Géneros y Sexualidades

PARO INTERNACIONAL DE MUJERES

#8M: en Campana, las trabajadoras tienen que ser protagonistas

A poco menos de dos semanas del 8M, el clima de lucha ya se puede sentir en todo el país. Este año nos encuentra nuevamente organizadas y en las calles, pero con una particular diferencia, el gobierno de Mauricio Macri está debilitado.

Manuela Aberasturi

Secretaría de la Mujer ISFDyT 15 Campana

Viernes 23 de febrero de 2018 | Edición del día

Este 8M nos encuentra en medio de una gran crisis por parte del gobierno CEO de Mauricio Macri. El 18 de diciembre, día en que hizo ley el saqueo a los jubilados con la reforma previsional, fuimos miles los que le pusimos el cuerpo. Primeramente en el enfrentamiento con el enorme despliegue por parte de las fuerzas de seguridad que tuvo que montar el gobierno para hacer pasar el saqueo y luego, con los masivos cacerolazos autoconvocados que se dieron en simultáneo en todos los barrios de capital y localidades de GBA. Sumándole los tarifazos, los escándalos mediáticos con funcionarios como Jorge Triaca (del Ministerio de Trabajo) y la gran ola de despidos. Por esto, el 42% de la población evalúa negativamente el desempeño del gobierno de Mauricio Macri.

Camino a un Gran Paro Internacional de Mujeres

Si queremos parar el mundo por nuestros derechos, tenemos que ponernos de pie junto con las y los trabajadores que quieren vencer el plan de Macri y los gobernadores del PJ.

Para esto es preciso que nos organicemos desde abajo, en nuestros lugares de estudio y de trabajo, debatiendo y votando en asambleas los pasos a seguir para que las centrales sindicales convoquen y que sea contundente el paro general en apoyo a nuestros derechos. Para que nadie quede exento de participar de la marcha por los Derechos de las Mujeres en el centro político del país.

Asimismo, el Encuentro del Hospital Posadas del 17, mostró la voluntad de dar una respuesta contundente a la situación que viven las mujeres día a día. La exigencia de paro efectivo el 8M, votada por unanimidad entre las principales resoluciones de la jornada, reforzó esa demanda que muchas venimos expresando en todo el país, para que ese día se convierta en un gran acto de conciencia, con miles en las calles.

Porque necesitamos levantar un gran movimiento internacional de mujeres que luche contra la violencia de género y por cada una de nuestras demandas, luchar por conquistar a las grandes masas de mujeres en la batalla contra el patriarcado y el capitalismo en su conjunto.

Organizándonos para exigir algo tan básico, que es un problema de salud como lo es el derecho al aborto legal, seguro y gratuito y por cada una de nuestras demandas, por la implementación de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI), por la separación de la Iglesia del Estado, por la implementación del Cupo Laboral Trans.

Los Derechos se Conquistan en las calles

El día internacional por los derechos de las mujeres no es un día para celebrar. Es una conmemoración por las mujeres que salieron a las calles poniendo sus cuerpos en una histórica lucha por conquistar los derechos básicos e indispensables que la sociedad capitalista y patriarcal les negaba. Porque muchas de ellas, fueron y son madres solteras cabezas de hogar, que reclamaron por la reducción de la jornada laboral, por el aumento de los salarios, por mejorar las condiciones de trabajo, por el derecho al voto. Por terminar con la opresión, para no ser explotadas desde el nacimiento hasta la muerte, por el pan y por las rosas.

De Dónde Venimos

Desde las trabajadoras del algodón de Manchester del 1853, las textiles de Nueva York de 1857, las Sufragistas del Reino Unido. Las obreras textiles, también de Nueva York, que protestaban por las penosas condiciones de trabajo y que, en 1908, 129 de esas obreras fueron asesinadas en un brutal incendio ocasionado por el dueño de la fábrica como respuesta a la protesta.

O como las trabajadoras textiles de Lawrence, Massachusetts que iniciaron, en 1912, la lucha histórica bajo la consigna de “queremos el pan, pero también las rosas”. Las mismas trabajadoras impulsaron comités de huelga y comedores comunitarios para los hijos e hijas de quienes sostenían la pelea. Esta huelga conquistó el reconocimiento y la participación de las mujeres en los sindicatos, el aumento de los salarios y la reducción de la jornada laboral.

Como las obreras textiles de Petrogrado que, en 1917, tomaron las calles reclamando “pan, paz y libertad”. Huelga que abrió el camino de la primera revolución triunfante de la historia del movimiento obrero: La revolución Rusa que, bajo la dirección del Partido Bolchevique de Trotsky y Lenin, derrota al Régimen Zarista y se instaura un gobierno de trabajadores. O como tantas otras, no menos importantes, que marcaron la historia de la lucha de las mujeres.

Sin ir más lejos, podemos ver a las trabajadoras de Pepsico, que en 2017 se enfrentaron a la brutal represión de la policía de Vidal para defender sus puestos de trabajo. O también, si nos movemos unos años para atrás, podemos ver a las trabajadoras y trabajadores de Lear que resistieron, desde el primer día el amedrentamiento y los despliegues represivos de la Policía Bonaerense, la Federal y la Gendarmería, para exigir la reincorporación inmediata de todos los obreros despedidos por esta multinacional.

Actualmente, las luchas de las valientes mujeres azucareras de Jujuy, las trabajadoras de la salud del Hospital Posadas, las familiares de los mineros del carbón de Río Turbio, las obreras textiles de Neuquén, las trabajadoras de la alimentación y de la educación y las despedidas del Inti, la UEP, Ferrobaires y el Diario Hoy de La Plata, se unificaron para dar pelea por sus puestos de trabajo, como se mostró el pasado 17 de Febrero en el Encuentro Nacional de Trabajadores en Lucha organizado por los trabajadores despedidos del Hospital Posadas.

Para enfrentar el golpe y el ajuste que está dando Mauricio Macri y los gobernadores a la clase trabajadora, con despidos masivos y tarifazos. Y así, como plantearon varias de estas mujeres en el Encuentro, estos planes que atacan las condiciones de vida del conjunto, golpean a las mujeres con particular crudeza.

Te puede interesar: Luz verde para #AbortoLegalYA en el Congreso: decinos que no nos sirve luchar

Son de todas estas mujeres y sus luchas de las que queremos levantar las banderas, para seguir peleando por una nueva sociedad, donde ya no haya ni explotadores ni explotados. Sabemos, que nuestra lucha de mujeres no puede ir separado de una gran lucha por terminar con este sistema capitalista.

Para que este 8 de marzo se escuche el reclamo de "Ni Una Menos" sin trabajo, por aborto clandestino y por todas las formas de violencia machista que ejerce este sistema sobre nuestros cuerpos, es necesario que nuestra organización se extienda, se multiplique y se fortalezca en un gran movimiento de lucha, independiente de todos los sectores que garantizan nuestra situación de opresión: desde los partidos patronales y las instituciones del Estado, los gobiernos de turno o la jerarquía de la iglesia.

Un poderoso movimiento de mujeres que avance en la perspectiva de una sólida alianza con las miles de personas que en los últimos años han hecho propia nuestra bandera de lucha y particularmente, con los varones y mujeres explotadas por este sistema capitalista y patriarcal, la gran mayoría de la humanidad que no tiene que perder más que sus cadenas.

Leé también: Myriam Bregman: "Que la dirigencia sindical llame a paro el #8M"

Desde la Secretaría de la Mujer del Centro de Estudiantes del ISFDyT N°15, los estudiantes que conformamos la agrupación Tesis XI-Pan y Rosas, invitamos a la comunidad a sumar sus voces marchando junto a nosotras. Este 8M, vamos a hacer temblar la tierra.







Temas relacionados

#8M   /    #ParoInternacionalDeMujeres   /    Movimiento de mujeres   /    Escobar   /    Movilización   /    Mujeres   /    Pan y Rosas   /    Provincia de Buenos Aires   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO