Cultura

ROSARIO

Absolvieron al inspector del Café de la Flor, uno de los responsables de la muerte de Adrián Rodríguez

Pablo Akerman había inspeccionado el bar meses antes que el bajista de Raras Bestias muriera producto de una descarga eléctrica en octubre de 2015. Para sus familiares y amigos hay “sabor a impunidad”.

Úrsula Vivas

@ursulavivas

Martes 27 de noviembre | 16:06

La bandera que amigos y familiares llevan desde el comienzo en su reclamo por justicia

El 12 de octubre de 2015 Raras Bestias estaba tocando en el Café de la Flor, en el escenario una descarga eléctrica le quitó la vida a su bajista, Adrián Rodríguez, producto de una sucesión de negligencias. Hoy el funcionario de la Dirección General Inspecciones que realizó la última inspección en el lugar, Pablo Akerman, fue absuelto en las causas por incumplimiento de los deberes de funcionario público y falsificación de documentos públicos.

Foto: La Capital

Los fiscales Valeria Piazza Iglesias y Ademar Bianchini habían pedido 3 años de prisión condicional y 10 de inhabilitación, documentando que el bar no estaba en condiciones al momento que Akerman realizó la inspección. Para la fiscalía, el funcionario pasó por alto fallas en la instalación eléctrica, el tablero y la estructura del lugar; en el primer informe que realizó el 1 de abril de 2015 sólo observó cuestiones relacionadas a las luces de emergencia, cuando debiera haber pedido la clausura preventiva del lugar. El 6 de abril de 2015 Akerman vuelve a verificar el lugar y asegura que lugar estaba en condiciones, los fiscales aseguran que éste último fue adulterado porque el inspector nunca volvió al bar, con testigos que lo ratificaron durante el juicio; meses después ocurre la tragedia en la que fallece Adrián Rodríguez.

El sabor amargo de la impunidad

Familiares y amigos se acercaron al Centro de Justicia Penal para oír el fallo y todavía están a la espera de un segundo juicio para el dueño del local, Ariel Scharf, y el electricista Fernando Campodónico por homicidio culposo. Este proceso está frenado por la probation que solicitó el abogado de Ariel Scharf, pedido que fue denegado por el juez de primera instancia, por la Cámara de Apelaciones provincial y por la Corte Suprema de la Provincia. Ahora la defensa del dueño del Café de la Flor apeló a la Corte Suprema de la Nación, para “ganar tiempo”.

Rocío Arpires, amiga de Adrián y de Raras Bestias, calificó el fallo como “inesperado, muy doloroso, y con sabor a impunidad”, ratificando que la investigación de la fiscalía fue impecable, y que se presentaron pruebas y testigos que comprobaron lo sucedido.

“Sabemos que había un trasfondo político muy importante porque el socialismo desde el primer momento avaló al inspector, primero porque en los primeros meses del proceso ascienden a Akerman a un cargo superior, y luego le ponen de abogado a Héctor Superti, un ex ministro de Justicia de Santa Fe, que es un abogado que un empleado municipal no puede pagar con su sueldo, lo ampararon directamente” señaló. Familiares y amigos tenían un resabio amargo antes de la absolución, porque consideran que “tendrían que haber caído muchos más que Akerman, él la pifió, pero fue el primer eslabón”, sostuvo Arpires.

Llamativamente, a la sentencia del juicio asistió una treintena de empleados municipales a los que se les dio el día para que vayan a apoyar al inspector imputado.

El 3 de diciembre el juez presentará los fundamentos del fallo, y a partir de ahí la fiscalía puede presentar la apelación a la Cámara provincial. Mientras tanto, sus amigos aseguran que desde lo ocurrido toman más recaudos “porque el Estado no garantiza nada”.







Temas relacionados

trabajadores de la cultura   /    Negligencia   /    Café de La Flor   /    Rosario   /    Santa Fe   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO