Política

POLÍTICA

9 de Julio: desfile militar y nuevos proyectos del Gobierno para las Fuerzas Armadas

Desfile en el barrio porteño de Palermo, días antes que el Gobierno reciba al jefe de Estado de Estados Unidos. Más presupuestos para el Ministerio de Defensa.

Rosa D'Alesio

@rosaquiara

Martes 9 de julio | 22:20

Foto * Telam

En el Día de la Independencia el Gobierno realizó un desfile militar en el barrio porteño de Palermo, organizado por el Ministerio de Defensa. En el palco estuvo Mauricio Macri junto a sus esposa, Juliana Awada, Miguel Ángel Pichetto y varios integrantes del Gabinete nacional, entre ellos la vicepresidenta Gabriela Michetti, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, el jefe de ministros, Marcos Peña, el canciller Jorge Faurie y Oscar Aguad, titular de Defensa.

Con más de 4.000 integrantes de las tropas de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas de Seguridad, el desfile se inició con las bandas de música de las tres fuerzas militares, además de las de la Policía Federal, la Gendarmería y la Prefectura Naval. Aldo Rico, el ex militar Carapintada, encabezó un grupo de ex combatientes que marchó tras la bandera "Malvinas. Volveremos". El mismo Rico que jamás acompañó las denuncias de los conscriptos torturados durante la guerra, por los militares de las Fuerzas Armadas que integró.

Las mismas marcharon con honores por Avenida del Libertador, y no es casual que este festejo se realizara en un barrio emblemático de la burguesía, que le debe mucho a todas estas fuerzas.

Todas ellas fueron responsables de numerosos golpes de Estado durante todo el siglo XX. Son parte de la historia fatal del pueblo trabajador, actuaron en la Semana Trágica, la Patagonia Rebelde, la “Revolución Fusiladora”, y podríamos seguir hasta llegar al golpe de 1976 y la capitulación de los militares ante las tropas inglesas en la Guerra de Malvinas.

Desde el retorno de los gobiernos constitucionales, su rol siguió siendo siniestro para las amplias mayorías. Las Fuerzas de Seguridad Nacional, junto a otras fuerzas provinciales, están integradas por cientos de responsables del gatillo fácil, de represiones a trabajadores, estudiantes y al movimiento de mujeres. Son, además, responsables de crímenes de jóvenes como Santiago Maldonado o Rafael Nahuel y lamentablemente muchos otros.

Si bien desde su asunción, Cambiemos busca fortalecer el aparato represivo, con el discurso y la política de la reconciliación, impunidad y la instalación de la teoría de los dos demonios, la particularidad de este desfile es que se realiza luego de que el Gobierno anunciara que si es reelegido, su principal tarea es fortalecer a las Fuerzas Armadas.

Cuenta para esto con el apoyo de Miguel Ángel Pichetto, compañero de fórmula de Mauricio Macri, quien anticipó que quiere ocuparse personalmente del Ministerio de Defensa. "Hay que jerarquizar las Fuerzas Armadas de la democracia que la Argentina tiene muchos espacios vacíos. Hay que terminar con la lógica histórica de mirar la Argentina con la visión de hace 50 años. Hay que aumentar su presupuesto", dijo Pichetto el mismo día que anunciaba que se sumaba al proyecto electoral de Cambiemos.

Te puede interesar: Pichetto le disputa la agenda a Massa: “Hay que jerarquizar las Fuerzas Armadas”

No obstante, la cartera que dirige Oscar Aguad armó un programa para el futuro inmediato de las fuerzas castrenses. Planean la ampliación de la ciberdefensa, el reequipamiento militar, el control de la Frontera Norte y un fuerte despliegue en el Atlántico Sur, y adaptar a las fuerzas a las nuevas amenazas. La agenda que impone el gobierno de Estados Unidos.

Según Infobae, el Gobierno tiene previsto comprar ocho aviones FA-50 Golden de Corea del Sur por USD 200 millones. En tanto el Ejército recibirá de Estados Unidos unos 42 camiones todo terreno de control para la frontera norte y la Armada, obtendrá cuatro aviones P3-Orion que ofreció el jefe del Comando Sur de los Estados Unidos.

En lo inmediato el Ministerio de Defensa reforzará el operativo de la Frontera Norte, donde se propone llegar antes de fin de año a un total de 1.700 soldados del Ejército, a lo largo de los 2.500 kilómetros de frontera. Una política que había iniciado el gobierno de Cristina Kirchner.

Otra política que el Gobierno piensa reforzar, también llevada adelante por la exmadataria, es involucrar al Ejército en ayuda social y atención en casos de catástrofes naturales en toda la frontera norte. El objetivo es acercar a los militares, que todavía son repudiadas por las amplias mayorías por el genocidio de clases, con la sociedad. Lilita Carrió ya anunció que quiere una ley que revise “juicios injustos”a militares.

Te puede interesar: Se difundieron cartas de los militares contra Macri: ¿con Cristina estaban mejor?

Conferencia Ministerial contra el Terrorismo

Se espera que entre el 18 y el 19 de este mes, arribe al país Michael Pompeo. El secretario de Estado de Estados Unidos viaja al país para participar de la Conferencia Ministerial contra el Terrorismo, que se desarrollará por primera vez en el país. En momentos que se espera que la Casa Rosada declare a Hezbollah como una organización terrorista, una decisión ansiada por Washington e Israel.

Mauricio Macri prevé firmar un decreto con el listado de organización que el gobierno define como terrorista, como el Hezbollah. Este decreto responde a la subordinación de Cambiemos a la estrategia de seguridad de los Estados Unidos.

El gobierno accede dócilmente a los órdenes de Washington al tiempo que busca relegitimar a las Fuerzas Armadas después de años de desprestigio masivo por su rol genocida durante la dictadura y su capitulación antes las tropas inglesas en la Guerra de Malvinas.

Te puede interesar: Trump envía al secretario de Estado: homenaje a la AMIA y cumbre “contra” el terrorismo







Temas relacionados

Desfile militar   /    Fuerzas Armadas   /    Mauricio Macri   /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO