Política

PASO 2017

A piacere: burda maniobra de Cambiemos en el conteo de votos

Bajo la órbita de esta “democracia”, quienes gobiernan manipulan el resultado de las urnas en su propio beneficio. Ganadores y perdedores según quien sea el dueño de la pelota.

Martes 15 de agosto | Edición del día

En el marco de la democracia burguesa, llegado al momento de votar y llevar adelante el proceso electoral, quienes gobiernan hacen durante este proceso cuanta maniobra les resulte beneficiosa para reafirmarse en el poder.

La maniobra de Cambiemos no es novedad. Alrededor de las 22 horas del domingo, cuando iban apareciendo los primeros resultados, el oficialismo afirmó en pleno prime time televisivo haber vencido a Cristina Kirchner en la Provincia de Buenos Aires, con una supuesta diferencia de entre 5 y 6 puntos. Se había escrutado cerca del 20 % del padrón.

Desde entonces CFK recortó distancias cada vez que se cargaban nuevos votos. En la madrugada, cerca de las 3:30, la diferencia se acortó a 0,07 % respecto a Esteban Bullrich, lo que en números absolutos daba que la diferencia ascendía a 6.915 votos. Con esos datos el Ejecutivo detuvo el escrutinio provisorio, cuando se habían escrutado el 95,68 % de las mesas.

Hasta entonces CFK ganaba en las secciones Primera y Tercera (gran parte del Conurbano Bonaerense). En el resto de las secciones ganaba Cambiemos.

La burda maniobra, en uno de los distritos donde se define la elección nacional, significó que Cambiemos saliera a difundir un triunfo holgado de Esteban Bullrich sobre Cristina Kirchner cuando faltaba escrutar casi el 80 % de las mesas.

¿De qué trata la maniobra?

Primero la opereta mediática con bombos y platillos festejando el triunfo, pero con una clara intención de polarizar la elección entre los tradicionales partidos que se disputan la elección para que el votante tenga que decidir entre dos opciones, que como denuncia el Frente de Izquierda intentan borrar las demás alternativas a votar que se presentan en la elección creando fantasmas de todo tipo.

Los que hoy denuncian la manipulación y la maniobra de Cambiemos son en verdad experimentados ingenieros electorales que esta vez tuvieron que jugar de denunciantes y no de manipuladores.

Como resultó en octubre del 2015, ante los porcentajes que mostraban a Macri acercándose a Scioli, los conteos empezaron a detenerse y al día siguiente se conocieron los resultados que confirmaban que había prácticamente empate: Scioli se imponía a Macri por una diferencia de sólo el 0,7 % de los votos cuando se llevaban escrutadas el 86,25 % de las mesas. Se confirmaba la segunda vuelta para un mes más tarde, el 22 de noviembre. En esa oportunidad tenía “la pelota” en su poder el Frente para la Victoria y Cambiemos denunciaba la manipulación.

Lo mismo sucedió con María Eugenia Vidal, quien con el 92,23 % de las mesas escrutadas, derrotaba al entonces jefe de Gabinete Aníbal Fernández en la carrera por la Gobernación bonaerense, por 39,81 % a 34,81 %, resultados que no se conocieron hasta la madrugada del lunes.

Horas más, horas menos, días o semanas en que se difunden los resultados exactos, no le limpian el prontuario a ninguno de los actores en cuestión. Tanto desde Cambiemos, responsable de esta última elección, así como el peronismo en todas sus variantes, la clave es la polarización entre los candidatos para sumar votos.

En el balotaje entre Scioli y Macri el discurso del Frente para la Victoria pasaba por “se viene la derecha, el ajuste, la entrega del país”, todas cuestiones que en la actualidad del Gobierno de Cambiemos se aplican sobre las espaldas de los trabajadores. La polarización de aquel momento, que no les alcanzó para superar el triunfo de Macri, estuvo vacía de medidas concretas para evitar que hoy el macrismo haga su ajuste.

Así lo demostraron los 18 meses de gestión del actual Gobierno, con Cristina “guardada”, con divisiones y traiciones en el PJ, vendidos y socios que hoy forman parte de Unidad Ciudadana en un nuevo intento de traer soluciones mágicas para el pueblo trabajador.

La realidad de la polarización y las groseras maniobras electorales tienen consecuencias sobre los millones de votantes que consideran el sufragio una forma de cambio, condena o esperanza en que vengan momentos mejores.

Pero en concreto, nada de eso ocurre ya que quienes están detrás de los publicitados proyectos políticos que salvarían al país son los mismos personajes, reciclados muchas veces, que no pueden contener ni ideológicamente ni en las urnas a quienes gobiernan.

Burda manipulación

Al comienzo de esta semana el kirchnerismo aseguró que trabajadores del Correo Argentino denunciaron la maniobra y hacían correr algunos datos, que posiblemente sean reales. Pero quienes exigen la “transparencia” son quienes no acompañaron con medidas que enfrenten al actual gobierno para frenar el ajuste.

Meramente son declaraciones bien pensadas para el armado electoral, pero muy lejanas a las necesidades que tienen los millones de votantes ante los despidos, los tarifazos y la precariedad laboral llevada adelante por cambiemos.

“¿Hasta cuándo nos van culpar de este papelón internacional a los trabajadores de Correo? No tenemos nada que ver con este bochorno. Hoy a la madrugada se paró el conteo POR ORDEN del Ministerio del Interior, la carga de datos corresponde a una empresa privada, busquen ahí a los responsables de este fraude”, decía el mensaje que circuló en redes y grupos de Whatsapp.

La denuncia de trabajadores del correo, desmentida por la patronal estatal pero difundida muy ampliamente, no hace más que mostrar un sistema electoral plagado de maniobras con las que los partidos que preparan la elección se manejan con total impunidad mientras los electores esperan los resultados.

Más allá del polémico desenlace y del empate técnico provisorio, el gran problema que queda planteado es que la polarización que quieren seguir instalando en Provincia busca también evitar que surja una expresión profunda de resistencia al ataque del Gobierno que, con resultados que juzga favorables, puede intentar un nuevo avance en sus planes.








Temas relacionados

Unidad Ciudadana   /    Elecciones 2017   /    Cambiemos   /    PASO   /    Cristina Fernández de Kirchner   /    Provincia de Buenos Aires   /    Parlamentaria   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO