A 43 años del Golpe genocida: memoria y resistencia en el Alto Valle

Un repaso de los años de hierro, su antesala y los hilos de continuidad en el presente, en el Alto Valle

Domingo 24 de marzo | 14:43

El contexto nacional en el que surge el Golpe del ‘76

En la madrugada del 24 de marzo de 1976, las Fuerzas Armadas destituyeron al Gobierno constitucional de Isabel Perón y tomaron el poder. Instauraron el llamado “Proceso de Reorganización Nacional”, que llevarían adelante desde 1976 hasta el 10 de diciembre de 1983, día de asunción del Gobierno de Raúl Alfonsín. Pero la reacción comenzó mucho antes.
El golpe militar de 1976 fue gestado por las Fuerzas Armadas, los grupos empresarios, la iglesia y la colaboración de integrantes de partidos políticos burgueses. Distintos sectores de la clase dirigente argentina diseñaron el golpe militar para derrotar a una clase trabajadora que se organizaba través de las Coordinadoras Interfabriles, poniendo en jaque a las burocracias sindicales y al gobierno de Isabel de Perón que aplicaba un fuerte ajuste sobre las espaldas del pueblo trabajador. No es casual que el Gobierno Nacional se reuniera con las Fuerzas Armadas, un año antes del Golpe y que luego de esa reunión se hayan habilitado dos decretos nefastos como el 2.270 que conformó un Consejo de Seguridad hegemonizado por las Fuerzas Armadas y el 2.272 que ordenaba el “aniquilamiento de la subversión”.
Tanto así que, previo al Golpe la democracia burguesa fue el régimen de la violencia contrarrevolucionaria que organizó bandas paraestatales como la Triple A, financiada, armada y organizada durante el gobierno del General Perón y su Ministro de Seguridad social López Rega, con el objetivo de quebrar la alianza de clase entre el movimiento obrero y la juventud, aniquilando así a la vanguardia y sembrando el terror.
Pero no sólo actuaron los grupos parapoliciales, las Fuerzas Armadas irrumpieron en el país con la misión de arrasar con todas las actividades de miles de hombres y mujeres que se organizaban social y políticamente en sus lugares de estudio, de trabajo o a través de tareas comunitarias.

Los años previos a la dictadura en el Alto Valle

Los trabajadores del Hospital Cipolletti, docentes y municipales también fueron blanco del terrorismo de Estado más grande que perpetuó el gobierno genocida. Tal es el caso de los trabajadores del hospital, Raúl Sotto, Oscar Dionisio Contreras, Alicia Sotto y Juan Domingo Pailos, o los hermanos Blanco trabajadores de la Municipalidad de Cipolletti, que fueron secuestrados y torturados en un Centro clandestino ya concretado el Golpe, pero denunciaron estar en listas negras por “subversivos” desde tiempo atrás. Este era el plan de los genocidas para apagar la unión obrera estudiantil que comenzó a gestarse por los 60 donde se llevó a cabo la Noche de los bastones largos, durante el gobierno de Ongania, la rebelión del Mayo Francés del ‘68 o en los ‘70, con el rosariazo o el Cordobazo. Esta política no se revirtió con los gobiernos peronistas que le siguieron si no que se profundizo con la “Misión Ivanissevich”.
Cuando la UNCO aún era provincial a mediados de los ‘70, el movimiento estudiantil comienza a organizarse con el objetivo de nacionalizarla, lo cual es concretado en el ‘72. En 1974 se promulga la Ley Universitaria, que en sus artículos mantiene la prohibición a las actividades políticas. Sobre esa base, luego de la muerte de Perón, asume Oscar Ivanissevich, quien da comienzo a la “Misión Ivanissevich” del gobierno peronista, como parte de un “plan para ‘eliminar el desorden’ en la Universidad y producir su depuración ideológica, las ideas marxistas y de izquierda. Sin dudas que la decisión de poner al frente de la Universidad Nacional del Comahue y la Universidad Nacional del Sur (Bahía blanca) como interventor simultaneo a Dioniosio RemusTetu fue el brazo de la continuidad del plan sistemático del Gobierno para adoctrinar a la juventud. RemusTetu era un rumano fascista integrante de la guardia de hierro, quien durante su mandato de 9 meses en la UNCo no solo cesanteó a más 140 trabajadores, sino que además lo hizo de la mano de Raúl Guglielminetti, quien coordinaba el accionar de triple A en el Alto Valle y realizaba el servicio de inteligencia en la región. Durante su paso como interventor, abrió el período represivo que continuó la dictadura militar a partir de 1976. Aquellos jóvenes estudiantes, docentes y no docentes que cuestionaron el orden burgués establecido, serian, entrada la dictadura, el blanco de la represión, persecución, secuestro y desaparición. Ese era el plan sistemático y siniestro de las fuerzas de seguridad de aniquilamiento de la vanguardia estudiantil.

El accionar de los genocidas durante la dictadura en la región

En la región, las acciones militares se desplegaron de manera encubierta y sistemática, en el marco de contención de la Subzona 5.2, que tenía su centro de operaciones en la Sexta Brigada de Montaña de Neuquén. Las torturas, golpes, violaciones, picanas y todo tipo de vejaciones se daban en ese sitio, durante los traslados y en el centro clandestino de detención conocido como La Escuelita. Dicen que su nombre se debe a que en ese lugar “enseñaban a hablar” a los detenidos, donde los mantenían secuestrados, atados de pies y manos a camas cuchetas en un pequeño galpón de chapa, a unos 15 metros de esta, donde se llevaban a cabo las sesiones de torturas. Según la Fiscalía Federal de Neuquén, el primer registro del uso de La Escuelita como lugar de torturas data de la noche del miércoles 8 de junio de 1976, desde entonces, y hasta que fuera desmantelada entre julio y septiembre de 1978, pasaron al menos 90 víctimas, de las cuales 32 permanecen desaparecidas.
Cabe destacar que en la región existían 14 centros clandestinos, en Cipolletti la Comisaría 24 ubicada en calle Roca, actualmente denominada Comisaría 4ta y la Comisaria del mismo número en Cutral Co, la delegación neuquina de la Policía Federal. En la zona Andina existía un “circuito” que involucraba la Comisaría Segunda del Centro Cívico, el Escuadrón 34 de Gendarmería (Bariloche) y en El Bolsón la Comisaria 12 y el Escuadrón 35 de Gendarmería. En Viedma: La Casona, hoy actual Secretaría de Derechos Humanos, como así también la Comisaria Primera y la Escuela de Cadetes, ubicadas también en la Capital rionegrina. Otros sitios que funcionaban en Cinco Saltos, Sierra Grande y General Roca, se transformarían la misma noche del Golpe en Centros Clandestinos de Detención y Tortura (CCDT).

No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos

El Golpe Genocida del ‘76 fue parte de un plan del Imperialismo de Estados Unidos en toda Latinoamérica, para aniquilar a la vanguardia de la clase trabajadora que comenzaba a cuestionar profundamente el sistema capitalista en el marco de una convulsión política, social y económica en todo el mundo. Pero el pasado no es muy lejano y el Imperialismo yanki demostró abiertamente que sus intenciones son que Latinoamerica vuelva a ser el patio trasero de EE UU, y se vio claramente cuando impulsó con la derecha reaccionaria el golpe institucional en Brasil y actualmente sosteniendo el Golpe ejecutado por Guaidó en Venezuela.
Por eso a 43 años del golpe genocida y frente al plan siniestro para disciplinar a los trabajadores, las mujeres y la juventud, marchamos nuevamente junto con las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo del Alto Valle, que siempre se mantuvieron independientes de todos los gobiernos. Seguimos denunciando el Punto final, la obediencia debida y los indultos; repudiando el discurso de reconciliación gritando bien fuerte “Ni olvido, ni perdón, ni reconciliación” con las Fuerzas Armadas y denunciando a Milani, genocida puesto a cargo de las Fuerzas.
No solo marchamos por la impunidad de ayer, sino también por la de hoy. Contra el ajuste y la represión que quieren imponer el FMI, el Gobierno de Macri y los gobernadores, con el solo objetivo de empobrecer a las mayorías trabajadoras y engrosar las ganancias del capital financiero y el empresariado. Marchamos también contra la represión de un Estado que mantiene intacto el aparato represivo de la dictadura y que mantiene ocultos sus archivos. Exigimos juicio y castigo a los responsables de la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado. Justicia por Rafael Nahuel y castigo a los responsables de su asesinato. Seguimos movilizados en el marco del EMVyJ, porque debemos sostener la independencia política de todos los gobiernos y los partidos patronales. Este 24 marchamos y levantamos bien alto las banderas de los 30.000 desaparecidos porque seguimos resistiendo y porque vamos a seguir organizándonos y luchando desde nuestros lugares de estudio y trabajo, en las calles junto a los trabajadores para cambiar este sistema de raíz.







Temas relacionados

Historia argentina   /    Alto Valle   /    Golpe militar en Argentina   /    24 de Marzo   /    Crímenes de lesa humanidad   /    Movimiento estudiantil   /    Movimiento obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO