Sociedad

CRIMEN SOCIAL

Agrotóxicos: murió Antonella González y convocan a marchar por justicia

Llena de dolor la ciudad de Gualeguaychú despidió a Antonella González, la niña que padecía leucemia y había recibido un trasplante de médula en mayo. Falleció este lunes en el Hospital Garrahan.

Andrés Arnone

Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (UBA)

Jueves 9 de noviembre | Edición del día

Llena de dolor la ciudad de Gualeguaychú despidió a Antonella González, la niña que padecía leucemia y había recibido un trasplante de médula en mayo. Falleció este lunes en el Hospital Garrahan de Buenos Aires.

Su madre, Natalia Bazán, convocaba a tomar conciencia de la situación social: “Tenemos que movilizarnos. Que lo de Anto no sea en vano. Marchemos, hagamos quilombo. Hay que parar el cáncer, porque hay gente de muchas partes, pero la mayoría de los chicos vienen de Entre Ríos. La vida de nuestros hijos no puede ser un negocio con el Parque industrial, la gente que fumiga, Botnia o tantas cosas. No quiero que otra mamá vea a su hijo sufrir así. Esto no se lo deseo a nadie. En Entre Ríos hay mucho cáncer. No alcanza sólo con ser donante de médula. Hay que buscar una solución y hasta el último suspiro de mi vida voy a luchar contra esto. Algo van a tener que hacer porque me quedan más hijos y no quiero que a otros chicos les pase lo mismo que a Anto. Mi hija me dijo ‘Mami, vos no tenés que vivir sólo por mí’, por eso le pido a la gente que no me dejen sola con esta lucha”.

En convergencia con esto un grupo de vecinos autoconvocados comenzaron a organizar una nueva marcha por justicia en Gualeguaychú para el próximo 10 de diciembre a las 17 horas. “Queremos que los culpables de esto reciban el castigo que les corresponde. No toleraremos un niño más enfermo de cáncer”, escribieron los Ciudadanos Autoconvocados Gchú”, a traves de su página de Facebook.

Relacionado: Los profesionales de Garrahan y los agrotóxicos: de lecciones, venenos y ausencias

El glifosato que se nos acumula

Ya en 2015 un equipo de investigadores del Conicet cuantificaron lo que se sospechaba. Entre Ríos tiene uno de los más altos niveles de acumulación de glifosato a nivel mundial. La investigación, publicada en la revista internacional Environmental Pollution, señala que el glifosato no hace más que acumularse en los campos argentinos, principalmente en la zona de Urdinarrain. En su informe confirman que el glifosato no desaparece ya que se vuelcan tóxicos a una velocidad mayor de lo que la naturaleza lo puede llegar a degradar, a la vez que el coctel de químicos usados evita que existan organismos que puedan a llegar a degradarlo. Los científicos encontraron rastros del herbicida con una frecuencia de 27–55 % en las aguas de superficie, y en un nivel de 83–100 % de veces en los suelos.

Relacionado: Condenan a responsables por fumigar con agrotóxicos la escuela de Santa Anita

Entre Ríos sumergida en agrotóxicos

La provincia tiene unos de los más altos promedios de fumigaciones y muertes relacionadas. El más alto se registra en la ciudad de San Salvador. Un 43.3 % de las muertes son causadas por algún cáncer, superando en más de dos veces el promedio nacional y quintuplicando las cifras de las regiones no expuestas.

La Seccional Uruguay de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (AGMER) y la agrupación vecinal Todos por Todos vienen denunciando desde hace años ante el gobierno un verdadero genocidio silencioso, afirmando que cerca del 80 % de las escuelas rurales de la provincia son fumigadas entre cuatro y ocho veces al año.

En toda la Argentina se esparcen unos 190 millones de litros aproximados solamente de glifosato en 28 millones de hectáreas, más del 95 % de totalidad de las tierras cultivadas, cuando la misma Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó a este agrotóxicos como muy probable de ser cancerígeno y fue prohibido en varios países, mientras que aquí es avalado por la autoridades nacionales desde hace más de dos décadas. Además de los agrotóxicos usados por el sector rural, existen otros factores como los químicos de la megaminería, el fracking petrolero e industrias varias que son vertidos a las aguas, por lo que cada muerte o enfermedad se convierte en un crimen social cuyos autores impunes están al frente de sociedades de terratenientes, corporaciones y ministerios.

Seguí con Cuando sus ganancias valen más que nuestras vidas








Temas relacionados

Agrotóxicos   /    Ecología y Medioambiente   /    Entre Ríos   /    CABA   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO