Internacional

EDITORIAL DE EDITORIALES INTERNACIONAL

Agendas políticas de derecha en Europa y crecimiento de los “euroescépticos”

Guillermo Iturbide

Ediciones IPS-CEIP

Domingo 23 de noviembre de 2014 | 12:20

El debate sobre la inmigración, en EE.UU y aquí¨. The Guardian, tradicional diario ligado al progresismo laborista, es desde hace años un diario “obamista”. Ante el sostenido giro a la derecha del partido de la rosa, cultivan un mito de un presidente demócrata que supuestamente “corre por izquierda” a toda la política del Reino Unido, ya sea en el tema de la reforma del sistema de salud, como en el de supuestamente imponer una agenda menos derechista sobre la inmigración.

Durante la semana que pasó, el Partido de la Independencia Británica (UKIP), que obtuvo muy buenos resultados en las elecciones al Parlamento Europeo, llegando a tener 24 diputados, acaba de lograr su segundo escaño en la Cámara de los Comunes. Los dos diputados del UKIP fueron miembros del gobernante Partido Conservador hasta hace pocos meses. El principal latiguillo de campaña de este partido es contra la inmigración.

“Su convicción y certeza faltan en el Reino Unido. Los dos partidos principales se han dejado arrastrar hacia el clásico territorio populista de discutir sobre la inmigración y sobre Europa, aunque los parlamentarios digan en un discurso tras otro que no le van a hacer el juego a UKIP.

David Cameron está enfrascado en una lucha que no puede ganar con la UE
sobre la libertad de movimiento, uno de sus principios fundacionales, lo cual da más aire a los euroescépticos de su propio partido. La semana pasada, el laborismo anunció nuevas medidas para disuadir a los migrantes de la UE de llegar a Gran Bretaña y endurecer la vigilancia fronteriza. Quizás el momento más vergonzoso en el debate sobre la inmigración se dio el mes pasado, cuando el gobierno de coalición retiró el apoyo a las operaciones de rescate para evitar que los migrantes y los refugiados se ahogaran en el Mediterráneo.”

Esto último se refiere a los controles fronterizos en el enclave británico de Gibraltar, en el sur de España, frente a las costas marroquíes. Una investigación recientemente mostraba que las votaciones más altas al UKIP se daban en las pequeñas localidades costeras británicas, donde hay menos proporción de
inmigrantes y donde la población nativa es más homogéneamente blanca y de raíces británicas, mientras que en las grandes ciudades multiculturales y multirraciales como Londres (donde, en teoría, el supuesto “peligro” de la “amenaza extranjera” sería mayor) es mucho menor. The Guardian opera como una especie de “Sociedad de Amigos” de Obama, que le hace prensa en el exterior, pero que mitifica los alcances “progresistas” de la propuesta reforma migratoria norteamericana, que se discute desde hace años, incluso bajo el gobierno de George W. Bush.

Esta divisoria de aguas no pasa por “progresistas” versus “conservadores”, sino que incluso el lobby de las grandes empresas agrícolas, del turismo y del comercio, que incluye a sectores del Partido Republicano, favorecen una reforma migratoria, debido a que la deportación indiscriminada de migrantes indocumentados de México y Centroamérica los desfavorece económicamente, debido a que forman la mano de obra barata que hace funcionar esas industrias.

La propuesta de Obama va en el sentido de ampliar ese estatus intermedio que permite que pueda seguir manteniendo la inmigración a raya, lo suficientemente como para permitir el ingreso de esa mano de obra semi-esclava con cierta “estabilidad”, aunque bloqueando el acceso a la plena ciudadanía y naturalización.

El Guardian se ilusiona no obstante con una “obamización”.del laborismo en este tema, con la posibilidad de que por primera vez en la historia haya a ambos lados del Atlántico simultáneamente dos hijos de inmigrantes presidiendo los gobiernos de EE.UU y del Reino Unido (Obama es hijo de padre oriundo de Kenia, mientras que Ed Miliband, el líder del laborismo con chances de convertirse en próximo primer ministro, es hijo del conocido teórico marxista, ya fallecido, Ralph Miliband, quien nació en Polonia de familia judía).

Otra columna de opinión del Guardian-Observer señala que el duopolio tradicional de la política británica está en crisis con el ascenso del UKIP. Más allá de lo que dice este diario, podríamos agregar que esa tendencia es un fenómeno que tiende a extenderse en Europa, con una tendencia a plantear problemas de crisis de régimen o gobernabilidad, en el marco de que la alternancia tradicional entre conservadores y socialdemócratas tiende a entrar en crisis, debido centralmente a la conversión completa de los PS europeos al neoliberalismo y su aplicación de planes de ajuste aún en forma más cruda que sus rivales conservadores. Esto se expresa por derecha en el ascenso electoral del UKIP (todavía en los márgenes) y mucho más en el del Frente Nacional de Marine Le Pen en Francia, frente a la brutal caída de popularidad del premier socialista Hollande, pero también por izquierda con el ascenso de Podemos y de Syriza como los partidos con mayor intención de voto en el Estado Español y en Grecia, respectivamente.

“El UKIP no es visto como un partido que potencialmente puede llegar al poder (...) pero ninguno de los otros partidos se ríe cuando Nigel Farage - lider del UKIP y actual eurodiputado- conjetura con que puede llegar a conseguir 20 diputados en las próximas elecciones y tener la llave del equilibrio del poder. No va a ser primer ministro, pero hay posibilidades en las que tal vez pueda decidir quién lo va a ser.” Más aún, los conservadores temen un efecto dominó en sus filas, de que se incremente la cantidad de diputados y funcionarios tories que abandonen el barco y se sumen a la ola populista de derecha de este partido.

Agendas de derecha y movilizaciones y contramarchas de nazis y la izquierda

El conservador diario de los bancos alemanes, el Frankfurter Allgemeine Zeitung,
también continúa destacando en su edición de hoy la agenda de derecha promovida por David Cameron de recortar los servicios sociales para los inmigrantes de Europa Oriental y el éxito electoral del segundo diputado del UKIP. Es interesante que ni este diario, ni el más “progresista”, el Süddeutsche Zeitung de Munich, destacan entre sus noticias la gran contramarcha que se realizó ayer en dos barrios de Berlín, Marzahn y Kreuzberg, de unos 2500 contra una manifestación neonazi, que sí aparece en diarios de menor circulación.

Los neonazis solo llegaron a movilizar 800 manifestantes, protegidos de la marcha de los antifascistas y la izquierda por un cordón de 1700 policías. Los neonazis se manifestaban contra los inmigrantes. También en Múnich se realizaron ayer marchas a favor del derecho al asilo de los migrantes.

Al mismo tiempo, en el barrio de Friedrichshain-Kreuzberg en Berlín, unos 1000
manifestantes de la izquierda autonomista realizaban su marcha anual en conmemoración del asesinato por parte de los neonazis en 1992 del activista de izquierda Silvio Maier, en la calle que hoy lleva su nombre. Las tensiones actuales de la Unión Europea, con la crisis de Ucrania por un lado, y el
involucramiento junto a EE.UU en Medio Oriente combatiendo a las fuerzas del Estado Islámico por el otro, y las consecuencias que se trasladan hacia el interior de sus países mediante la migración tanto de Europa Oriental como de Asia Menor, reavivan las tendencias ultraderechistas en los márgenes de la sociedad, que pueden crecer en la medida en que, además, sectores de las clases dominantes empiezan a reaccionar frente a las limitaciones a la competencia de sus economías frente a EE.UU, de donde toman aire corrientes políticas euroescépticas con rasgos fascistoides. Estas corrientes, sin embargo, hoy están en una etapa muy inicial de su desarrollo, ya que la burguesía aún no las necesitan porque su dominio de clase no está en cuestión.







Temas relacionados

The Guardian   /    Inmigración   /    Barack Obama   /    Europa   /    Alemania   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO