como la luz y el gas, echan leña al fuego al persistente aumento de precios.

El Gobierno pretende imponer un techo a las paritarias del 19 %, diciendo que la inflación será menor. Sin embargo, tan solo en el primer trimestre del año la inflación acumulada, según el INDEC, es del 6,2 %, casi una tercera parte de la meta fijada. Con el actual ritmo de aumento de precios, la inflación anualizada no baja del 25 %.

Los días previos al paro general del 6A, Mauricio Macri decía que no entendía los motivos del paro y que "no ayuda en nada a los trabajadores", señalando que la situación económica muestra signos de reactivación. Sin embargo, la pérdida de poder adquisitivo sufrida el año pasado que aún no se recupera, las miles de suspensiones y despidos, así como el 33,6 % de trabajadores que se encuentran “en negro” son algunas de las razones que hicieron que el 6A miles no fueran a sus trabajos. Incluso, posterior al paro se conoció que las ventas minoristas, relevadas por CAME, cayeron 4,4 %.

El segundo golpe llegó una hora después de los anuncios del INDEC, y fue a través de la decisión del titular del Banco Central, Federico Sturzenegger. La nueva suba anunciada de la tasa de interés del 1,5 %, haciendo que llegue a 26,25 % para “bajar la inflación” es una ratificación de la imposibilidad de cumplir con la meta inflacionaria anual.

La receta que aplica Sturzenegger forma parte del manual neoliberal, el mayor aumento de tasas de los últimos cinco meses, puede traer consecuencias graves para una economía que aún no mostró signos de reactivación.

Diversos medios daban cuenta al cierre de la jornada bursátil del lunes pasado de la importante caída que se registraba en el dólar, retomando valores de noviembre. La coexistencia de un tipo de cambio “planchado y atrasado” junto con altas tasas de interés, incentivan la “bicicleta financiera”. No sólo eso. Es paralelo, el Banco Central engendró una bola de nieve de endeudamiento para alimentar el negocio de los especuladores..

La entrada de dólares de corto plazo, aquel que ingresa con motivo especulativo, según el BCRA pasó de U$S200 millones por mes a U$S600 millones en apenas 30 días. El último dato disponible en el balance cambiario es de febrero. En contraparte, el ingreso promedio de divisas para inversión extranjera directa fue para el mismo período de tan solo U$S 250 millones. Es decir, la especulación triplica a la inversión productiva.

“Los inversores extranjeros encontraron en la Argentina una fuente extraordinaria para conseguir ganancias de corto plazo y con riesgos bajos”, señala Pablo Wende, especialista en economía de Infobae. “Las altas tasas de interés en pesos y un tipo de cambio estable le dan la previsibilidad que necesitan para conseguir rendimientos que resultan imposibles en otros mercados del mundo. Al menos en los últimos ocho o nueve meses vienen ganando un 2 % en dólares por mes, un resultado que en Estados Unidos podría conseguirse en un año” agrega.

Sin embargo, la reciente medida no solo que tiene como ganadores a los capitales especulativos, sino que también provoca un nuevo golpe sobre la actividad económica. El incremento de las tasas de interés perjudica a la producción por la vía el encarecimiento de las condiciones crediticias, tanto para el consumo como para la producción, como así también presiona sobre hacia una mayor apreciación del tipo de cambio con el consiguiente abaratamiento de las importaciones.

La consultora que dirige Miguel Bein señaló el domingo pasado en su informe mensual, que usar la tasa de interés para frenar la inflación tendría un impacto en la actividad.

"Si bien hacia el mediano plazo, los esfuerzos en bajar la inflación y el déficit fiscal brindarán las condiciones para crecer de una forma más sostenida en el tiempo, en el corto plazo, las tensiones entre inflación y crecimiento existen” indica el informe. "Si la meta original en vez de 12 a 17 % viniendo de una inflación del 40 % en 2016 hubiera sido del 17 % más tarifas, probablemente el año concluiría con más crecimiento y una inflación no mucho más alta.", se afirma desde la consultora

"Para desacelerar las subas de precios al ritmo del 1% mensual necesario para acertar la meta inflacionaria, haría falta una suba ulterior significativa de la tasa de interés (quizás, hasta el umbral del 30%). Pero un endurecimiento semejante de la política monetaria abortaría abruptamente la incipiente reactivación", coincidió Federico Muñoz, de Federico Muñoz Asociados, en su informe semanal. "Creemos que, en aras de la continuidad de la incipiente reactivación, Sturzenegger debiera resignarse a no cumplir la meta de inflación anual, aún a costa de algún daño en su reputación y credibilidad", agregó.

El Gobierno dice que lo peor ya pasó y que la economía ya está arrancando, sin embargo, las cifras oficiales lo contradicen. El aumento en el índice de marzo de insumos de la construcción, uno de los pocos “brotes verdes” podría no ser señal suficiente para que el oficialismo festeje. Mauricio Macri, junto con sus funcionarios dicen que va a haber una “lluvia de inversiones” y que eso generará un derrame sobre los trabajadores. Pero el único derrame ha ido a que los fondos buitres y nuevos especuladores se llenen de dinero. La CEOcracia gobierna para los ricos.






Temas relacionados

CEOcracia   /    IPC   /    BCRA   /    Mauricio Macri   /    Pobreza   /    Ajuste   /    Inflación   /    Recesión   /    Banco Central República Argentina (BCRA)   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO