CÓRDOBA / UNIVERSIDAD

Al kirchnerismo le parece aberrante el mismo proyecto que presentaron en 2008

Lo plantearon en una Jornada Interclaustro en la Facultad de Filosofía y Humanidades para debatir sobre la próxima Asamblea Universitaria convocada para noviembre.

Candela Guzmán

Consejera Directiva de la Facultad de Filosofía y Humanidades

Sábado 8 de octubre | Edición del día

Se llevó a cabo la primera jornada informativa interclaustros en dicha facultad para tratar los dos principales puntos que tendrán lugar en la próxima Asamblea Universitaria: elección de autoridades unipersonales mediante una reforma política y la incorporación de nuevos miembros al Consejo Superior de la Universidad Nacional de Córdoba.

Los proyectos de “reforma política” propuesta por el oficialismo no se han publicado en ningún lugar, pero se puede deducir por declaraciones públicas que sostienen una elección directa con ponderación por claustro mientras el ex oficialismo kirchenrista propone una elección directa con doble ponderación: por claustro y por facultad.

Te puede interesar: UNC: El kirchnerismo de la Facultad de Filosofía no quiere que se pronuncie la comunidad.

La verdad incomoda

En esta jornada interclaustro, la Juventud del PTS con su banca en el Consejo Directivo de la Facultad, presentó su proyecto para que sea una persona un voto y mayoría estudiantil en todos los órganos de co-gobierno. Además, planean que haya representación de los colegios pre- universitarios. Desde allí se sostuvo que “la línea del rectorado radical tiene un claro sentido neoliberal y mercantilista que se deja ver en la puesta en marcha del Consejo Social Consultivo con empresarios y burócratas sindicales, pero simultáneamente observamos el intento de Juri de posar de democrático al impulsar la elección directa. Sin embargo, la máscara democrática se desploma al mantener la ponderación por claustros, con la cual el voto de un docente equivale a 27 votos estudiantiles. Nosotros creemos que la mayoría estudiantil debe existir no solamente porque los estudiantes somos la abrumadora mayoría de la comunidad universitaria, sino también porque históricamente hemos tenido un rol activo en la defensa de la educación pública”.

También te puede interesar: La contra reforma universitaria está en marcha.

A su vez, desde la misma banca se criticó el proyecto de doble ponderación del kirchnerismo de Cambio Universitario. Al respecto afirmaron que “este proyecto no sólo no contempla la participación estudiantil, sino que encarna un carácter antidemocrático ya que con el fundamento de respetar la idiosincrasia de cada facultad se restringe la voluntad de los estudiantes. Habría que explicarles entonces a los y las estudiantes de Ciencias Médicas, por qué su voto debería valer menos porque en su facultad se elige una determinada opción política”.

Ante esta posición, el consejero de Estudiantes al Frente respondió que “el proyecto de una persona un voto es raro”, una afirmación que podría provenir de un miembro del Partido Conservador en 1912.

Si se trasladase esta discusión a un plano de elecciones nacionales, se entiende que el voto de la provincia de Buenos Aires tendría que valer menos que el voto de Tierra del Fuego, o, más aún, el voto de un profesional debería valer más que el voto de cualquier trabajador no calificado. Por este motivo, la mayoría estudiantil (como medida mínima) terminaría con la existencia de una casta profesional que tiene el 50% de representación en los órganos de decisión de la Universidad.

Por otra parte, cabe recordar que la elección directa y la ponderación simple había sido también el proyecto que el kirchnerismo de Cambio Universitario impulsaba y que debía finalmente votarse en la Asamblea Universitaria de septiembre de 2008, la cual se levantó una noche antes en una reunión entre los doce decanos y la entonces rectora Carolina Scotto. ¿Por qué hoy es urgente establecer una doble ponderación para no “hacer desaparecer” a las facultades que son la oposición al rectorado? Probablemente porque hoy el kirchnerismo ya no gobierna con los radicales. La hipótesis de por qué no hubo voluntad política de no cuestionar un ápice la Ley de Educación Superior (LES) y, por ende, no avanzar en la elección directa, se sustenta también en los vínculos sostenidos y profundizados con empresas como Arcor durante la gestión de la ya nombrada Scotto.

Los aliados de siempre, en todos lados

Desde la banca estudiantil de Patria Grande-La Mella no se hizo más que reafirmar las posiciones de Cambio Universitario, aunque con menos retórica y de manera más literal. Los consejeros se ubicaron a favor de la doble ponderación con argumentos cercanos a que los títulos de Filosofía “valen menos” para la sociedad que los de los contadores. En consecuencia, sostuvieron que “la doble ponderación sería positiva en tanto a que apostaría a subvertir este valor”. Además, plantearon que no están a favor de mayoría estudiantil en los órganos de co-gobierno ya que implicaría mayoría automática de un claustro, una impostura porque cuando se trata de acordar con las camarillas docentes no cuestionan esa mayoría, sino que es tomada como una ley natural.

Podemos ver desde hace tiempo, a partir de las decisiones políticas de Patria Grande, cómo vienen actuando como “colectora” del kircherismo universitario. Un ejemplo más de esto fue la lista “Agustín Tosco” que conformaron con Sur y La Bisagra y que es actualmente la dirección de la Federación Universitaria de Córdoba (FUC). Podemos comenzar a ver la consecuencia de hacer frentes políticos sin principios claros, ya que mientras Patria Grande y La Bisagra apoyan el proyecto de Cambio Universitario, Sur propone un proyecto propio. La FUC no pasa la primera prueba de “unidad”.

Una persona un voto y mayoría estudiantil: una verdadera democratización de la UNC

En la intervención de la Juventud del PTS durante la jornada, sostuvieron que “a partir de los proyectos presentados podemos ver dos modelos de universidad: el que apuesta a profundizar aún más los lazos con las empresas y a decidir entre las mismas camarillas de siempre y el que pretende una participación estudiantil mayor en las decisiones de la Universidad. La consigna una persona un voto permitiría que cualquier organización pueda presentarse y hacer campañas políticas llegando a toda la comunidad universitaria con su modelo de universidad y que no siga quedando reducido a las camarillas docentes y burocracias estudiantiles que son la pata universitaria de los partidos patronales. Por eso también, planteamos que todas las listas que se presenten cuenten con los mismos espacios y financiamientos para difundir sus ideas”.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO