Sociedad

Abuso policial en Córdoba

A un mes del asesinato de Blas Correas, aún se está lejos de la justicia

Desde el poder político y judicial de Córdoba, intentan reducir el foco de la causa en los autores materiales inmediatos del caso, dejando intacta la trama de encubrimiento y complicidad. La familia renovó el reclamo por justicia y el gobernador sigue en silencio.

Domingo 6 de septiembre | 21:31

Al cumplirse el primer mes del asesinato de Blas Correas por parte de la policía de Córdoba se conocieron nuevos elementos de la noche de los hechos. A lo ya conocido sobre la balacera y el intento de encubrimiento al querer plantar un viejo revolver oxidado, se sumó todo el entramado realizado directamente en el edificio de la jefatura de la policía y en la esquina que fue detenido el Fiat Argos en donde viajaban los cinco jóvenes.

Hace un mes me estaba enterando de la peor noticia que me podía dar la vida. Te prometi que no iba a descansar hasta...

Publicado por Soledad Laciar en Sábado, 5 de septiembre de 2020

El periodista Juan Federico reveló que cuando Soledad Laciar, madre del joven, y el hermano, Juan, llegaron a la esquina de Chacabuco y Corrientes, los efectivos policiales no la dejaron acercarse al auto ni ver a Blas, los obligaron a ir a la jefatura ubicada en Avenida Colon. Hasta ese momento ella creía que había sido asesinado por ladrones. Al llegar a la jefatura había un fuerte operativo policial y no los dejaban ingresar por “los protocolos de COVID-19”. Dentro de la jefatura, había policías interrogando al conductor del auto y su novia (esta última menor de edad), sin acusación concreta ni mucho menos abogado defensor. Intentaban hacerlos cargo de la muerte de Blas por no haber frenado el auto. Esta acción solo concluyo cuando una conocida de la familia, con experiencia en Tribunales, logró ingresar y cortar con este accionar ilegal.

En tanto, en Chacabuco y Corrientes, se supo de varias irregularidades más. Entre ellas el tiempo que se tardó en notificar al fiscal, al menos 40 minutos, y que, durante ese periodo, gran cantidad de policías, sin ningún tipo de control estaban revisando el auto y manipulando la escena del crimen. Este tipo de acción coordinada, en pleno centro de la ciudad y dentro de la jefatura misma, acrecienta las sospechas en la familia de que desde la fiscalía se quedan cortos con las nueve imputaciones y los cuatro policías presos.

Todo un mecanismo para garantizar la impunidad de los policías se puso en movimiento desde el primer momento del crimen, y está saliendo a la luz. La eficacia y velocidad con lo que se realizó este mecanismo, que incluía desde un viejo revolver en el baúl de un patrullero hasta el interrogatorio dentro del edificio central de la policía, habla de lo que siempre se denunció desde distintos organismos antirrepresivos, que hay un aparato aceitado para encubrir el accionar policial sobre la juventud y los sectores populares.

Te puede interesar: "El comisario Cumplido se "plantó" como testigo para salvar al policía que mató a mi hijo"

Van a tener la mala suerte de conocerme pidiendo justicia. Nadie va a pararme. Este sistema de mierda va a tener que hacerse responsable, del primero al último.
#JusticiaPorBlas

Publicado por Soledad Laciar en Domingo, 6 de septiembre de 2020

Hay dos cosas más sobre lo que no se sabe nada. Uno es el motociclista que tuvo un incidente de tráfico con los chicos y los habría denunciado. Esa supuesta denuncia sería el motivo del operativo y la justificación del accionar policial, cómo si la mera denuncia de un intento de robo permitiera a los efectivos disparar por la espalda. Sobre esa persona no hay novedades ni está identificado. Sobre el otro punto que nadie pudo dar respuestas es el motivo que los dos agentes masculinos que dispararon sobre el auto estaban armados y cumpliendo tareas en la calle a pesar de tener causas por encubrimiento y privación ilegítima de la libertad por las cuales están a la espera de un juicio. Los rumores afirman que se debió a presiones políticas de dirigentes del peronismo provincial. Es vox populi en la provincia que para entrar a la policía se necesita un aval político.

Hace un par de semanas se conoció que desde la fiscalía buscaban imputar por resistencia a la autoridad a Juan Cruz, amigo de Blas que conducía el auto. Se trató de una maniobra para intentar embarrar la causa.

En tanto, el silencio mayor que hubo este mes, es el del gobernador Schiaretti, quién es incapaz de dar una respuesta al accionar de una policía sobre la que se jactaba tener un control absoluto.

La madre, Soledad Laciar, hizo dos publicaciones en redes sociales este domingo donde promete que no descansará hasta hacer justicia y que “este sistema de mierda va a tener que hacerse responsable, del primero al último”. En tanto este domingo, en Twitter, #JusticiaporBlas se convirtió en tendencia haciendo resonar el reclamo de justicia.







Temas relacionados

abuso policial   /    Córdoba   /    Juan Schiaretti   /    Policía de Córdoba   /    Belgrano de Córdoba   /    Policía del gatillo facil   /    Libertades Democráticas   /    Córdoba   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO