LA PLATA

Acto a 41 años del ataque a la casa Mariani-Teruggi

Fue este sábado frente a la casa donde en un operativo conjunto del Ejército y la Policía Bonaerense secuestraron y desaparecieron a Clara Anahí Mariani Teruggi en noviembre de 1976.

Domingo 26 de noviembre | 11:32

Este sábado 25 se realizó el acto frente a la casa que hace 41 años era brutalmente atacada por un operativo conjunto del Ejército y la Policía Bonaerense al mando de Ramón Camps y Miguel Osvaldo Etchecolatz que asesinaron a los militantes Daniel Eduardo Mendiburu Eliçabe, Alberto Oscar Bossio, Juan Carlos Peiris, Diana Teruggi, Roberto César Porfidio y el secuestro, desaparición y apropiación de Clara Anahí Mariani Teruggi, quien tenía tres meses y hasta hoy se encuentra desaparecida.

El equipo de jóvenes acompaña a Chicha Mariani y a Elsa Pavón y que sostiene la casa abrió el acto haciendo referencia a que durante casi un año desde la casa pudieron hacer oir otra voz de denuncia y organización en el contexto de la dictadura. También mencionaron a Nilda Eloy como una gran luchadora y referente para muchas y muchos, palabras acompañadas por un fuerte y cálido aplauso de todos los presentes. Hicieron referencia a lade la ESMA tramo 3 así como a la lucha que nnos encontró este año en las calles exigiendo la aparición con vida de Santiago Maldonado y desde el hallazgo del cuerpo la exigencia por el esclarecimiento y justicia por su asesinato y la aparición con vida de Johana Ramallo, la joven desaparecida desde el 26 de Julio en nuestra ciudad en manos de las redes de trata.

Durante el acto se leyeron muchas adhesiones de diferentes referentes y organismos de derechos humanos, entre ellas de Nora Cortiñas de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora y Marta Vedio de la APDH quienes estaban invitadas como oradoras pero no pudieron asistir por otros compromisos.

Luego tomó la palabra Cristina Solano, responsable de la filial Rosario de la Asociación Anahí quien hizo referencia a la experiencia de la Asociación: en medio del terror de la dictadura algunas mujeres, no casualmente mujeres, se levantaron y comenzaron a demostrar que de la oscuridad podía surgir nuevamente la alegría, la luz, la esperanza. Hizo referencia al enorme trabajo de búsqueda que llevaron adelante desde Abuelas de Plaza de Mayo, asociación que nació el 21 de Noviembre de 1977, bajo la sombra de un jacarandá en la plaza San Martín, cuando se reunían por primera vez Mirta Acuña de Baraválle, Beatriz H. C. Aicardi de Neuhaus, María Eugenia Casinelli de García Irureta Goyena, Eva Márquez de Castillo Barrios, María Isabel Chorobik de Mariani, Delia Giovanola de Califano, Clara Jurado, Leontina Puebla de Pérez, Raquel Radio de Marizcurrena, Vilma Delinda Sesarego de Gutiérrez, Haydee Vallino de Lemos y Alicia Zubasnabar de De la Cuadra.

Elsa Pavón agradeció la presencia y el acompañamiento de todos y explicó que Chicha Mariani, quien el domingo pasado cumplió 94 años, no está en condiciones de salud para hacerse presente en el acto. Dirigió también unas palabras la cuñada de Diana Teruggi, quien recordó el momento en el que Diana les contó que estaba embarazada.

Marta Úngaro convocó a pelear para evitar la aplicación del nefasto y repudiado fallo del 2 por 1, para que a Etchecolatz no le otorguen el beneficio de la prisión domiciliaria y culminó sus palabras preguntándose ¿Hasta cuándo vamos a seguir buscando a Clara Anahí? Hasta encontrarla!

Luego cantó el conjunto vocal Kurruf Tahiel y finalmente culminó el acto con la obra de danzas y textos “Mujeres con puño y letra” de idea y realización de Cecilia Porfidio, cuyo padre Roberto Porfidio fue asesinado durante el ataque de hace 41 años, y Maine García, en homenaje a sus madres desaparecidas y sus abuelas que las criaron. Los músicos de la obra son Octavio Paulina en guitarra y Lucía Moccia Merchán en voz. Maine García del CeProDH dedicó unas palabras finalizada la obra convocando a las sentencias el próximo 29 de Noviembre en los juicios a dos miembros de CNU en La Plata y en ESMA tramo 3, a redoblar la lucha en contra de las domiciliarias como la recientemente otorgada al genocida Garachico y para evitar que se la concedan a Etchecolatz entre otros, reivindicando a la gran referente y luchadora por los derechos humanos Nilda Eloy y a los 30000 detenidos-desaparecidos.

Espontáneamente un estudiante secundario pidió el micrófono para cantar un rap de su creación en repudio a la dictadura y en homenaje a los militantes asesinados.








Comentarios

DEJAR COMENTARIO