Internacional

CHILE

Aborto en Chile: fallan contra los intentos de Piñera de restringir este derecho

El día de ayer, el gobierno de Sebastián Piñera sufrió una clara derrota política. Un fallo de Contraloría General de la República señaló que el protocolo para la aplicación de la ley de aborto en 3 causales, que el gobierno buscó restringir ampliando la "objeción de consciencia", "no se ajusta a derecho".

Pablo Torres

Comité de Redacción / Partido de Trabajadores Revolucionarios

Jueves 10 de mayo | 12:39

Mediante un fallo, Contraloría General de la República señaló que el protocolo para la aplicación de la ley de aborto en 3 causales, promulgado por Bachelet y que el gobierno de Sebastián Piñerabuscó restringir ampliando la "objeción de consciencia", "no se ajusta a derecho" debiendo "dejar sin efecto" la resolución del ministerio de salud.

En el fallo, además de razones de forma (que parece un instructivo y debiera pasar con esas formalidades a control preventivo de legalidad en Controlaría), de fondo señala que las instituciones de salud privadas que reciben fondos y subvenciones del estado no pueden reclamar la objeción de consciencia institucional pues tienen el "deber de dar cumplimiento a una función publica" para lo cual le han entregado recursos públicos. Por último, también declaró la excepcionalidad de la objeción de consciencia que venían evocando diversas instituciones a modo de regla.

El fallo es un golpe duro al Gobierno, que vivió varias crisis con el episodio del "protocolo". No solo las sacadas de escena del ministro de salud Emilio Santelices sino además tuvo que enfrentar, débilmente, la interpelación parlamentaria que vivió en el Congreso por parte de la exConcertación, y ahora esta derrota a manos de Contraloría, que deja sin efecto uno de los protocolos más polémicos y cuestionados de esta nueva administración, habida cuenta de la amplia simpatía de la población con el aborto en 3 causales. Ya el propio protocolo había abierto una crisis al interior de La Moneda, pues salió sin ser visto ni fichado por el Presidente Piñera, sino que fue una jugada "por atrás" del propio ministro de salud junto al segundo piso (Larroulet), que le trajo duras recriminaciones.

Es un golpe también a la Universidad Católica, su conservador rector Ignacio Sánchez, las redes privadas de salud que querían "objeción de consciencia" como institución y seguir recibiendo platas públicas; y es una derrota de la campaña de la iglesia y sectores conservadores y derechistas para limitar lo mas posible el aborto en 3 causales, ya de por si muy limitado.

Con ello, esta derrota del gobierno y el flanco frágil en salud, lo deja debilitado para asumir su agenda propia, y pone límites a ataques vía administrativa del gobierno para bloquear derechos. Y esto en un marco donde se siguen arrastrando problemas y crisis del gobierno, que lo empieza a configurar como un gobierno más débil que fuerte, con agudas contradicciones. Se ha manifestado en la imposibilidad de mantener el "control de la agenda" y los masivos cuestionamientos que sufre y a los que debe salir a dar respuestas: el "nepotismo" con el fichaje de su hermano como embajador de Argentina, que tuvo que dar pie atrás; ahora los cuestionamientos del viaje de Larrain a Harvard; que suman demasiados episodios de un gobierno que empieza a trastabillar y perder el control.

Estos flancos internos lo debilitan, y lo dejan más expuesto tanto a las luchas políticas en el Congreso, donde es minoría, como a los cuestionamientos sociales y las posibilidades de luchas. Teniendo en cuenta que está aún casi sin oposición política (vista la aguda crisis de la vieja Concertación; y política dialoguista del Frente Amplio) y casi sin oposición social de magnitud (en gran parte producto de la política anti-luchas y de diálogo social de las cúpulas sindicales y en menor medida estudiantil), estar mostrando sus propias fisuras, sus "errores no forzados" tan tempranamente, lo mantienen como un gobierno débil.

De eso hay que instalar una consciencia. No es un gobierno "fuerte" que pueda hacer y deshacer según sus propios planes y propósitos, más bien se aprovecha de amplias debilidades para enfrentarlo aún, cuya mayor es la frágil recomposición de las "calles", que le dan aires. Su música de "diálogo" y al "centro" (segunda transición, unidad, etc.) es más bien producto de su debilidad que su fuerza, por donde se pueden colar luchas y movilizaciones.

La "oposición" de la ex Nueva Mayoría está enteramente dividida, pero a través de un camino estrictamente "legal" y "parlamentario" como mediante reclamaciones, busca oponerse a Piñera defendiendo el "legado de Bachelet". Sin embargo, con ello podrán abrir crisis al gobierno, ponerlo a la defensiva, pero en ningún momento derrotarlo políticamente a él y a su agenda. Se proponen ser "oposición" para ganar las próximas elecciones y buscar mantener su "legado" de reformas ultra mínimas y parciales, negociadas con el régimen. El Frente Amplio tampoco se propone algo distinto, más bien empieza a ver con buenos ojos una unidad del "progresismo" en el parlamento y proyectado hacia el 2020.

La oposición vendrá de las calles. Las tomas y movilizaciones feministas, el movimiento estudiantil, y las luchas de los trabajadores deben unirse en un gran movimiento para derrotar a Piñera e imponer la agenda de las calles. No se trata de defender el aborto en 3 causales ni el "legado" bastante mínimo de Bachelet, sino de pelear por un derecho al aborto libre, legal, seguro y gratuito, garantizado por el Estado, para que no hayan más mujeres muertas o enfermas por abortar, avanzando a todos nuestros derechos. Se trata de una mínima cuestión de salud pública, que sin embargo, ni la derecha ni la vieja Concertación van a querer conceder.

Este y otros derechos, como conquistar protocolos independientes, triestamentales y resolutivos, independientes de las autoridades; terminar con el negocio educativo en defensa de la educación pública y gratuita, así como las demás demandas de los últimos años, en la calles, en unidad de explotados y oprimidos y de forma independiente, serán la clave para enfrentar a Piñera, sin confiar en el falso "progresismo" y su legado en los marcos del viejo régimen.







Temas relacionados

Chile   /    Aborto legal, seguro y gratuito   /    Sebastián Piñera   /    Michelle Bachelet   /    Aborto   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO