Géneros y Sexualidades

DÍA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES

#8M: una marea de mujeres inunda las calles en Argentina y el mundo

Las mujeres tomaron el centro porteño y se movilizaron por centenares de miles en todo el país. El reclamo del aborto legal fue uno de los más escuchados. El movimiento de mujeres es el nuevo fenómeno político del que habla el mundo.

Andrea D'Atri

@andreadatri

Viernes 9 de marzo | Edición del día

Con un sol que quema, ellas llegan al Congreso con brillantina en las mejillas, preguntan dónde se puede conseguir el pañuelo verde. Otras, en Plaza de Mayo, compran una hamburguesa al paso, porque recién son las dos de la tarde y todavía quedan muchas horas por delante.

Van y vienen por la avenida que une la Casa Rosada con el parlamento, sin respetar el recorrido acordado, porque nunca escucharon hablar siquiera de las asambleas donde se redactó el documento que luego se leería en el escenario.

Argentina dio el puntapié en 2015 cuando un millón de personas en todo el país gritó al unísono #NiUnaMenos. Y éste es el segundo Día Internacional de las Mujeres en la que el movimiento convocó a un paro, plegándose a esa consigna que se repitió en más de 150 países.

Es un mar de mujeres, haciendo olas con sus vaivenes: en grupos de amigas, la abuela con sus nietas, las chicas de la oficina que eligieron marchar juntas, las que bajaron en multitud de los trenes que las trajeron del conurbano. Con cochecitos de bebés, con las panzas al aire de embarazos deseados en las que habían escrito leyendas a favor del derecho al aborto.

Una marea de mujeres de todas las edades, pero muchas muy jóvenes, adolescentes y niñas, acompañadas por algunos hombres que se solidarizan y aportan también su presencia para que, finalmente, seamos centenares de miles.

Violencia, derecho al aborto y brecha salarial

Argentina dio el puntapié en 2015 cuando un millón de personas en todo el país gritó al unísono #NiUnaMenos. Y éste es el segundo Día Internacional de las Mujeres en la que el movimiento convocó a un paro, plegándose a esa consigna que se repitió en más de 150 países.

Un nuevo movimiento de mujeres está emergiendo en el mundo reclamando que vivas nos queremos. Pero que también queremos acabar con la brecha salarial, con no poder decidir sobre nuestros cuerpos y con que las peores consecuencias de los planes de ajuste de los gobiernos recaigan sobre nosotras.

Sin duda, la apertura del debate del derecho al aborto en el Congreso –que durante más de una semana fue el tema que ocupó todos los medios de comunicación masivos- empujó a que esta ola de mujeres fuera mayor que lo que todas las organizadoras auguraban.

Pan y Rosas en el Frente de Izquierda reunió más de diez mil personas en todo el país, en su mayoría abrumadora jóvenes estudiantes y trabajadoras.

La persistencia en las calles de un movimiento de mujeres que ya lleva más de tres décadas de organización consecuente, consiguió imponer su agenda. Según una encuesta solicitada por el gobierno nacional, un 90% de la población del conurbano sabe que el derecho al aborto está en debate en el Congreso. Con la lectura del documento fue evidente que la legalización del aborto era el reclamo más sentido, especialmente por las jóvenes que fueron la fuerza mayoritaria.

Por el pan y por las rosas

Pan y Rosas, agrupación de mujeres que impulsa el Partido de Trabajadores Socialistas (PTS) en el Frente de Izquierda, reunió más de diez mil personas en todo el país, en su mayoría abrumadora jóvenes estudiantes y trabajadoras.

Marchamos en Argentina, pero también en Uruguay, Brasil, Chile, Bolivia, Perú, Venezuela, Costa Rica, México, Estados Unidos, España, Francia, Alemania e Italia.

En Buenos Aires, habíamos comenzado la jornada, muy temprano, acompañando a las trabajadoras despedidas del Hospital Posadas, con quienes culminamos después de doce horas, a metros del Congreso abrazándolas al grito de “Posadas, escucha, tu lucha es nuestra lucha.”

Los diputados del Frente de Izquierda como Nicolás del Caño acompañaron la movilización y recibieron a su vez cientos de muestras de apoyo

Las calles son nuestras

Sabemos que la fuerza de este enorme movimiento de mujeres tiene el desafío de plantarse en las calles, los meses venideros, contra todas las maniobras del oficialismo y los bloques opositores mayoritarios, para exigir al Congreso que apruebe el proyecto de ley de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto.

Esa enorme fuerza que hoy se mostró en las calles es la que, también, puede unir lo que los dirigentes sindicales dividen y ayudar a que las trabajadoras, como las docentes, que hoy enfrentan el ajuste de Macri, finalmente puedan torcerle el brazo al gobierno. Nuestro primer compromiso es acompañar nuevamente a las trabajadoras del Hospital Posadas el próximo jueves a la mañana cuando sean recibidas, por su persistente lucha, en el ministerio de Modernización.

Los colectivos de la zona de Congreso vuelven a los barrios atestados de mujeres fatigadas. Se llenan los trenes de regreso al Conurbano. Pero este movimiento ya no vuelve a casa. Llegó a las calles, para quedarse.







Temas relacionados

#8M   /    #ParoInternacionalDeMujeres   /    Aborto legal, seguro y gratuito   /    Aborto   /    Géneros y Sexualidades   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO