Política

DE TRANSICIÓN

Alberto Fernández desde México: “Tuve muy buenas charlas con Trump y Piñera”

El presidente electo habló tras su encuentro con el mandatario mexicano López Obrador. Definiciones políticas y económicas para complacer al stablishment. Indefiniciones sobre las medidas urgentes para terminar con el ajuste.

Lunes 4 de noviembre | 22:23

Foto AFP/Télam

En la tarde de este lunes el presidente electo argentino Alberto Fernández dijo en conferencia de prensa en México, tras una reunión con el presidente de ese país, Andrés Manuel López Obrador.

Allí dijo que, para su “alegría”, el mandatario mexicano “ha sido categórico en su apoyo hacia nosotros, no solamente incentivando lazos comerciales sino reclamando internacionalmente en favor de la ayuda para Argentina”.

Fernández dijo que hablaron “sobre la necesidad de poner en valor el vínculo comercial (entre ambos países) en materia automotriz, en materia de autopartes, pero fundamentalmente en materia de carnes y de algunas producciones locales”.

Sin ideologías, con muy buenas charlas

Consultado sobre qué tipo de alianzas tendrá su Gobierno con el resto de las presidencias latinoamericanas, especialmente su relación con el Grupo de Puebla, Fernández afirmó que ese grupo fue impulsado por él desde mucho antes de que fuera candidato por lo que su integración es un hecho.

Sin embargo, pese a afirmar que ve “con mucha atención lo que pasa en el continente”, aclaró que “los vínculos internacionales no son gobernados por la ideología. Cada pueblo determina su gobierno y esto es democracia”, dijo Fernández.

En ese sentido, aclaró que en el Grupo de Puebla no están queriendo “generar una referencia ideológica que se enfrente a nadie” sino que se plantea “la búsqueda de reencontrar un sistema político que devuelva la equidad, el equilibrio y la igualdad social perdidos en América Latina”.

Al mismo tiempo Fernández reconoció que luego de ser elegido presidente el 27 de octubre, tuvo muy buenas conversaciones con los presidentes derechistas Donald Trump y Sebastián Piñera.

“Aspiro a que el vínculo con los Estados Unidos sea muy bueno, de respeto entre ambos. Tuve una muy buena charla con el presidente Trump, he hablado con gente de su gobierno y pareciera ser que están dispuestos a ayudarnos y lo celebro”, dijo respecto al reaccionario jefe del imperialismo yanqui.

Y dijo que también tuvo “una buena y larga charla con el presidente Piñera, le expresé toda mi preocupación, me invitó a visitar Chile y voy a ver si estoy en condiciones de hacerlo en los próximos días. Tienen que saber que lo único que buscaré con ello es ayudar a que Chile mejore, recupere su paz y más igualdad”, agregó sobre su relación con el mandatario chileno cuya represión ha dejado decenas de muertos en las protestas chilenas, así como denuncias de torturas y violaciones por parte de Carabineros y el Ejército.

¿Y sobre lo urgente?

Fernández se mostró expectante por la cena con magnates del empresariado mexicano que tendrá en la noche de este lunes. “Espero tener la misma receptividad” que la obtenida con el presidente López Obrador, dijo. “La Argentina necesita de sus inversiones y ya tiene muchas mexicanas, ojalá haya más”, sentenció.

En el terreno de las medidas económicas que se presume debería tomar cuando asuma el 10 de diciembre, Fernández transitó entre las ambigüedades y definiciones tranquilizadoras para el stablishment económico-financiero.

Consultado por La Nación y Clarín sobre el eventual fin del cepo al dólar apenas asumido, Fernández evitó dar una respuesta concreta. “El 10 de diciembre no es una fecha mágica, en todo caso ese día sabremos cuántos dólares quedaron en las arcas del Banco Central”, respondió. Y agregó que “eso no se resuelve con un cambio de gobierno”. E insistió: “el 10 de diciembre cambia un gobierno, no la realidad económica y eso no se revierte porque cambie un presidente”.

Sobre las negociaciones con el FMI, el presidente electo dijo que, si por un lado, la prioridad de su gobierno serán “los que padecen, los que han caído en la pobreza, los que han quedado desempleados”; por el otro lado garantizó que la deuda impagable que pesa sobre Argentina se va a pagar.

“Lo único que le pedimos al Fondo Monetario es reflexión sobre el estado en que quedó Argentina y que no podemos seguir ajustando a la sociedad”, afirmó Fernández, al tiempo que pidió “ver de qué modo podemos cumplir las obligaciones, que efectivamente queremos cumplirlas”.

“Es un endeudamiento muy grande que hay cumplir en muy corto plazo. Eso es lo que tenemos que resolver. No es que no queramos pagar. Lamentablemente fue una deuda contraída por un gobierno democrático pero muy mal gestionada. Eso se lo recriminaremos en la historia a los que gobernaron, pero las obligaciones hay que cumplirlas”, definió con contundencia Fernández.

Le preguntaron también si a partir del 10 de diciembre podría haber un “congelamiento de tarifas” y por cuánto tiempo. Y respondió que “es un tema que se inscribe dentro de una política económica que se tiene que revisar. No puede ser que las tarifas sigan dolarizadas y eso será revisado. De ahí en más veremos lo que nuestra economía permite o exige. Cuando digo que todos y todas deberemos hacer un esfuerzo, hablo también de las energéticas”.

Finalmente Fernández dijo que “la Argentina es un país que ofrece muchas posibilidades, porque es un país que está en una situación económica compleja y necesita inversiones para explotar sus riquezas”.

En ese sentido detalló que el país “tiene una gran oportunidad en el desarrollo del petróleo no convencional en Vaca Muerta, pero también da una gran oportunidad en materia de minería, donde el mundo puede hacer mucho invirtiendo en Argentina”.

En ese último ítem, pidió “una minería responsable, con protección del medioambiente y con acuerdo social”. E inexplicablemente afirmó que “esto hoy ya está ocurriendo en Argentina, por lo tanto se puede hacer”. ¿De qué minería responsable y con protección mediambiental habla?

Por último, casi parafraseando al Mauricio Macri de las primeras épocas, cuando se hablaba de "lluvia de inversiones", Fernández afirmó que como “hay muchas posibilidades en la industria alimenticia, en lo agropecuario y ganadero, lo que queremos es darle tranquilidad y garantías al que invierte de que puede invertir con confianza. En eso estamos trabajando”. Suena a discurso conocido, ¿no?







Temas relacionados

Frente de Todos   /    México   /    Alberto Fernández   /    Andrés Manuel López Obrador   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO