Géneros y Sexualidades

PARO INTERNACIONAL DE MUJERES

#8M: tras las detenciones, denunciaron provocación del Gobierno nacional

Con una conferencia de prensa, denunciaron las detenciones ilegales que tuvieron lugar tras la movilización por el Día Internacional de las Mujeres.

Sol Bajar

@Sol_Bajar

Jueves 9 de marzo | Edición del día

Ayer, en el Centro de Estudios Profesionales y Sociales (Cels), distintas organizaciones de mujeres, sociales, políticas y de derechos humanos acompañaron a Laura Arnés, periodista del diario Página 12, y a Natalia Merendero, dos de las 20 personas, en su amplia mayoría mujeres, que fueron detenidas arbitrariamente después de la enorme movilización a Plaza de Mayo que tuvo lugar en el marco del Paro Internacional de Mujeres.

Como allí relataron, sin acreditar siquiera la comisión de algún delito y pasadas ya más de dos horas de la represión frente a la Catedral porteña, que tuvo lugar al finalizar la movilización, un grupo de efectivos policiales, varios de ellos de civil y sin ningún tipo de identificación, golpeó y detuvo a quince mujeres, jóvenes en su mayoría. Varias de ellas, contaron, se encontraban en una pizzería ubicada sobre la calle Perú, a más de cinco cuadras del lugar de los hechos, en tanto que otras se encontraban en paradas de colectivos o transitando por el lugar. Bajo la amenaza de "negra de mierda, si te resistís te vamos a quebrar los brazos", se las llevaron a la fuerza. También fueron detenidos cuatro varones y un menor de edad que se encontraban en las inmediaciones del lugar.

Como relataron, tras ser detenidas ilegalmente, las mujeres fueron trasladadas por diversas comisarías de la Ciudad de Buenos Aires, donde nuevamente fueron golpeadas, maltratadas, desnudadas e insultadas, separadas en calabozos, varios de ellos repletos de material fecal, y liberadas recién en la mañana de este jueves. Todas ellas, igual que los varones que estuvieron detenidos, terminaron con causas armadas por la justicia, sin ninguna prueba de los “daños”, las "lesiones" o la “resistencia a la autoridad” de los que hoy se los acusa y deberán defenderse.

Como se denunció en la conferencia de prensa, se trató de un claro accionar represivo y arbitrario, que no contó siquiera con una orden judicial: “una razzia” orientada a disciplinar y criminalizar la protesta social y, en particular, a las decenas de miles de mujeres que se manifestaron por sus derechos este miércoles, en el tercer día de movilizaciones que vivió el centro porteño.

"Una provocación del gobierno nacional"

El hecho cobró aún más gravedad tras las declaraciones realizadas por la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich, quien justificó el accionar policial afirmando que "fue absolutamente leve" y que "hubo detenciones y a partir de estas conductas depredatorias y violentas, los responsables tendrán que pagar”.

La denuncia realizada este jueves, durante la conferencia de prensa, por el periodista Horacio Verbitsky (Cels), contrastó con sus palabras. Allí, el periodista de Página 12 sostuvo que entre los presentes en la Catedral, se encontraba, sosteniendo una bandera papal, "Ignacio Montagut , un empleado de Patricia Bullrich y miembro del partido neonazi Bandera Vecinal, de Biondini, que participó ya de otros hechos de represión, como el de las chicas que participaban del tetazo [en la Ciudad de Buenos Aires, NdeR] haciendo identificación de personas. Trabaja en el equipo de Yamil Santoro, en el monitoreo de redes, y muestra claramente el tipo de provocación que desde el gobierno nacional se organizó deliberadamente frente a la enorme manifestación de las mujeres del día de ayer. Esto estuvo preparado", afirmó.

Te puede interesar: El joven que provocó a las manifestantes en la Catedral es asesor de Patricia Bullrich

Las declaraciones de la funcionaria de Cambiemos también contrastan con los hechos, que ya cuentan con el testimonio de quienes se encontraban en el lugar: entre las detenidas, hay mujeres que ni siquiera habían podido llegar a la Plaza de Mayo, por la enorme cantidad de gente que se movilizó, o que directamente no habían participado de la manifestación, como sucedió con una de las tres jóvenes que debió ser hospitalizada tras la represión policial, por las lesiones que sufrieron. Por estos motivos, la periodista del colectivo Ni Una Menos Mariana Carbajal, convocó a quienes presenciaron los hechos a sumar su testimonio ante la Unidad Fiscal Especializada de Violencia contra las Mujeres (UFEM), que hoy abrió una investigación preliminar sobre este nuevo hecho de violencia institucional y que recibió ya diez declaraciones, a las que se suman las seis agendadas para viernes

“Respondemos todas”

En un comunicado conjunto de la asamblea que se puso en pié para la organización de la movilización de este miércoles, también repudiaron la represión comandada por el Gobierno de la Ciudad y exigieron el sobreseimiento de todas las personas injustamente imputadas. “La cacería, la represión y las detenciones fueron brutales, discriminatorias y constituyeron vulneraciones a los Derechos Humanos (...) salieron a cazar mujeres al voleo, que salían de bares o simplemente transitaban por la calle. Las persiguieron, golpearon, amenazaron, requisaron y violentaron desde las instituciones. Atropellos que continuaron durante las nueve horas en que estuvieron encerradas”.

Las organizaciones también recordaron a la prensa que un día antes de la movilización, seis activistas del movimiento de mujeres, entre las que se encontraban integrantes del colectivo Ni Una Menos, “fueron perseguidas, acosadas y apresadas ilegalmente por civiles ultrareligiosos, y detenidas, privadas ilegítimamente de su libertad y judicializadas por realizar pintadas como acción de difusión del Paro”, y destacaron que “esta vez (...) el resultado de otra noche de resistencia fue la detención de 20 personas en diferentes Comisarías de la Ciudad. Para todas ellas exigimos el sobreseimiento. Un claro avance en la decisión política de criminalizar a las luchadoras”.

“Seguiremos señalando a quienes miran para otro lado ante los femicidios y los abortos clandestinos, los crímenes de odio y la lesbofobia. Seguiremos advirtiendo sobre la persecución y criminalización de las migrantes, la feminización de la pobreza y la criminalización de las protestas. Seguiremos saliendo a las calles para agitar nuestras voces y seguiremos diciendo que no estamos solas, ¡estamos organizadas para una vida de libertades y sin miedo!”






Comentarios

DEJAR COMENTARIO