Mundo Obrero México

REFORMA EDUCATIVA

A 2 años del despido de los 53 maestros de Sonora

Reproducimos la denuncia enviada a los maestros y maestras de la Agrupación Nuestra Clase por la maestra Marcela Zazueta Pillado, a 2 años de haber sido cesada de su cargo junto a 52 maestros por luchar contra la Reforma Educativa.

Viernes 13 de abril | 10:51

Viacrucis de los maestros cesados de Sonora

Marcela Gpe. Zazueta Pillado
Doctorado en Administración Educativa
Maestra cesada por no aceptar la reforma educativa

Los maestros jamás creímos que viviríamos lo que nos ha tocado vivir en este sexenio, estábamos tranquilos, se podría decir que hasta felices y realizados impartiendo clases, lo que nos apasiona hacer, por lo que estudiamos y nos preparamos constantemente. Nuestros alumnos y padres de familia reconocen nuestro gran trabajo. A pesar de todas las dificultades que vivimos para realizar el proceso de enseñanza- aprendizaje lográbamos nuestros objetivos.

Queda marcado en nuestro corazón el día 15 de abril de 2016, cuando llegaron con muchos policías a nuestras escuelas a sacarnos como si fuéramos delincuentes, los alumnos lloraban y entonaban el Himno Nacional Mexicano en la cancha de la escuela, estaban formados por grupo, respaldando el apoyo a los maestros que iban a sacarnos por no aceptar la Reforma Educativa, no tenían claro qué nos estaba sucediendo.

Estábamos impartiendo clases cuando llegaron por nosotros, cubren toda la cuadra de policías como si fuéramos delincuentes de alta peligrosidad, los padres de familia bloquean la entrada de las escuelas porque no quieren que se lleven al maestro que ha estado con su hijo, cuando no tenía alimentos para ir a la escuela, que lo apoyó cuando estaba enfermo, que siempre trató de que la familia fuera lo más importante para que el alumno se sintiera bien consigo mismo y su aprendizaje diera más frutos.

A pesar de todas las situaciones inesperadas que pasan en la vida escolar, los maestros siempre hacemos lo posible por crear las condiciones favorables para los alumnos y padres de familia, ellos lo saben, por eso, esos días lucharon hasta donde sus posibilidades se lo permitieron, estuvieron cuidando la puerta de la escuela por varios días donde estaban como soldados, no permitiendo que ingresaran por nosotros.

Los 53 maestros fuimos retirados como delincuentes de nuestras escuelas, maestros y padres de familia encarcelados y golpeados, los días transcurren, la lucha magisterial crece, nuestro único delito es no ser parte de la corrupción en la privatización de la educación.

No les fue suficiente el daño que nos causaron, a los meses de nuestro cese, cesan a dos niñas de guardería, mi hija Karol Marcela de dos años de edad y Selene de tres años, hija del matrimonio Selene y Alberto, maestros cesados de Cd. Obregón, Sonora. Nos dolió y mucho que fueran capaces de tocar la educación de nuestras niñas, seres inocentes que no se explicaban por qué no podían ir con sus amigos a la escuelita, muy difícil explicarles que fueron afectadas por la represión al magisterio.

Mi hija Karol Marcela fue reinstalada a los dos meses de su cese porque el Abogado Raymundo So ganó el amparo; la niña Selene fue reinstalada a un año y 4 meses de su cese por negociación política, únicos casos en el país. En Sonora violentaron el derecho de nuestras niñas a tener educación, que contrariedad, es por lo que estamos luchando.

No ha sido nada fácil poder subsistir ante tantos aumentos de gasolina y canasta básica, nuestros hijos merecen seguir estudiando y un servicio médico que les fue arrebatado. Se dice que las batallas se las dan a los mejores guerreros, es de sobrevivencia poder seguir cada día por lo económico y porque nosotros somos maestros, ya dos años sacados de nuestras escuelas, porque se necesita recurso económico para subsistir. Hemos tratado de incluirnos en lo laboral, no se ha tenido mucho éxito porque hay algo que nos agobia y duele, estudiamos para ser maestros y no por presumir pero somos de los mejores.

Ser maestro y no luchar es una contrariedad, no podemos entregar nuestra plaza ya que fue de muchos esfuerzos y sacrificios para nuestros padres poder darnos una profesión.

Los 53 maestros cesados de Sonora, somos personas humildes, la mayoría de pueblo, que decidimos ser maestros porque es nuestra vocación, para eso nacimos en esta vida y no nos daremos por vencidos a pesar que ya nos están llegando enfermedades que no padecíamos antes de ser cesados. Nuestro cuerpo ya está sintiendo los estragos de no tener recurso económico para subsistir por 2 años, pero nuestro gran espíritu de lucha no se dará por vencido hasta que regresemos a nuestras escuelas, porque fue la promesa que les hicimos a nuestros alumnos. Mi hija Karol Marcela quiere un pecesito que llamará Chiny, es lo primero que realizaremos al lograr la reinstalación con el favor de Dios.

¡La esperanza nunca se pierde en la vida!







Temas relacionados

Educación pública   /    Mundo Obrero México   /    Reinstalación   /    Maestros   /    Magisterio   /    Sonora   /    CNTE   /    Evaluación educativa   /    Reforma educativa   /    Despidos

Comentarios

DEJAR COMENTARIO