Política Venezuela

SUFRIENDO UN FUERTE PARO DE CAMIONEROS

Ahora es Colombia que cierra el paso de la frontera con Venezuela

No permitirá más reaperturas temporales de frontera con Venezuela

Martes 19 de julio | 11:56

Colombia no volverá a reabrir temporalmente la frontera con Venezuela para permitir que miles de venezolanos ingresen a su territorio a abastecerse de alimentos y medicinas, anunció este lunes la canciller colombiana María Ángela Holguín.

La decisión del gobierno nacional de levantar por unas horas durante los últimos dos fines de semana el cierre de la frontera terrestre con Colombia, que se mantiene desde el 19 de agosto del año pasado, provocó que miles de personas cruzaran a comprar productos de primera necesidad a ciudades fronterizas colombianas como Cúcuta.

Sólo el pasado domingo se calcula en más de 80.000 las personas que ingresaron a Colombia, según cifras oficiales de este país, para comprar artículos de primera necesidad por la fuerte escasez que se vive, después de la decisión del Gobierno de Bogotá de permitir la entrada masiva.

La cuestión está también en que Colombia atraviesa problemas internos en medio de una paralización del transporte a nivel nacional, que está llevando a que las mercancías no se estén transportando. Incluso el gobierno de Santos está utilizando el transporte militar para suplir a los camioneros, en vista que internamente los productos se están encareciendo.

El paro de camioneros en Colombia lleva 45 días, transformándose el más largo de su historia, dándose una gran inmovilidad en muchas regiones del país y circunstancias muy críticas que están causando fuertes problemas en el abastecimiento y distribución de mercancías. Un incremento en el valor de los alimentos, la falta de productos esenciales, comienza a sentir en un paro tan extenso.

En esto está el trasfondo de la decisión del gobierno de Santos, expresado en las declaraciones de la canciller Ángela Holguín: "Hemos tomado la decisión de que no se va a repetir una jornada adicional como estas que han pasado en estos últimos dos fines de semana”. La expresión de la canciller de que “vamos a trabajar para que ya la apertura, la próxima apertura, sea la definitiva” se reducen a frases diplomáticas a sabiendas de lo lejos que pueda estar esto.

Cínicamente el gobierno de Colombia habló de su disposición para mantener abastecido los centros comerciales de las ciudades fronterizas colombianas, pero en verdad, Colombia pretende también aprovecharse de la situación para ver cómo apuntala a la derecha local. Pero Bogotá se deparó que frente a la agobiante crisis económica y social que se vive en Venezuela, con una fuertísima escasez de por medio, el masivo ingreso de personas a las ciudades fronterizas le empezaba generar problemas internos, paro de camioneros de por medio.

Lo concreto es que Colombia ha decidido que “el próximo fin de semana no habrá paso como lo hubo este fin de semana y el anterior”. Aunque Maduro y su par colombiano, Juan Manuel Santos, se comprometieron a finales de septiembre a normalizar la situación en la frontera, que provocó una crisis diplomática y el retorno de miles de colombianos desde Venezuela, deportaciones de por medio llevadas a cabo, el cierre continúa. Como siempre, quienes sufren las consecuencias de estas decisiones son los trabajadores y las poblaciones pobres de ambos lados de la frontera.




Temas relacionados

Política Venezuela   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO