Géneros y Sexualidades

CIUDAD DE BUENOS AIRES

8M: se debate el llamado al paro efectivo y a no regalar la jornada a las Iglesias

Junto a los diversos reclamos que llevaron activistas del movimiento de mujeres y disidencias, un debate atravesó toda la reunión de preparación del 8M. Aunque hubo otras, dos propuestas concentraron el debate: si movilizar el domingo 8, para no regalarle el Día Internacional de las Mujeres a la jerarquía de la Iglesia, llamando al paro el lunes 9; o si marchar ese día pero sin exigir paro a las centrales. Qué hay detrás de las propuestas.

Sol Bajar

@Sol_Bajar

Sofía Achigar

@SofiaAchigar

Lunes 17 de febrero | 12:49

Sábado 18 h. Segunda Asamblea en el barrio de Chacarita. Es más chica que la anterior, en la que habían participado unas 300 personas, y todes toman nota. Desde el colectivo Ni Una Menos llaman a problematizar la escasa participación. La ausencia de varias organizaciones y referentes sindicales y feministas, en general alineadas con el nuevo gobierno nacional, anticipa el escenario y recupera al mismo tiempo viejos debates, como los que atravesaron al último 8 de marzo, en 2019, cuando las direcciones de varias centrales sindicales quitaron su apoyo a la masiva movilización frente a la Plaza de Mayo, en el marco del año electoral. Ese día, el reclamo de aborto legal ya y de separación inmediata de las iglesias del Estado logra, sin embargo, retomar las calles.

Podés leer: 8M: qué se debate y cómo se prepara el próximo Día Internacional de las Mujeres

Este año, como venimos contando desde La Izquierda Diario, una nueva provocación de la cúpula de la Iglesia Católica busca apropiarse del Día Internacional de las Mujeres con una manifestación en la Basílica de Luján, contra la legalización del aborto. Bajo el lema “si a la vida", se proponen mantener la condena a la muerte que recae sobre miles de mujeres, mayoritariamente jóvenes y pobres.

Las millones de personas que defendemos el derecho a vivir, a que no haya ni una sola muerta más, a decidir cuándo, cómo y con quién ser madres, si queremos serlo, ya ganamos nuestro derecho en las calles. Y si hoy no es ley, es en gran medida por el rol que esa institución reaccionaria tiene garantizado en el Estado, como se vio en su incidencia en el voto del Senado, o en las movilizaciones que impusieron a los colegios religiosos, o en la condena a parir para niñas de 11 años, como en Jujuy o Tucumán. Con un nuevo Pañuelazo Federal, la exigencia de aprobación inmediata del proyecto de ley de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, sin concesiones ni modificaciones, se propone en ese marco volver a ganar las calles. El proyecto de las pibas, de la enorme marea verde: nuestro proyecto, y ningún otro, tiene que ser ley. Y para arrancarla, el 19F debe convertirse en la antesala, en la preparación de una gran jornada, aún más masiva, el próximo 8M.

Podés leer: 19F: la marea verde vuelve a las calles en apoyo al proyecto de la Campaña por el aborto legal

8M: un gran mensaje político

A nuestra demanda, que ya lleva 8 presentaciones en el Congreso Nacional, el gobierno de Alberto y Cristina Fernández respondió con el anuncio de un proyecto alternativo cuyo contenido el movimiento de mujeres y de la diversidad desconoce en absoluto. ¿Por qué no es ley nuestro proyecto, el que ganamos en las calles y nos arrebató un puñado de dinosaurios antiderechos en el Senado de la Nación?

La importancia de mostrar la fuerza en las calles ese día es política. Y lo es, porque las jerarquías de las Iglesias junto a políticos de los partidos tradicionales, a gobernadores y grupos antiderechos, quieren volver a negarnos que sea ley nuestro derecho a decidir. Y también es política porque en el marco de la crisis económica y de las negociaciones del gobierno con el FMI, esa institución enemiga de los derechos de las mujeres y disidencias, está cumpliendo un rol fundamental.

Como planteamos en la Asamblea del 15 de febrero, esa institución actúa como garante y como socia, desde el mismo Vaticano, del plan de ajuste que exige ese organismo y aplica el gobierno de Fernández, como se vio hace unos días con la rebaja salarial a las y los jubilados. En ese sentido, también cobra más fuerza la pelea por la separación de la Iglesia y el Estado. Se trata de nosotras, de nuestros derechos, de los derechos de de nuestras familias, de los destinos de las familias trabajadoras y pobres. ¿De qué defensa de “la vida” los que bendicen las negociaciones con un organismo creado para someter a la miseria a millones en el mundo?

Ese debate también atravesó la segunda Asamblea de mujeres y disidencias. Mientras las corrientes alineadas con el Frente de Todos defienden una renegociación sin rupturas con el FMI, para pagar la fraudulenta deuda externa, sectores combativos y de izquierda plantearon la importancia de no retroceder de los puntos de apoyo conquistados por ese movimiento a lo largo de estos años. "Está asamblea se ha reconocido antipatriarcal, anticapitalista, antiimperialista; se ha pronunciado por el no pago de esa deuda odiosa y ha dicho “fuera’ al FMI", recordó Lía Pesaressi, trabajadora estatal y de la agrupación Pan y Rosas en su intervención en la Asamblea.

Esta perspectiva, junto a la exigencia a las conducciones de las centrales sindicales para que convoquen a un paro efectivo el lunes 9, por todos los reclamos de las mujeres y la diversidad, fue la que llevamos como propuesta desde la agrupación Pan y Rosas y el PTS en el Frente de Izquierda. Y como planteamos, esa propuesta apunta a fortalecer una alianza poderosa, invencible, como puede serlo la unidad de la marea verde con las y los trabajadores y el pueblo pobre. Otras organizaciones de izquierda plantearon movilizar en el mismo sentido.

El llamado a no regalar la calle a la cúpula clerical en nuestro día de lucha, que conmemoramos hace años en homenaje a las que perdieron la vida por luchar por derechos elementales, despertó numerosas muestras de apoyo, aunque también notorios silencios. Fue entre otras Nina Brugo, referente histórica de la Campaña por el Aborto, quien interpeló a las presentes y llamó a marchar el propio 8M, junto a las Madres de Plaza de Mayo, con los pañuelos blancos, verdes y naranjas, a manifestarse frente a la Casa Rosada y a la Catedral porteña.

La propuesta de sectores del kirchnerismo y el Frente de Todos, fue en cambio la de movilizar el día lunes, aunque rechazaron exigir el paro a las centrales sindicales, como propusimos en la Asamblea desde el sindicalismo combativo y las agrupaciones vinculadas a la izquierda. Es que, como planteamos, esa es la única forma de garantizar que, verdaderamente, la tierra se paralice y tiemble por nuestros derechos, hasta arrancarlos.

"Construir masividad"

Lamentablemente, la propuesta que llevamos junto a Sol Bajar, que en representación de Pan y Rosas y el PTS/FIT mocionó salir de la Asamblea con un claro rechazo al pago de la deuda y a la provocación de las iglesias, así como en apoyo al proyecto de ley de la Campaña Nacional por el derecho al aborto, se encontró con el intento de algunos sectores de acallar este planteo.

“¿Queremos masividad? Entonces construyamos un gran paro nacional e internacional que surja desde abajo, con independencia política, confiando en nuestra fuerza”, dijo, y destacó que “ya hay una agenda unificada. La fuimos construyendo en todos estos años de asambleas, encuentros, debates y movilizaciones, y se vio en las calles, con el apoyo de millones".

"¿Queremos masividad? Entonces salgamos con pronunciamiento público, exigiendo que se apruebe ya mismo el proyecto de la Campaña, nuestro proyecto, y ningún otro; exigiendo que las Iglesias no se metan; peleando para que no vuelvan a descargar la crisis sobre quienes no la generamos; reclamando a las centrales que llamen al paro por nuestros derechos; convocando a los Centros de estudiantes, a las organizaciones barriales, a las miles de pibas de la marea verde, a participar de la preparación de un 8M masivo y construir un plan de lucha en todo el país, porque nuestra agenda es urgente, y nuestros reclamos no esperan”, añadió.

Con enormes ejemplos

El miércoles 19F habrá un pañuelazo en Congreso para exigir la aprobación del proyecto de ley de la Campaña. Está planteado que sea un punto de apoyo para preparar una gran movilización el 8 de marzo junto a las millones de personas, varones, mujeres, lesbianas, travestis, trans, gays, no binaries, que en el resto del mundo levantarán las banderas de Ni una Menos, contra la violencia machista, por la educación sexual, el aborto legal ya y contra los planes de ajuste de los gobiernos de turno, como vemos en países como Francia o Chile, donde las mujeres también vienen jugando un rol destacado.

Con esos enormes ejemplos, y confiando en nuestras propias fuerzas, tenemos planteado aportar a las tareas del movimiento de mujeres y disidencias. Sin dudas el próximo viernes, en la Mutual Sentimiento del barrio de Chacarita, este volverá a ser un punto de debate y se espera que los intercambios que se sucedieron hasta ahora puedan avanzar en una acción unitaria.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO