Mundo Obrero

CÓRDOBA / SINDICATOS

Acto por el Cordobazo: una puesta en escena pensando en el 2019

Sin plantear ningún plan de lucha, las centrales sindicales de Córdoba se movilizaron contra el plan económico de Macri. Carlos Tomada estuvo presente en el palco.

Martes 29 de mayo | 20:34

Las dos CGT de Córdoba realizaron este martes un acto para evocar los 49 años del Cordobazo y manifestarse contra la política del gobierno nacional. Luz y Fuerza, Gráficos, Smata, UEPC (docentes), Surrbac (recolectores de residuos), Suoem (empleados municipales) y el SEP (empleados provinciales) fueron algunos de los gremios que se concentraron. Participaron regionales de las dos CGT de Córdoba, Río Cuarto, Villa María, Bell Ville, Cruz del Eje, Punilla, San Francisco y Laboulaye. También estuvieron presentes CGT Nacional y Popular, CTA Córdoba, CTA Autónoma, Mesas de Unidad Sindical de Río Tercero, La Carlota y Huinca Renancó, Confederación de Trabajadores de la Economía Popular, Federación Universitaria de Río Cuarto y Federación de Cooperativas del Sur.

Aunque la jornada fue organizada por muchos sindicatos, la movilización no estuvo a la altura de la consigna convocante, ya que los únicos gremios que realizaron huelga fueron ADIUC (docentes universitarios, que están cumpliendo una huelga de 72 horas por paritarias), ATE y los dos gremios lucifuercistas del interior. Otros gremios realizaron abandono de tareas, pero la mayoría sólo movilizó a los cuerpos orgánicos. Al finalizar el breve recorrido de la marcha no hubo oradores; sólo se leyó un documento consensuado.

En el documento se reivindicó la gesta del Cordobazo, aunque se lo nombró como “el primer paro activo en la historia del movimiento obrero de Córdoba” y se planteó que el objetivo del levantamiento era “el fin de la dictadura y el regreso de la democracia en nuestra patria”.

El documento se pronunció contra las políticas del gobierno de Mauricio Macri como el pacto con el FMI, la reforma previsional, las exenciones impositivas a la megaminería, el tope a los aumentos salariales y la reforma laboral. También hubo críticas al gobierno provincial: “Córdoba ostenta el lamentable privilegio de haber sido la primera en modificar un convenio colectivo y en reglamentar el derecho de huelga con leyes provinciales de absoluta inconstitucionalidad”.

Finalmente, los adherentes al documento plantearon: “Nos hacemos cargo del legado de quienes lo concretaron hace 49 años y asumimos el compromiso de seguir expresando en unidad, solidaridad y organización la resistencia a estas políticas y el trabajo para construir alternativas políticas para que en democracia vuelva a reinar en nuestra patria la justicia social en una sociedad justa, fraterna y solidaria”. No se especificó con quién o quienes piensan los organizadores de la marcha construir dichas “alternativas políticas”, aunque la presencia de Carlos Tomada puede dar una idea de los objetivos que priman entre los organizadores de la marcha. Hablamos de quien protegió a José Pedraza, el asesino de Mariano Ferreyra, y avaló modificaciones en convenios colectivos de trabajo para incrementar la precarización laboral mucho antes que Jorge Triaca.

Sin plan de lucha no hay resistencia

El lunes, el sindicato de Luz y Fuerza realizó una asamblea para anunciar las próximas medidas contra el ataque que lleva adelante el gobierno provincial a su convenio colectivo de trabajo. Aunque una de ellas es “solicitar a las restantes organizaciones sindicales la convocatoria a un paro provincial”, en la movilización no se escuchó ninguna propuesta de esa índole. En declaraciones a los medios, algunos sindicalistas dijeron que corresponde a la CGT llamar a un paro nacional contra Macri.

El año pasado, en medio del feroz ataque que llevaron adelante el gobierno provincial, el municipio y los empresarios a los y las choferes de UTA, las centrales sindicales cordobesas no movieron un dedo. Ni siquiera cuando la Legislatura aprobó la ley antihuelgas a la que hizo referencia el documento leído hoy llamaron a una huelga. Tampoco lo han hecho en solidaridad con los trabajadores de EPEC, que son el blanco elegido por el gobierno desde hace dos meses. El motivo principal para esta pasividad es la alianza que preparan el kirchnerismo y los dirigentes sindicales afines hacia el 2019 con Schiaretti, “para ganarle a Macri”.

Un paro regional, en la perspectiva de una medida de fuerza a nivel nacional, podría ser el canal de expresión de los sectores populares que sufren el golpe al bolsillo. Un paro donde los sindicatos convoquen a todos sus afiliados por la reapertura de las paritarias para que los sectores sindicalizados no pierdan el 10 % de su salario. Un paro donde los trabajadores recorran cada aula de la universidad invitando a marchar al histórico aliado que es el movimiento estudiantil. Algo que los centros de estudiantes de hoy están muy lejos de hacer. Donde puedan confluir las voces del conjunto de los sectores oprimidos que hoy recorren las calles del país siendo protagonistas como las mujeres que están peleando por el aborto libre, legal, seguro y gratuito. Donde se rechace el pacto con el FMI y el pago de la deuda externa que es uno de los mecanismos de sometimiento del pueblo trabajador de los países dependientes.

El PTS en el Frente de Izquierda y el Movimiento de Agrupaciones Clasistas levantan estas propuestas para que los trabajadores no sean quienes, una vez más, paguen la crisis.







Temas relacionados

Movimiento de Agrupaciones Clasistas (MAC)   /    Juan Schiaretti   /    Tarifazo   /    Luz y Fuerza   /    Cordobazo   /    Paro nacional   /    Córdoba   /    Mundo Obrero   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO