NEUQUÉN

ATEN: ¿Quién y cómo define nuestro pliego?

A cinco días de la primera reunión de Paritaria docente nacional y a tono con el gobierno de Alberto Fernández, el MPN sugiere que debido a los números de la macroeconomía no se puede continuar con la recomposición trimestral atada a la inflación.

Yazmín Muñoz Sad

Agrupación Negra en ATEN

Raúl Esparza

Consejero escolar Distrito VIII y Docente del CPEM 40

Miércoles 5 de febrero | 19:12

En 2019 el gobernador llamó a los sindicatos a discutir salarios el 14 de enero. Este año la primera reunión donde se discutiría salario con aten (Asociación de Trabajadores de la Educación de Neuquén) se realizó el 4 de febrero y fue solo para “recoger los planteos del gremio” pasando a un cuarto intermedio para el martes 11 de febrero.

A cinco días de la primera reunión de Paritaria docente nacional y a tono con el gobierno de Alberto Fernández, el MPN sugiere que debido a los números de la macroeconomía no se puede continuar con la recomposición trimestral atada a la inflación y que “no hay que enamorarse del método sino del resultado”. Y a pesar de la insistencia de la dirigencia de aten en poner fecha a la negociación salarial solo dieron un cuarto intermedio para seguir discutiendo los temas pendientes del año pasado: puntos para cargos directivos de supervisión y la compensación de gastos por material didáctico.

Según indica el diario Rio Negro “…la expectativa del sindicato docente era llevarse una fecha para comenzar a discutir la pauta salarial de este año, desde el gobierno no se dio ninguna señal sobre una posible convocatoria.” Es decir que la discusión salarial con el gobierno aún no comenzó y para cuando se inicie, la única propuesta de la conducción TEP de aten es el mantenimiento de la cláusula de indexación trimestral.

Todos los eneros aparecen noticias en los diarios alrededor del déficit de la caja previsional provincial, la baja en la recaudación por cuestiones relacionados con los vaivenes del precio del petróleo y el alto impacto de la masa salarial de los empleados estatales sobre el presupuesto provincial. Como preparación del terreno para las discusiones salariales a la baja con los sindicatos y para ir avanzando en recortar derechos golpeando en las líneas más débiles.

Nunca se dice en esos medios de comunicación, salvo cuando los legisladores del Frente de Izquierda hacen denuncias al respecto, cuántos son los ingresos reales de la provincia y quiénes son los sectores beneficiados por ellos. Porque claramente si se pusieran los números sobre la mesa, se vería que los principales beneficiados en la provincia de Vaca Muerta son las petroleras y con ellas todos los negocios de los amigos del poder relacionados con esa industria.

En esa ecuación la vivienda, la salud, la educación y el trabajo son las que llevan las de perder.

Por eso es un planteo maniqueo y remanido sacar a relucir los problemas financieros del gobierno de Vaca Muerta cuando hay que discutir el salario y las condiciones de vida de la clase trabajadora.

Y es una política consciente de las conducciones actuales de los sindicatos estatales la de permitir que el gobierno establezca las condiciones de la negociación. Reduciendo las expectativas de las y los trabajadores a la mínima expresión: no perder lo mínimo conquistado.

La mayoría de los sindicatos a nivel nacional y local han ido integrándose cada vez más a los gobiernos, convirtiendo su rol en representante de los intereses gubernamentales/patronales más que de los trabajadores a quienes representan. Y eso se expresa en que el único momento de expresión de la base es en las elecciones sindicales. Por ello sin ningún tipo de consulta en asambleas o espacios de base inventan puntos reivindicativos y limitan la discusión a eso sometiendo después el resultado de esa negociación a la aprobación o el rechazo de la base. En un mecanismo de enajenación de la capacidad política de los trabajadores de analizar el contexto internacional, nacional, provincial y en ese marco tomar decisiones relativas a sus necesidades inmediatas y a su interés colectivo como parte de una clase social, que tiene intereses enfrentados con las patronales.

En la provincia de Vaca Muerta, por ejemplo ¿por qué las y los trabajadores tenemos que limitarnos a regatear el precio de nuestra fuerza de trabajo en lugar de discutir cuál debería ser el destino de las ganancias que surgen del subsuelo y cuál sería la mejor forma de hacerlo sin hipotecar el futuro ni destruir el medioambiente? Porque las dirigencias actúan para reforzar esa ideología que dice que los trabajadores tienen que ir “de la casa al trabajo y del trabajo a la casa”, ya que de la política se ocupan otros, los que saben y defienden los intereses de los dueños de todo.

Marcelo Guagliardo ayer en las puertas de la reunión con el gobierno dijo que se haría asamblea cuando haya una “propuesta concreta para discutir”. ¿Es decir que la conducción TEP ya definió que el único reclamo que tiene el sindicato es mantener la cláusula gatillo, los puntos para algunos cargos que ellos definen arbitrariamente y los gastos de material didáctico? ¿Y esperan una respuesta sobre eso que luego los demás deberemos votar por la positiva o la negativa? ¿Por qué las y los docentes no tenemos oportunidad de debatir entre todos, la orientación que los gobiernos le vienen imprimiendo a la educación pública a través de sus reformas educativas y las definiciones presupuestarias?¿Por qué no podemos tener un espacio de discusión de la implementación de la falsa inclusión y su impacto en la educación de niños y jóvenes y en los cuerpos de las docentes; por qué tenemos que seguir naturalizando el doble turno o las 36 hs para llegar a un salario que nos permita vivir; por qué se exigen puntos para algunos cargos y se sigue acrecentando la brecha que habíamos logrado acortar entre el salario de primaria, Media y Terciaria; por qué la conducción TEP repudia en comunicados la adhesión del MPN al programa “Liderazgo Social y educativo” organizado por la ONG Enseña por Argentina y no lo pone en discusión entre las y los docentes para dotarnos de herramientas colectivas para rechazarlo efectivamente; por qué no podemos hacer un listado propio de necesidades edilicias para todos los niveles comenzando por el Inicial que carece de la cantidad de jardines necesarios para cubrir la necesidad de una población en permanente crecimiento; por qué no podemos discutir cuál es la realidad en la mayoría de los establecimientos educativos que deben hacer malabares para poder dar todos los días un miserable refrigerio a las y los estudiantes; por qué no podemos saber cuales son los números con los que el MPN explica el déficit de la caja previsional y discutir una salida de los trabajadores para ese problema?

El doble discurso del gobierno y la conducción TEP nos dice que somos trabajadores intelectuales mientras nos niega en los hechos la posibilidad de construir un proyecto educativo y discutir las condiciones materiales necesarias para llevarlo adelante.

La historia de aten es rica en herramientas de información, debate y construcción desde la base de pliegos de reivindicaciones y organización de los métodos para conquistarlos. Sin embargo la conducción del TEP viene tratando de modificar esto para asemejarse cada vez más al funcionamiento de la CTERA y otros sindicatos burocráticos. Funciona reuniendo al Plenario de secretarios generales sin asambleas de seccional que se expresen sobre todos los problemas que atravesamos. Por ello desde la agrupación Negra creemos que necesitamos en forma urgente un Encuentro provincial de trabajadoras y trabajadores de la educación para construir nuestro pliego de reivindicaciones que excede largamente la necesaria recomposición salarial, verdaderamente acorde a la inflación. No queremos conformarnos con las migajas que los gobiernos nos tiran a los trabajadores y a la juventud. Para poder desarrollar una práctica educativa crítica, queremos ser protagonistas de las definiciones de política educativa y no solo a través de representantes que no nos consultan ni consideran nuestra opinión.

La estrategia de ir a pedir lo mínimo y con el sólo acuerdo de un Plenario de secretarios generales que no consulta a sus representados nos muestra débiles ante el gobierno y lo único que garantiza es que el gobierno nos imponga sus planes. Un encuentro de trabajadoras y trabajadores de la educación que vaya delineando las demandas y asambleas que mandaten al Plenario serían las herramientas necesarias si verdaderamente queremos que no se imponga la línea de los gobiernos de Fernández y Gutiérrez de suma fija para el salario y callarnos en todos los demás planos de nuestro hacer.

Tenemos que construir el pliego con el cual ir a la próxima mesa de negociación y además demostrarles a Gutierrez, Storioni y sus funcionarios, que estamos dispuestas a defenderlo y para eso nos organizamos. Y en el mismo sentido tenemos que construir la unidad desde las asambleas con los trabajadores estatales y judiciales para sostener los derechos previsionales conquistados y extenderlos a los sectores más desfavorecidos.

Las y los militantes que sostenemos esta perspectiva te invitamos a sumarte a la Agrupación Negra de aten para fortalecer una línea democrática, combativa e independiente de los gobiernos y las patronales.







Temas relacionados

Neuquén    /    ATEN   /    Docentes   /    Neuquén

Comentarios

DEJAR COMENTARIO