Política Venezuela

DIÁLOGO ENTRE EL GOBIERNO DE MADURO Y LA OPOSICIÓN

A pesar de un día de tensión sigue el diálogo y los acuerdos entre el chavismo y la oposición

El miércoles 23 estuvo marcado por declaraciones altisonantes entre el chavismo y la oposición, por abajo se siguen tejiendo acuerdos contra los trabajadores y el pueblo.

Jueves 24 de noviembre | Edición del día

La oposición y la MUD vienen cruzando fuego mutuamente en torno a supuestos incumplimientos de parte de los acuerdos en el diálogo que llevan a cabo, pero este miércoles tuvo su punto álgido luego de que la oposición denunció que el gobierno se había levantado de la mesa. Pero el día también tuvo sus sorpresas con la inesperada presencia en el país del Subsecretario de Estado para Asuntos Políticos, Thomas Shannon, según trascendió al comenzar la noche de este miércoles, así como la presencia del ex presidente del Estado Español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Crónica de los dimes y diretes

En un día de enredos, la oposición sostuvo que el diálogo con el gobierno quedó congelado supuestamente porque representantes del gobierno de Maduro no habrían asistido a dos reuniones de las mesas técnicas pautadas la noche del martes y que se realizan secretamente. El secretario ejecutivo de la oposición aglutinada en la MUD sostuvo que: "Puedo confirmar que el Gobierno, de manera irresponsable, congeló el proceso de diálogo al dejar de asistir a dos reuniones de la comisiones técnicas convocadas para anoche (martes)". En el mismo sentido se expresó Capriles al sostener que "Maduro se paró de la mesa del supuesto diálogo. Nunca cumplió, quedó en evidencia frente al mundo y hasta del Papa se burló”.

Pero Maduro, reafirmó desde el Palacio de Miraflores junto a José Luis Zapatero, en horas de la tarde, que la mesa de conversaciones que se instaló a fines de octubre, con la mediación del Vaticano "seguirá avanzando", pese a las dificultades que dijo existen, sin hacer ninguna alusión a las supuestas inasistencias denunciadas por la oposición derechista. Maduro resalto que "en este momento pudiéramos decir que la mesa de diálogo sigue avanzando".

Entre los dimes y diretes, sobre si cumplen o no lo acordado, surgen como argumentos que el no avanzar en los supuestos acuerdos serían por las diferencias internas que en cada sector se viviría en torno al diálogo, aunque es del lado de la oposición que estas divisiones son más a la luz pública a diferencia del lado del chavismo que no se expresan abiertamente aunque se sabe que existen.
Leyendo en entre líneas las afirmaciones de Zapatero se desprendía que tanto el gobierno y la oposición no estarían cumpliendo al menos los aspectos que se hicieron públicos, al sostener que al subrayar como esencial que las partes cumplan con sus cuotas respectivas de los acuerdos "con la flexibilidad que es lógica en estos procesos" y que respeten el compromiso con el manifiesto que ambas acordaron por “una convivencia en paz”.

La oposición y el Gobierno de Venezuela iniciaron conversaciones formales a fines de octubre y acordaron establecer mesas técnicas, siendo que la última reunión fue de dos días, el 11 y 12 de noviembre, donde acordaron reunirse periódicamente para evaluar los avances de las comisiones. El próximo encuentro estaba pautado para el 6 de diciembre.

En la última reunión pública de noviembre, el chavismo y la oposición acordaron la llamada “hoja de ruta” que se hizo pública con el nombre de “Convivir en paz”. Aunque evidentemente, producto del fuerte hermetismo en el que se desarrollaron estos últimos encuentros, así como las reuniones que en forma secreta se realizaron luego del primer encuentro del 30 de octubre, los detalles más específicos de lo que realmente se estaría acordando no se hicieron públicos, más allá de la declaración conjunta y cinco puntos anunciados sobre cuestiones más inmediatas.

El corolario de la jornada lo puso Capriles ya al final de la noche al declarar que se habría reunido por la mañana con Thomas Shannon, cuya presencia en el país no había sido anunciada por ningún medio ni por el gobierno como es usual con las visitas del el subsecretario de Estado de EE.UU. para asuntos políticos. “Yo me imagino que el subsecretario tiene que estar preocupado porque entre la última vez que vino y ahorita nada ha cambiado en Venezuela", dijo Capriles a los periodistas sin ofrecer más detalles del encuentro.

La última vez que el subsecretario de Estado de EE.UU. visitó Venezuela fue el 31 de octubre, un día después de instalada la mesa de diálogo entre el gobierno de Maduro y la oposición y durante su visita sostuvo encuentros, por separado, con ambos sectores políticos. Es que a la intermediación directa del Vaticano le faltaba el aval directo de Obama al proceso del diálogo iniciado entre el chavismo y la oposición. Evidentemente el Papa Francisco se habría asegurado el apoyo de Estados Unidos para asumir el riesgo de actuar como mediador y no terminar en un fiasco, habida cuenta de la alta tensión de una crisis que amenazaba (y amenaza) profundizarse.
Te puede interesar: Thomas Shannon llega a Caracas para apoyar el diálogo entre el gobierno de Maduro y la oposición

Chavismo y oposición buscan arrancarse concesiones

No hay que llamarse a engaños, tanto los movimientos de la oposición este miércoles como las reacciones del gobierno, y las declaraciones mediáticas altisonantes, serían para presionar aún más entre las partes hacia el próximo encuentro del 6D, y ver cómo se arrancan concesiones cada una de las partes.
Aunque la oposición hasta el momento ha tenido poco que ofrecer como cartas públicas que puedan contener no solo a sus seguidores políticos, sino también a las propias fuerzas que componen la MUD, a no ser la liberación de uno de los detenidos por el gobierno de Maduro lo que consideran muy poco y les aumenta la crisis interna. Por el lado del gobierno ya sea por las tensiones internas dentro del PSUV como por el temor de aparecer haciendo demasiadas concesiones, lo hacen ir y venir en el diálogo en curso, buscando respiro.

Pero los acuerdos que han comenzado a tomar más forma en los encuentros a puertas cerradas tienen un carácter profundamente antipopular y antiobrero, en el marco de un reordenamiento político que es funcional a los intereses materiales y políticos tanto de los partidos mayoritarios, de los sectores económicos dominantes y hasta del propio imperialismo.

La presencia de Thomas Shannon en el país, así como la de los llamados “facilitadores” internacionales con Rodríguez Zapatero a la cabeza, y la marcante presencia del Vaticano, poco indicaría que alguna de las partes se levante de la mesa de diálogo, ambos saben que no les conviene políticamente, y trabajan para marcar la cancha.

No fueron casuales las declaraciones de Maduro en la tarde, las del propio Zapatero, y el anuncio de Capriles de su reunión con el representante de Obama, y apuntan en el sentido que el diálogo sigue su curso, aunque se forcejea por cómo cada uno le arranca más concesiones al otro, en la articulación de pactos y acuerdos que se realizan no solo a espaldas del pueblo sino contra el pueblo y las clases trabajadoras.

Te puede interesar: Chavismo y oposición discuten una transición pactada de nueva forma de dominio político




Temas relacionados

Política Venezuela   /    Venezuela   /    Henrique Capriles   /    Mesa de Unidad Democrática (MUD)   /    Thomas Shannon   /    Nicolás Maduro   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO