Internacional

BARCELONA

A 80 años de la derrota de la vanguardia de la Guerra Civil española

Las Jornadas se desarrollaron entre el 3 y el 6 de mayo de 1937 en Barcelona. El pasado no se olvida, el presente se recuerda y aprende, para que el futuro sea nuestro.

Sergio Folchieri

Trabajador de Volkswagen

Miércoles 3 de mayo | Edición del día

1 / 1

España, mayo de 1937

La clase obrera y el pueblo pobre de España, hicieron el mayor esfuerzo de la historia moderna, por terminar con las cadenas de esclavitud capitalista. La avanzada de la clase obrera mundial, cerca de 50 mil combatientes de 50 países, viajaron, lucharon y murieron por la revolución. Porque no solo tenían la valentía de enfrentar el terror del fascismo y las superiores fuerzas militares del general Franco. El Frente Popular (1), coalición de partidos obreros reformistas (contrarrevolucionarios) buscaba instaurar una democracia al servicio de la burguesía (que se diferenciaba con los métodos de Franco), que nos permita a los esclavos el derecho de elegir el patrón que nos someta.

Desde julio de 1936, trabajadores y campesinos, todo el pueblo pobre, se levantaron contra el golpe fascista del general Franco, para defender el gobierno electo por la mayoría, el frente popular.

Barcelona, el corazón proletario de España, derrota el alzamiento, y convierte la industria en industria de guerra. Se colectiviza la General Motors y salen los primeros carros blindados Chevrolet.

Gastronomía, cines, talleres, trolebuses, todo colectivizado. Autos convertidos en blindados, obreros en soldados. La revolución estaba en ascenso especialmente en Barcelona. Milicias dirigidas por el anarquista de izquierda Buenaventura Durruti, marchan al frente de Aragón, a colectivizar las tierras, para que sus dueños sean los campesinos que las trabajan. En noviembre, Durruti, duramente enfrentado al frente popular y sus ministros anarquistas, cae muerto por fuego amigo, en circunstancias oscuras.

El republicano Luis Companys, presidente del gobierno de la Generalidad de Cataluña, ante el avance de las masas, acepta las colectivizaciones, las milicias, las patrullas de control, que se venían dando de hecho. Pero en 1937 empieza a combatirlas, intentando desarmar las juntas revolucionarias en los pueblos, verdaderos órganos de poder obrero y campesino, reemplazándolas por los ayuntamientos del frente popular; las milicias por el ejército regular, vertical y burgués; las colectivizaciones, por la defensa de la propiedad privada. Esta contrarrevolución del frente popular, dentro de la revolución, estalla el 3 de mayo en Barcelona.

La toma de la telefónica. 3 de mayo, 14.45 hs.

El consejero de Orden Público de la Generalidad de Cataluña, Rodríguez Salas, del partido comunista catalán, pide la entrega de la central telefónica en manos de la CNT, desde el alzamiento de julio de 1936. Todas las comunicaciones del gobierno, eran escuchadas por los milicianos. Esa situación no podían seguir permitiéndola. Salas, comienza. Comienza a desarmar a los milicianos anarquistas, y pone bajo control la principal central de comunicaciones, que estaba en manos de las CNT-FAI. Dos horas después, estalla la huelga general en todo Barcelona. Barricadas surgen por doquier, organizadas por milicianos de la CNT y el POUM, posibilidade de la toma del poder, por la clase obrera.

“La mañana siguiente, martes 4 de mayo, los obreros armados dominaban la mayor parte de Barcelona. El puerto, y con el, la fortaleza de Montjuich, que domina el puerto y la ciudad, con su cañón, estaba bajo el cañón de los anarquistas. Todos los suburbios de la ciudad estaban en sus manos; y las fuerzas del gobierno eran completamente te sobrepasadas en número y concentradas en el centro de la ciudad, la zona burguesa” (2). "Los Amigos de Durruti", uno miles de militantes, piden que asuma el gobierno, “una junta revolucionaria”, rompiendo con su histórica posición abstencionista, con respecto el poder. Son ellos, junto a la izquierda del POUM, y los Bolcheviques Leninistas (trotskistas), los que intentan darle una orientación a la ofensiva revolucionaria de mayo. La dirección oficial del anarquismo, con el ministro Garcia Oliver a la cabeza, llama a los insurrectos, a deponer las armas y volver al trabajo, con el argumento de no dividir el frente popular antifascista (3).

La dirección del POUM, el día 8, toma el mismo camino que los capituladores ministros anarquistas, y llama a la vuelta al trabajo. Durante la revolución el centrista (4) POUM, tiene un discurso contra los burgueses en el Frente Popular, pero sigue como alma al cuerpo, a la dirección anarquista, que capitula a los socialista del PSE y a los estalinistas del PC español, que terminan devolviendo el poder a… la burguesía republicana, la que boicotea la revolución y prepara para devolver el poder a… FRANCO Y los militares, los únicos preparados para derrotar a sangre y fuego la revolución. Al dirigente del POUM Andreu Nin, lo matará el estalinismo un mes después. El camino estaba allando para permitir el avance de Franco al conjunto de España, hasta derrotar el conjunto de la guerra civil en 1939. Lo que lamentablemente como planteó Trotsky permitió a su vez que se abriera el camino a la Segunda Guerra Mundial.


Notas:

(1) Coalición obrera burguesa, dirigida por el republicano burgués Azaña, conformada por el mayoritario Partido socialista, el partido comunista, e integrada en el gobierno central por los anarquistas de la FAI-CNT y en Cataluña, por el POUM, con Andres Nin, como ministro de justicia de Cataluña.
(2) Felix Morrow , Guerra civil en España, p. 120.
(3) Agustin Guillamón, Barricadas, p. 250.
(4) Centrismo. Corriente que oscila entre levantar programa con aspectos revolucionarios, pero con práctica esencialmente reformista.






Temas relacionados

Guerra civil española   /    POUM   /    Francisco Franco   /    Anarquismo    /    Comunismo   /    Historia   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO