Política Estado Español

OFENSIVA REPRESIVA

¿A la cárcel por cantar contra la monarquía?

Esta semana se define el pedido de condenas al rapero Valtonyc y a Pablo Hasel, ambos perseguidos por las letras de sus canciones y sus tuits.

Martes 30 de enero | 20:06

Foto: Pablo Hassel y Valtonik en una entrevista.

La escalada represiva mediante la criminalización judicial de artistas, periodistas y tuiteros no tiene fin. Esta semana se definen dos casos absolutamente escandalosos.

El rapero Valtonyc, previamente condenado a 3 años y medio de cárcel por la Audiencia Nacional por las letras de sus canciones, espera la resolución del Tribunal Supremo a su apelación. La máxima instancia judicial definirá si deja firme la sentencia contra el artista. De ser así, podría ingresar a prisión.

Al mismo tiempo, el rapero Pablo Hasel enfrenta el pedido de dos años y nueve meses de prisión, más 40.500 euros de multa por sus tuits y canciones. Lo acusan de enaltecimiento del terrorismo, injurias a la Corona y calumnias contra Instituciones del Estado.

Según informa Público este martes, “la fiscalía considera que el rapero, que ya fue condenado en 2014 por el Supremo por el delito de enaltecimiento, mantiene en la red social Twitter un ‘sistemático enaltecimiento de las actividades terroristas y de sus autores, presentándolos como héroes y ejemplos a imitar y sus actos como actos heroicos y justificados’. A su vez, la investigación policial de su cuenta de Twitter lleva a la fiscalía a acusarlo de injurias a la Corona.

Sin embargo, un rápido recorrido por los 62 tuits de Pablo Hasel que constan en la acusación del fiscal, expresando su opinión y su cabreo sobre la represión policial o la monarquía, muestran que estos juicios representan una violación sistemática de la elemental libertad de expresión.

Mientras el Rey se llena la boca en nombre de la "democracia" en Davos (mientras defiende que vayan presos los políticos catalanas electos por la mayoría de la población), expresar una justa indignación contra la monarquía ya es un delito.

Como decía hace unos días Boro, el periodista de La Haine: “La libertad de expresión y la libertad ideológica han sido derogadas de facto en el Estado español.” Boro enfrenta en abril su segundo juicio en pocos meses. Hace unos días, la Audiencia Nacional lo condenó a 1 año y 6 meses de prisión x compartir contenidos en Facebook. En el juicio de abril le piden hasta 6 años de cárcel por su participación en una manifestación en Madrid donde hubo represión policial, como está documentado en numerosos videos.

En abril se realizará también el juicio a los jóvenes de Alsasua, que llevan más de un año en prisión preventiva producto de otro montaje judicial. La Audiencia nacional pide 375 años de cárcel, atribuyéndoles delitos de “terrorismo” por una pelea en un bar. Montajes y mentiras para criminalizar a la juventud vasca.

El caso de Alfredo, primer tuitero en ingresar a prisión es el máximo exponente de una serie de juicios y condenas que, en el marco de operaciones policiaco-judiciales como la “Operación Araña”, tienen como protagonistas nombres propios como el de Cassandra Vera o el cantante de Def con Dos, Cesar Strawbbery. En Madrid, no olvidamos que Alfon ya lleva más de dos años y medio en prisión por haber participado de una huelga general.

En respuesta a esta situación, diversos colectivos se han reunido este martes en Madrid para responder contra los ataques a la libertad de expresión que están sufriendo diversos cantantes, periodistas y tuiteros. El próximo 13 de febrero se ha convocado una concentración en la Puerta del Sol a las 19h.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO