Cultura

MÚSICA // ROCK

Airbag: “Nuestro público fue creciendo como nosotros”

Charlamos con Guido (guitarra y piano) y Patricio Sardelli (guitarra y voz principal de la banda), que tras telonear a Guns N' Roses hoy protagonizan la reapertura del Estadio Obras a la música.

Andrés Ruiz

Columnista de Rock (programa “Segurola y Habana” – Futurock)

Jueves 22 de diciembre de 2016 | Edición del día

Foto: sitio del Diario Laprida.

Tienen disco nuevo, fue un año muy movido para ustedes ¿Cómo fue 2016?

Patricio Sardelli: Para nosotros en lo musical fue un año fantástico. El disco viene muy bien. Hicimos un Luna Park, fuimos teloneros de los Guns’N’ Roses, tocamos en el Rosedal y ahora se viene la reapertura de Obras, ¿no? Teníamos muchas ganas de tocar ahí, un lugar mítico que le faltaba a Buenos Aires. Tenía problemas de habilitación y era un desperdicio. Fue un año intenso y encontramos a la gente adecuada.

Existe todavía una especie de prejuicio idiota sobre si lo que ustedes hacen es Rock cuando el nuevo disco es muy rockero...

Patricio Sardelli: Más allá de eso, por ejemplo telonear a una banda del calibre de los Guns no es fácil. Les ha pasado a grandes bandas nacionales que telonearon a grupos internacionales como AC/DC y se tuvieron que ir del escenario en la mitad de su set. Lo que nos pasó fue muy bueno y de alguna forma sentí que había un montón de gente, muchos pibes y me dije que estamos en un tiempo de cambio.

¿Qué enseñanzas les dejó tocar con Guns ’N’ Roses?

Patricio Sardelli: Que vale la pena y que no estábamos tan errados, más que nada cuando supimos que nos eligieron ellos, porque al principio no queríamos tocar. Porque muchas veces las bandas se eligen a dedo, ¿viste? O arreglan las compañías o productoras locales. Bueno, faltaba un mes para el recital y dijimos que no queríamos tocar. No estábamos tan entusiasmados porque íbamos a ser elegidos a dedo y la verdad que no nos gusta ser teloneros. Estamos en un momento de la banda que gracias a Dios no lo necesitamos. Quizás sirva para una banda nueva por la exposición y son momentos que tenés que aprovechar. Me acuerdo que una vez nos llamaron para tocar antes de The Killers y a nosotros The Killers no nos gusta. Estamos en la misma compañía y nos dijeron “tienen que tocar, los matamos” y estaba todo el show vendido... Sadaic, toda la pelota y dijimos que no queríamos. Nos gusta tocar donde queremos tocar. Volviendo a los Guns, nos dijeron cinco días antes que ellos nos eligieron para tocar. Había nombres de bandas muy conocidas y nos eligieron para las dos noches. Ahí accedimos.Cuando ellos vinieron la primera vez yo tenía cuatro años. A Axl lo conocí en 2010. Pudimos tener un intercambio de palabras.

¿Cómo te atrapó el Rock en tu infancia o adolescencia?

Patricio Sardelli: Empecé cantando tangos. Mi abuela cantaba tangos en mi casa, siempre hubo tango en la familia al compartir momentos con bandoneonistas, guitarristas, contrabajistas. Yo cantaba y comencé a cantar en el programa de Silvio Soldán Grandes Valores del Tango en Canal 9, tenía la palomita todavía. Era parte del programa y hacíamos giras…

Airbag – “Vivamos el momento

Me imagino que te sirvió para ir perdiendo el miedo escénico al estar ahí...

Patricio Sardelli: Era muy, muy chico y recuerdo que actuaba en teatros y hacíamos una especie de monólogo con Silvio. También me acuerdo cuando me decían que tenía que subir a cantar. Después empecé primaria y dejé de cantar, por mis viejos. No es que dejé por mí. Cuando tuve once mi hermano mayor tenía una banda, él ya estaba en la secundaria. Gastón tendría catorce o quince y cantaba, yo tenía once y Guido siete. Ahí me empezó el interés por tocar un instrumento y cantar. Nuestra primera banda que admirábamos era Creedence y también los Beatles... Chuck Berry y Elvis también. Después aparecieron en nuestras vidas Led Zeppelin y Deep Purple, música más complicada para ejecutar un instrumento. Ahí empecé a sacar las canciones con mi guitarra y era más lindo.

Y vos Guido, mientras Patricio cantaba tangos, ¿qué hacías?

Guido Sardelli: Yo estaba todavía en la panza de mi mamá. Imaginate no tengo muchos recuerdos. Pero mi abuela nos enseñó a todos cómo cantar. Como que nos metió el chip. Tuvimos suerte de tener a alguien en la familia que nos conectara con la música, y eso es algo que nos quedó para siempre. Yo fui más como el curioso, de a poco aprendí a tocar la batería. En nuestro primer disco se nota nuestra influencia de los Beatles, nos gustaba jugar con las voces. La beatlemanía nos volvió locos en esa primera época. Los Beatles en sus canciones tenían siempre como algo extra, y eso te volvía loco. Lo mejor que te puede pasar es aprender a tocar con tus amigos y con canciones de los Beatles o Creedence o de rock and roll de raíz, ¿viste?

¿Y cómo deciden tocar juntos?

Patricio Sardelli: A esa edad no vas pensando mucho, sos una esponja que absorbe todo y tenés todo un mundo para absorber. A mí me gustaba jugar al fútbol en el club, y cuando empecé a tocar la guitarra nunca más. Fue de un día para otro. Fui autodidacta, fui poco tiempo a un profesor. Después fui plomo de un guitarrista de metal que tocaba en Kamikaze. Armaba los Marshall y todo eso y comenzó mi devoción por esto que hago.

¿Cómo era el trato de la comunidad rockera cuando graban sus primeros discos?

Patricio Sardelli: Y éramos muy chicos, estábamos ganando mucho terreno.

Guido Sardelli: Éramos amigos de hijos de rockeros de antaño que nos escuchaban. Teníamos muy buena onda en ese sentido. Veían que tocábamos de verdad.

Airbag – “Noches de insomnio

Yo recuerdo trabajando en una radio importante de Rock que se comentaba que había unos pibes que la rompían...

Patricio Sardelli: Me acuerdo de que una vez estábamos tocando, era nuestro segundo Luna Park. Estaba Gustavo Cerati y nosotros no lo vimos. Estaba Gustavo y teníamos un amigo en común y nos dijo: “comentó Gustavo que le gustó mucho la banda, cómo tocaba el violero”. En ese momento éramos tan jóvenes y nos llevábamos el mundo por delante, lo único que nos importaba era tocar. Bueno, ahora también lo único que nos importa es tocar, pero vemos otras cosas que antes no veíamos. Es algo natural, nuestro primer disco pegó muchísimo, ¿viste? Pasamos de los bares de Don Torcuato al Gran Rex. Gracias a Dios todavía estamos acá.

¿Cómo sienten que fue evolucionando su público con respecto a la evolución a la vez de la banda?

Guido Sardelli: Crecieron como nosotros. Se desarrollaron como personas como yo, por ejemplo. Yo arranqué con catorce años con esa gira que dice Patricio. Y después van pasando los años y seguimos en la búsqueda. Hoy hay gente que nos escucha y tiene treinta y después hay una nueva generación. Siempre hay un nuevo público, hay mucha gente que nos sigue hoy que va a dejar de seguirnos y a la vez vamos a tener un público nuevo. Nuestra música no la hacemos pensando en el público, no la careteamos. La hacemos pensando en nosotros, sino sos un esclavo. Antes de cumplirles a ellos pienso en cumplirme a mí. Nuestro público eso lo toma como algo positivo.

Pudieron salir de ese prejuicio de ser banda “teenager” y ser lo que son hoy, una banda de Rock...

Patricio Sardelli: Éramos unos pibes preadolescentes que tocábamos en un garage de Torcuato. Era lógico que una persona de treinta no se sintiera identificada con nosotros, con Guido que era un pibe rubiecito que tenía once años. Tenía que ser así y era lógico. A la vez lo bueno que recuerdo de esa época es que sonábamos bastante bien. Todas las bandas empiezan a esa edad, lo que pasó con nosotros fue que grabamos de entrada y tuvimos mucha exposición de muy jóvenes.

Guido Sardelli: Yo si tuviese que repetir todo...¿cómo explicarlo? Para mí fue un proceso hermoso salvo un poco con lo que tiene que ver con la industria que me jodieron y pienso que deberíamos haberlas hecho de otra manera. Pero en cuanto a todo lo demás fue un proceso buenísimo. A veces tocamos canciones de la primera época y tienen un espíritu super especial. Las primeras canciones las compuso Patricio a los catorce o quince en su cuarto mientras sus amigos jugaban a la pelota y todavía la gente salta cuando las hacemos en vivo. Recuerdo ese período con mucho cariño y entusiasmo, le doy mucho valor y no reniego. Después está eso de que la industria necesita catalogar todo de alguna manera, pero que nos excede a nosotros. Yo me siento con el mismo espíritu de nuestros primeros discos. Ese mismo espíritu que teníamos en la sala cuando tocábamos canciones de Creedence vamos a tener cuando estemos en Obras.

Airbag – “Por mil noches más

Hablando de Obras, un lugar llamado “el templo del rock” ¿Qué piensan que van a sentir?

Patricio Sardelli: Será el último recital del año, tiene varios condimentos que están buenos. El sentimiento es de ansiedad. Es como una fiesta de fin de año que hacemos, la gente o mucha gente va a ir a un lugar que nunca fue. Luchamos mucho por conseguir tocar ahí. Por suerte nos contaron que hay aire acondicionado.


Airbag presenta su nuevo disco Mentira la verdad en el Estadio Obras – Av. Libertador 7395- hoy jueves 22 desde las 21 h.








Temas relacionados

Estadio Obras Sanitarias   /    Guido Sardelli   /    Patricio Sardelli   /    Rock   /    Música   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO