Política Chile

mujeres

Ad portas de una nueva conmemoración del 25 de noviembre la violencia de genero suma y sigue

En el mes en que recordamos el día Internacional por "No mas violencia hacia las mujeres", queremos hacer un poco de historia.

Lunes 23 de noviembre de 2020 | Edición del día

El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 25 de noviembre, como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Se eligió el 25 de noviembre para conmemorar el violento asesinato de las hermanas Mirabal (Patria, Minerva y María Teresa), tres activistas políticas asesinadas el 25 de noviembre de 1960 en manos por la policía secreta del dictador Rafael Trujillo, en la República Dominicana.

La violencia sobre las mujeres es una forma de violencia que, a diferencia de otras, se asientan sobre la desigualdad estructural del capitalismo y sobre un sistema patriarcal y machista, por eso es una problemática profundamente estructural que se encuentra naturalizada en hábitos y costumbres y que se expresan cotidianamente en la violencia física, simbólica, psicológica, institucional, patrimonial, económica, y cuyo eslabón final es el femicidio.

Son los regímenes políticos que hoy nos gobiernan los principales responsables en legitimar y reproducir este orden social de violencia. Lejos de garantizar educación sexual integral para educar desde la igualdad y empezar a deconstruir progresivamente los mandatos patriarcales, lejos de garantizar políticas públicas con partidas presupuestarias acordes hacen demagogia con nuestras vidas. Son esos mismos funcionarios y políticos los que cada día condenan a las mujeres a los peores trabajos y a salarios de hambre. Porque el patriarcado y el machismo persiguen como la sombra al cuerpo al capitalismo.

Es así como en las últimas semanas hemos visto casos de violencia de género donde el estado no hace nada, casos como el de Mirsa Ojeda, que hace menos de un año fue víctima por parte de un vecino que se obsesionó con ella, atacándola con un hacha y que la justicia le dió solo 7 años de cárcel, donde el ministerio de la mujer ni el gobierno han prestado la ayuda necesaria. También tenemos el caso de la ex mujer de un carabinero, quien tuvo que sufrir toda la violencia, viendo como este tipo quemaba su vehículo, y por último el caso de la profesora Sandra Pizarro, quien fue encontrada por sus familiares, con diversos golpes de gravedad en su hogar, donde el principal sospechoso es su ex pareja, al cual denunció tres veces por violencia intrafamiliar, de las cuales la misma profesora luego desistía, ella hoy pagó con su vida.

¿ Cómo hoy ha afectado la pandemia a las mujeres?

El COVID-19 irrumpió en el escenario internacional develando la brutalidad del sistema capitalista que hoy arroja a una gran mayoría de trabajadores a la incertidumbre en plena pandemia, o bien, viendo peligrar sus vidas por tener que seguir trabajando y con sistemas de salud cayéndose a pedazos en los países más pobres, pero que en las grandes potencias tampoco dan abasto. En particular, en Chile, la crisis por el coronavirus estalla en medio de un país convulsionado por la Rebelión Popular de octubre donde se puso en tela de juicio los 30 años de gobiernos post dictadura, donde todos los gobiernos de turno se encargaron de gobernar a favor de un puñado de empresarios y donde precisamente las mujeres, somos las más afectadas por estas herencias, junto con sostener sobre nuestros hombros el peso de una sociedad machista y patriarcal.

Las mujeres están sintiendo con particular fuerza el impacto de la pandemia. Se están perdiendo más empleos, pero al mismo tiempo están asumiendo más tareas no remuneradas en el hogar ante la inexistencia de la habitual red de apoyo para el cuidado de los hijos: abuelos, salas cunas o colegios. Este deterioro en la calidad de vida de las mujeres ya es una realidad, y el temor es que este escenario se profundice. Todo un cuadro que amenaza con esfumar los avances de inserción laboral femenina de la última década.

Es innegable que esta pandemia tiene rostro de mujer y que esta situación no es motivo de preocupación para el gobierno, muy por el contrario, somos las mujeres en los trabajos esenciales, como salud y alimentación la primera línea de batalla, lo que conlleva a situaciones que ponen en peligro la vida de las mujeres, que es trabajar hasta contagiarse corriendo el riesgo de morir.

Con el sistema en algunos casos de teletrabajo miles de mujeres hoy se ven agobiadas con dobles tareas en casa, todos los quehaceres del hogar y más encima el cuidado y la supervisión de las clases online de sus hijos de lo contrario y por no contar con quien cuide de sus hijos, muchas han perdido sus empleos. Ahora sin trabajo y en casa vuelven a ser invisibilizadas por el Estado, lo que apunta a que este segmento debe ser particularmente atendido, pero de manera integral. Más todavía si es que se tiene en consideración que el 42,4% de los hogares es liderado por una mujer, siendo el 31,1% monoparental.

La actual crisis y la dinámica del capitalismo están golpeando al conjunto de las mujeres, por eso necesitamos forjar esas alianzas poderosas entre las mujeres y los trabajadores de todo el mundo. Nuestra pelea es para poder transformar radicalmente las condiciones de vida de las mayorías populares. Liberar al conjunto de la humanidad de las cadenas de la explotación y opresión sólo puede ser posible conquistando la independencia política de la clase obrera, que tiene hoy casi un 50% de composición femenina.

Es por todo esto que este 25 de Noviembre nuevamente saldremos a la calle a recordarle a los Estados Capitalistas que estamos aquí , que seguimos luchando mas unidas que nunca y que seguiremos el camino que nos dejaron abierto nuestras referentes arriba mencionadas.

No mas violencia de genero!







Comentarios

DEJAR COMENTARIO