Cultura

JOHN LENNON // ANIVERSARIO

A 77 años del nacimiento de John Lennon: el pasado en su obra

En medio de una Europa azotada por la Segunda Guerra Mundial y los bombardeos de la aviación de la Alemania Nazi sobre el Reino Unido, nacía un 9 de octubre de 1940 en Liverpool, uno de los artistas más influyentes del Siglo 20. ¿Qué impacto tuvieron en algunas de sus canciones, los primeros años de vida de John Lennon?

Martin Espinoza

@martinespi05

Jazmín Jimenez

Lic. en Sociología / @JazminesRoja

Viernes 9 de octubre de 2015 | Edición del día

El bombardeo sostenido sobre Gran Bretaña por parte de la Luftwaffe (la aviación de la Alemania Nazi), se desarrolló entre septiembre de 1940 y mayo de 1941. La “Blitz” (’relámpago’ en alemán), fue el nombre que recibió aquel brutal ataque, en medio de la conflagración imperialista, que en varias etapas atacó zonas portuarias, industrias y varias ciudades británicas como: Londres, Coventry, Southampton, Birmingham, Liverpool, Brístol, Swindon, Plymouth, Cardiff, Mánchester, Sheffield, Portsmouth, y Avonmouth.

En medio de la furia guerrerista, nacía en el Hospital de maternidad de la ciudad portuaria de Liverpool, John Winston Ono Lennon. Hijo de Alfred Lennon y Julia Stanley, que llamaron así a su hijo, en honor a su abuelo paterno, John «Jack» Lennon, y al Primer Ministro Winston Churchill. Dicen que su tía Mary Elizabeth “Mimi” Smith (hermana de su mamá Julia), caminó por las calles de Liverpool destruidas por las bombas, para conocer a su sobrino. Luego sería “Mimi” la que criaría a John en su infancia y adolescencia. Alfred, su padre, abandonó a John y a su madre en 1943, embarcándose como marino mercante hacia Estados Unidos para desertar de ir a la guerra bajo el Ejército Británico. Julia obtiene el divorcio y vuelve a casarse. Luego decide dejar a su pequeño hijo al cuidado de su hermana “Mimi”. Sin embargo, dicen que Julia luego visitó a John con frecuencia en casa de “tía Mimi” y es ella quien le inculca el amor por la música, regalándole el primer banjo. Teniendo John 17 años, pierde a su madre definitivamente, cuando muere atropellada por un policía que se encontraba fuera de servicio, y que conducía en estado de ebriedad.

Este hecho dejó una fuerte marca en la vida y la obra de John Lennon. Así lo expresa la canción “Julia” dedicada a su madre, último tema incluido en el lado B del “Album Blanco” de Los Beatles y que fue escrita por John Lennon (acreditada como Lennon/McCartney) en su visita de 1968 junto al grupo de Liverpool a la India, donde fueron a estudiar con el Maharishi Mahesh Yogi. Fue aquí donde Lennon aprendió el estilo de guitarra "fingerpicking" (técnica de tocar la guitarra) del músico escocés Donovan. La canción es interpretada como solista por Lennon, con guitarra acústica y sin acompañamiento de la banda.

“La mitad de lo que digo no tiene sentido
Pero lo digo sólo para llegar a ti
Julia
Julia, Julia, criatura del océano que me llama
Por eso canto una canción de amor, Julia
Julia, ojos de concha marina
Sonrisa de viento que me llama
Por eso canto una canción de amor, Julia”

El drama de la pérdida de sus padres también está presente en la canción “Mother” (Madre), incluida en el álbum de 1970 John Lennon/Plastic Ono Band. Una versión más corta sería utilizada como simpe y posteriormente sería publicada en el álbum recopilatorio de 1975 “Shaved Fish”, así como en “Lennon Legend: The Very Best of John Lennon.” El tema sugiere un grito de abandono de sus padres. "Mother, you had me/but I never had you" ("Madre, tú me tuviste/pero yo nunca te tuve") o "Father, you left me/but I never left you" ("Padre, tú me dejaste/pero yo nunca te dejé").
Esta es la versión interpretada por Lennon en su recordado recital del Madison Square Garden de Nueva York en agosto de 1972.

Cuando el periodista Jann Wenner le pregunta a Lennon, en una entrevista para la revista Rolling Stone en 1970, sobre la influencia en su arte el hecho de ser de Liverpool, Lennon responde: “Es un puerto. Eso quiere decir que era menos pueblerino que los lugares en medio de Inglaterra, o como en el Midwest americano, o como sea que lo llaman. Éramos un puerto, el segundo más grande de Inglaterra, después de Londres. El Norte es donde se hacía dinero en 1800, donde estaba todo el metal y la gente pesada, y ahí es donde estaban las personas desagradables.
A nosotros, la gente del Sur y de Londres nos menospreciaba como si fuéramos animales. Para ellos éramos un pueblo chico.

Pero el Norte es cosmopolita, y es donde venían los marineros con los discos de blues desde Estados Unidos. Liverpool es el segundo lugar de Inglaterra, después de Londres, con más fans de country.

Escuché música country en Liverpool antes de escuchar rock and roll. La gente ahí – los irlandeses en Irlanda son iguales – se toman la música country muy en serio. Había lugares de folk, blues y country en Liverpool antes del rock and roll, y nosotros éramos lo que se venía. Me acuerdo de la primera guitarra que vi en mi vida era de un tipo con un traje de cowboy en un suburbio de Liverpool, con estrellas y un sombrero de cowboy y un Dobro enorme (guitarra rasofónica). Eran cowboys de verdad, y se lo tomaban en serio. Había cowboys mucho antes del rock and roll.”

“Penny Lane” es otra de las canciones que recuerda los primeros años de Lennon, una calle de Liverpool, cerca de la casa donde pasó los primeros cinco años de su vida. McCartney y Lennon solían encontrarse en el cruce de Penny Lane para tomar un micro al centro de la ciudad. Como Abbey Road, también se convirtió en una calle mítica. Durante una entrevista también de la Rolling Stone pero hecha por el periodista Jonathan Cott en el ‘68, John cuenta que con esta canción compuesta en 1967, se pusieron “en la onda de imaginar a Penny Lane; el banco estaba ahí, y ahí es donde estaba la caceta del tranvía, y la gente esperando, y el inspector se paraba ahí, los camiones de bomberos también. Era como revivir la infancia”.

Por último, John habla en la última entrevista tres días antes de ser asesinado, sobre la canción que le dedica a su hijo Sean, “Beautiful Boys”, haciendo una reflexión sobre un fragmento de la letra que dice: “Por favor nunca tengas miedo de llorar … No tengas miedo de volar … No tengas miedo de tener miedo”. Lennon dice: “Yo suelo tener miedo, pero no tengo miedo de tener miedo, de lo contrario sería horroroso. Es más doloroso tratar de no ser vos. La gente pasa un montón de tiempo tratando de ser otra persona, y creo que eso lleva a enfermedades terribles (…) Yo soy muy consciente de eso porque vengo de la escuela machista de la simulación. Yo nunca fui un chico de la calle de verdad, ni un tipo duro. Me vestía como un Teddy boy y me identificaba con Marlon Brando y Elvis Presley, pero nunca estuve en peleas callejeras ni en pandillas. Era solo un chico suburbano, imitando a los rockeros. Pero una gran parte de la vida de uno, tratar de parecer duro. Pasé toda mi infancia con los hombres levantados hasta la cabeza y sin anteojos, porque los anteojos eran para flojos, y caminaba con miedo, pero con la mayor cara de malo que hubieras visto en tu vida. Quería ser un James Dean duro todo el tiempo. Me costó mucho dejar de hacerlo, aunque a veces todavía recaigo cuando me pongo inseguro o nervioso. Todavía caigo en una postura de ‘soy un chico de la calle’, pero tengo que acordarme que nunca fue uno de verdad.

Eso es lo que me enseñó Yoko. No lo podría haber hecho solo: tenía que enseñármelo una mujer. Es así. Yoko me lo dijo mil veces. ‘Está bien, está bien’. Veo fotos de mí cuando era chico y estaba atrapado entre ser Marlon Brando y ser el poeta sensible, la parte Oscar Wilde que hay adentro mío, con un costado femenino, como de terciopelo. Estuve siempre dividido entre los dos, y principalmente optaba por el costado machista, porque si mostrabas el otro lado te mataban.”






Temas relacionados

Yoko Ono   /    John Lennon   /    The Beatles   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO