Géneros y Sexualidades

¡NI UNA MENOS!

A seis años de su asesinato, la lucha de Marisela Escobedo sigue vigente

Viernes 16 de diciembre de 2016 | 23:25

El día de hoy se cumplen 6 años del asesinato de Marisela Escobedo, luchadora incansable en contra del feminicidio. Su caso se ha vuelto emblema del cinismo y la impunidad con la que actúan las autoridades del Estado de Chihuahua en el seguimiento de los casos de feminicidio.

Marisela Escobedo se ha vuelto un icono de la lucha que las madres que buscan a sus hijas desaparecidas. Madres que se ven orilladas a encabezar la lucha contra el fenómeno del feminicidio y la desaparición de mujeres.

Escobedo encabezó una lucha para exigir juicio y castigo a Sergio Barraza, asesino de su hija Rubí Fraire Escobedo. En abril de 2010, los jueces: Catalina Ochoa Contreras, Netzahualcóyotl Zúñiga Vázquez y Rafael Boudid declararon a Sergio Barraza Bocanegra inocente por falta de pruebas, aun cuando éste dio las pistas que llevaron a encontrar el cuerpo de la víctima y confesar que él había asesinado a Rubí.

La ’justicia’ tiene la última palabra

Este hecho de impunidad se suma a una infinidad de casos documentados, donde las autoridades han fabricado chivos expiatorios para dar respuesta a las denuncias de desaparición de mujeres. Tal es el caso de Gustavo González Meza alias ‘La Foca’ y Víctor García Uribe ‘El Cerillo’, dos choferes de camiones de carga, quienes fueran torturados para ’confesarse’ culpables del caso de Campo Algodonero, donde fueron encontrados 8 cuerpos de mujeres en 2001.

Otro caso es el de David Meza, primo de Neyra Azucena Cervantes desaparecida en mayo de 2003, a quien las autoridades del Estado de Chihuahua declararon culpable del asesinato de su prima, aún cuando se logró comprobar que en el momento de la desaparición de Neyra, David se encontraba trabajando en el Estado de Chiapas.

La historia de Marisela Escobedo resulta doblemente indignante. No sólo por el actuar de los jueces, sino porque meses más tarde, luego de sostener un plantón para exigir justicia en el caso de su hija, fue asesinada frente al Palacio de Gobierno en la capital del Estado de Chihuahua.

Las investigaciones resultan inciertas.

La versión oficial que se divulgo a pocos días de su asesinato, apuntan a que se trato de un conflicto entre integrantes de "La Línea" y " Los Zetas", grupo al que se vinculó a Barraza. Otras versiones aseguran que, dado que la administración de Reyes Baeza no había podido resolver el conflicto, César Duarte, quien asumió el gobierno de Chihuahua en octubre de 2010, debió tomar cartas en el asunto, ante los alcances a nivel nacional e internacional que comenzaba a tomar la lucha de Escobedo.

Lo cierto es que a dos días del asesinato de Marisela Escobedo el caso tomó un rumbo nuevo y el Supremo Tribunal de Justicia del Estado suspendió a los jueces que declararon inocente a Sergio Barraza. En 2012, se detuvo a José Enrique Jiménez Zavala ’el Wicked’ acusándolo de ser él quien asesinó a Marisela, sin embargo, este nunca fue reconocido por testigos del hecho.

Marisela, emblema de la lucha de las mujeres

El pasado 25 de noviembre, a un mes de haber asumido el puesto como nuevo gobernador del Estado de Chihuahua, el panista Javier Corral, llevó flores a la placa que recuerda el lugar del asesinato de Marisela, en conmemoración del Día Internacional de la Lucha en contra de la violencia hacia las mujeres. Una burla a la memoria de Marisela quien denunció incansablemente la implicación de las autoridades para invisibilizar el fenómeno del feminicidio, razón por la cual fue asesinada frente a decenas de cámaras que resguardan el palacio de gobierno.

Hoy, a 6 años de su asesinato, Gabino Gómez, responsable del área de personas desaparecidas del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (Cedhm) y representante de la familia de Marisela anunció que el caso de Escobedo será llevado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

A mismo tiempo Imelda Marrufo, directora de la Red Mesa de Mujeres, anunció que se solicitará a la nueva administración reabrir el caso, luego de que éste fuera cerrado durante el gobierno de César Duarte en 2014, tras el asesinato de José Enrique Jiménez Zavala ’El Wicked’ ese año, y el asesinato de Sergio Barraza Bocanegra a manos del ejército en Zacatecas, en noviembre del 2012.

¡Su lucha, es nuestra lucha!

Desde la organización de mujeres Pan y Rosas, nos parece de suma importancia recalcar que a 6 años del asesinato de Marisela Escobedo ¡su lucha sigue vigente!
El asesinato de Marisela Escobedo, el entorpecimiento de las investigaciones en su caso, y las amenazas que aún en la actualidad operan contra su familia, tienen implícito un claro mensaje aleccionador para todas aquellas mujeres que se atrevan a tomar en sus manos las investigaciones sobre los asesinatos de sus hijas, con independencia de las autoridades, retando de esta manera al Estado y sus instituciones.

Es claro que ante el fenómeno del feminicidio, que horroriza a Ciudad Juárez desde hace décadas, y que actualmente se ha extendido a nivel nacional quitándole la vida a 7 mujeres diariamente, ninguno de los partidos del régimen tienen el mínimo interés de tomar cartas al respecto. De hecho, muy por el contrario de lo que nos quieren hacer creer, este hecho sirve a su favor como advertencia de que las mujeres pobres, jóvenes y trabajadoras estamos condenadas a vivir con miedo en este sistema.

Por ello, Marisela Escobedo es un ejemplo de que para enfrentar la violencia que a diario vivimos las mujeres, la única salida es la organización de miles de mujeres con independencia de las autoridades, para que juntas salgamos a las calles a darle voz a las que se les ha sido arrebatada, para gritar muy fuerte ¡Ni una menos! ¡Si tocan a una, nos organizamos miles!






Temas relacionados

violencia contra las mujeres   /   Feminicidio   /   Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO