Sociedad

CINE

A 19 años del fallecimiento de Akira Kurosawa

Un 6 de septiembre de 1998 fallece Akira Kurosawa, uno de los cineastas más célebres de Japón y el mundo. A 19 años de su partida destacamos sus más importantes obras.

Miércoles 6 de septiembre | 12:28

El 23 de marzo de 1910 nacía en Tokio Akira Kurosawa, el maestro del cine japonés más occidental y el responsable de obras de arte tan influyentes como ‘Rashomon’ (1950) o ‘Los siete samuráis’ (1954).

Tras trabajar como dibujante de storyboard y como asistente de Kajiro Yamamoto, en 1943 tiene su primera gran oportunidad dirigiendo ‘La leyenda del gran judo’ (‘Sugata Sanshiro’), una película propagandística que obtuvo un gran éxito de público y la cual recibió una desfavorable crítica de parte de un sector pues, en plena Segunda Guerra Mundial, tuvieron la perspicacia de percibir la sombra de John Ford, cineasta quien participó en como oficial de los servicios cinematográficos de la Armada de los Estados Unidos.

El primer título importante de Kurosawa llegaría en 1950 con Rashomon, una película en la que un leñador, un sacerdote budista y un peregrino debatían sobre la suerte de un condenado a muerte.

Así, una de las frases de Kurosawa trascendió en la producción cinematográfica tras destacar en la academia del séptimo arte después de largos años de trabajo: "Con un buen guión un buen director puede producir una obra maestra. Con el mismo guión, un director mediocre puede producir una película pasable. Pero con un guión malo ni siquiera un buen director puede hacer una buena película. Para la expresión realmente cinematográfica, la cámara y el micrófono debe ser capaz de atravesar el fuego y el agua. El guión debe ser algo que tenga el poder de hacer esto".

Kurosawa se puso tras la cámara por última vez en 1993 para rodar Madayo. Viudo desde 1985, decidió retirarse y falleció en Setagaya, Tokyo, el 6 de septiembre de 1998.

Películas más destacadas

El perro rabioso (‘Nora inu’, 1949), Rashômon (1950, Vivir (‘Ikiru’, 1952), Los siete samuráis (‘Shichinin no samurai’, 1954), Trono de sangre (‘Kumonosu-jô’, 1957), La fortaleza escondida (‘Kakushi-toride no san-akunin’, 1958), Yojimbo (1961), El infierno del odio (‘Tengoku to jigoku’, 1963), Barbarroja’ (‘Akahige’, 1965), Dersu Uzala, el cazador (‘Dersu Uzala’, 1975), Kagemusha - La sombra del guerrero (1980), Ran (1985), Los Sueños (1990), entre otras acompañan a la larga lista de trabajos cinematrográficos del destacado director.






Temas relacionados

Cultura    /   Cine   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO