Géneros y Sexualidades

DÍA INTERNACIONAL DE LAS MUJERES

#8M Nueva York: llamado a la acción de International Women’s Strike

El siguiente es el llamado a la acción escrito por International Women's Strike NYC en discusión con organizaciones de base y de izquierda.

Lunes 26 de febrero | Edición del día

Este artículo fue publicado originalmente en Left Voice, parte de la Red Internacional de La Izquierda Diario.

La ciudad de Nueva York tiende a ser retratada como el centro del mundo. Es una ciudad próspera, étnicamente diversa, culta, interesante y rica en muchos sentidos. También es el lugar donde se cruza la vida de una gran cantidad de personas. Sigue siendo un centro financiero mundial importante, así como un verdadero imán para todo tipo de turistas y viajeros. Y definitivamente ocupa un lugar destacado en nuestra imaginación colectiva. Menos enfatizado, sin embargo, es otro hecho: la ciudad de Nueva York siempre ha sido un escenario importante de lucha de clases.

En cierto modo, todas las grandes ciudades son campos de batalla de clase dado que concentran una increíble variedad de fuerzas productivas (mano de obra humana y medios de producción) en un espacio relativamente pequeño y limitado. Por lo tanto, tienden a ser en algún momento terrenos de intensa explotación y potencial revolucionario. Por estas razones, las grandes ciudades han sido de gran importancia estratégica para la clase capitalista y, por lo tanto, también para la clase trabajadora organizada. La ciudad de Nueva York, como una de las principales metrópolis del mundo, quedó sujeta a una toma de control neoliberal y, particularmente desde la década de los ’80, el sitio de un ataque mayor contra la mano de obra organizada. La otra cara de llamar a Nueva York una "capital del mundo" lo está llamando un campo de batalla de clase importante. En la geografía actual del capitalismo global, Nueva York sería, entonces, un campo de batalla decisivo.

El ataque al movimiento obrero se ha desarrollado en paralelo a la redistribución neoliberal de la carga de la reproducción social (...) Las mujeres constituyen la mayoría de los trabajadores de bajos salarios, la mayoría de estas mujeres son inmigrantes, y las personas indocumentadas siguen siendo las más explotadas

La ciudad y su entorno construido, incluida la vivienda y las disposiciones básicas que hacen posibles las concentraciones de vida humana, con frecuencia han sido considerado cuestiones de segunda clase para la economía dominante. Más aún, tanto las condiciones materiales como el trabajo que ocurre en los espacios de reproducción social -casa, barrio, etc.- generalmente se invisibilizan, se da por sentado debajo de esa construcción llamada "La Economía". Por lo tanto, la reproducción social, aquella que permite a la fuerza de trabajo reponer su fuerza laboral, no recae principalmente en los hombros de las mujeres. Para empeorar las cosas, la toma hostil neoliberal de nuestra ciudad a lo largo de estas últimas décadas, ha implicado una reducción de los servicios sociales disponibles al público, externalizando los costos de estos a la fuerza de trabajo. La mayor parte de estos recortes, como era de esperar, recae principalmente en las mujeres de nuestra ciudad.

Otro aspecto sobresaliente del ataque neoliberal que nuestra ciudad silencia es la migración. Nueva York está conformada y se mantiene viva por inmigrantes y mano de obra inmigrante, legalmente o negada y perseguida. Más aún, el trabajo migratorio en Nueva York representa la encarnación de la geografía del capitalismo global y sus consecuencias. Nueva York se ha convertido en una ciudad global rica e increíblemente poderosa a través de su fuerza de trabajo. Una que, debemos destacar, siempre ha sido compuesta por trabajadores de todo el mundo que, como es natural, conservan una amplia variedad de vínculos con sus lugares de origen.

El sistema económico actual requiere mano de obra inmigrante como parte de la reestructuración económica neoliberal.

Las mujeres están sujetas a la explotación más intensa. Sin embargo, las mujeres también tienen el poder de parar. Y tenemos la voluntad de mostrarlo

Sin embargo, al mismo tiempo, se basa cada vez más en la búsqueda sistemática de chivos expiatorios en inmigrantes y musulmanes a fin de mitigar la bronca generada por el empobrecimiento de los trabajadores en general -el daño colateral oculto de la expansión capitalista neoliberal.

Como consecuencia, en los últimos tiempos, hemos sido testigos de una intensificación de políticas contra la inmigración y el aumento de la persecución policial y la vigilancia, especialmente orientadas a las comunidades de color de la clase trabajadora, y una expansión del encarcelamiento masivo y las deportaciones. La articulación y el despliegue de este aparato represivo interno, motivado por el temor a la revuelta, continúa siendo omnipresente y sus consecuencias a largo plazo no han sido suficientemente examinadas. Al mismo tiempo, la rama exterior y más explícita del imperialismo estadounidense continúa operando sin suficiente oposición política en todo el sur global. Ambas tendencias, podemos suponer, seguirán acompañando la brecha que separa la riqueza global de las masas cada vez más empobrecidas.

Nueva York, en este contexto, ha florecido como una metrópolis global, con los servicios y la industria financiera como sus dos pilares. Sin embargo, esta transformación implicó un descuido generalizado del entorno común, como la vivienda asequible, la infraestructura, etc., que se ha redefinido como secundario a las principales "preocupaciones económicas". Por un lado, el papel de la especulación inmobiliaria en las últimas crisis financieras es bien conocido, aunque fácilmente olvidado. Por otro lado, las condiciones materiales para la reproducción social, aquello que soporta el peso de la producción, se han descuidado cada vez más y, a menudo, incluso se han desmantelado abiertamente. Los ataques al sistema de seguridad social, los bienes comunes y el control de la comunidad sobre nuestro entorno se han vuelto cada vez más comunes. Es necesario hablar con claridad: se trata de ataques contra la clase trabajadora y, en particular, contra las mujeres, las primeras víctimas de esta subcontratación de los costos de la reproducción social.

Creemos que el momento político nos exige construir sobre los puntos en común encontrados entre las respuestas organizadas al capitalismo patriarcal que surgen desde abajo, como las luchas tanto de la clase obrera como de las feministas

El ataque al movimiento obrero se ha desarrollado en paralelo a la redistribución neoliberal de la carga de la reproducción social. Incluso si Nueva York conserva un alto porcentaje de sindicalización en relación con el resto del país, estos sindicatos han estado atados por cláusulas de paz social (no realizar huelgas), lo que limita seriamente su poder de negociación colectiva. Como consecuencia, la precarización de las condiciones laborales se ha convertido en la regla. Más aún, muchos trabajadores y trabajadoras en Nueva York simplemente no tienen permitido sindicalizarse. Este es el caso de la mayoría de los trabajadores de bajos salarios, sobre todo en la industria de servicios. Las mujeres constituyen la mayoría de los trabajadores de bajos salarios, la mayoría de estas mujeres son inmigrantes, y las personas indocumentadas siguen siendo las más explotadas. Frecuentemente, estas mujeres trabajan por hora, a menudo durante más de 8 horas al día, sin contrato y, por lo tanto, son vulnerables a todo tipo de abusos, como el robo de salarios, el acoso y el despido injustificado. Estas trabajadoras indocumentadas enfrentar dificultades poder vender su trabajo, lo que a menudo las empuja a aceptar peores condiciones de trabajo posibles.

Creemos que tenemos que tomar partido. La clase trabajadora de Nueva York, multinacional y racialmente diversa, sigue siendo increíblemente poderosa, a pesar de la continua embestida neoliberal.

Como parte de esta fuerza laboral, las mujeres están sujetas a la explotación más intensa. Sin embargo, las mujeres también tienen el poder de parar. Y tenemos la voluntad de mostrarlo. Cuando las mujeres de la clase trabajadora, las mujeres inmigrantes, las mujeres negras, las mujeres de color, las lesbianas y las mujeres trans se detienen, ¡todo se detiene!

Nuestros principios

En 2017, convocamos a una huelga de mujeres en torno a una plataforma nacional, articulada a través de amplios principios políticos feministas y anticapitalistas. Nuestro proceso de organización en 2018, sin embargo, se ha orientado más hacia la construcción de una coalición cada vez más amplia de organizaciones radicales, aunque políticamente próximas: grupos feministas de base, sindicatos, centros de trabajadores, cooperativas, grupos socialistas, por los derechos de los inmigrantes, justicia social y organizaciones basadas en la comunidad, principalmente. Por lo tanto, la nuestra sigue siendo una política feminista dirigida a abordar los orígenes estructurales de las múltiples formas de opresión, explotación y desposesión que experimentamos, pero cada vez más centrada en la acción política estratégica. Creemos que el momento político nos exige construir sobre los puntos en común encontrados entre las respuestas organizadas al capitalismo patriarcal que surgen desde abajo, para construir un frente común de acuerdo con el espíritu de estas respuestas, como luchas tanto de la clase obrera como de las feministas. Este año estamos participando activamente en las luchas más importantes desde el punto de vista político en la ciudad.

Es un signo del surgimiento de una fuerza feminista que ya no puede contenerse dentro de los límites impuestos por el Partido Demócrata y su versión corporativa del feminismo

Y, con este objetivo en mente, hemos intentado articular una serie de demandas que pueden dar una voz organizada y cohesionada a las batallas en curso.

La participación masiva en la Marcha de Mujeres de este año reveló que hay un descontento generalizado no solo alrededor de la presidencia de Trump, sino lo más importante, en torno a las condiciones estructurales que lo hicieron posible. Este descontento se manifiesta a través de una multiplicidad de luchas de mujeres y es un signo del surgimiento de una fuerza feminista que ya no puede contenerse dentro de los límites impuestos por el Partido Demócrata y su versión corporativa del feminismo.

Reconocemos que nuestro movimiento obtiene su fortaleza de una variedad de luchas de base; y, como tal, nuestro objetivo es participar en la transformación radical de las relaciones sociales actuales. A diferencia de la política liberal dominante, nuestro movimiento nunca se ha orientado hacia la capitalización electoral. Representa un rechazo cada vez más organizado a la intención de limitar el horizonte del cambio social a los términos definidos por esta democracia. Más aún, nuestro movimiento reconoce y abarca por completo su relevancia global, -no en detrimento de la fuerza de sus raíces locales, sino debido a esto. Se reconoce parte de una lucha feminista global, quizás uno de los pocos contendientes serios al ascenso mundial de los gobiernos de derecha y, por lo tanto, una de las encarnaciones potenciales más importantes de una alternativa de clase trabajadora internacional.

Nunca está de más subrayar la importancia de nuestra reapropiación estratégica de tácticas clásicas del movimiento obrero, como la huelga, como parte de este movimiento feminista internacional. Sin embargo, esta recuperación también resalta nuestra necesidad de redefinir lo que cuenta como "trabajo"; las diversas formas que toma; cómo es la "lucha de clases"; y qué tipo de transformaciones deberían estar en el centro de una política feminista verdaderamente radical. Seguimos trabajando en estos temas, fomentando las discusiones sobre ellos e invitando a un grupo más grande y diverso de mujeres a unirse a nosotros.

En Nueva York, llamamos a las mujeres y sus aliados para que hagan una huelga durante una hora de todos los trabajos, tanto remunerado como no remunerado, el 8 de marzo de 2017 de 16 a 17 horas. A menudo se ha dicho que una huelga de mujeres es imposible, debido a cláusulas que impiden la huelga, condiciones laborales precarias y la vulnerabilidad que enfrentan la mayoría de las mujeres en el lugar de trabajo remunerado. Esta imposibilidad se atribuye además al hecho de que las mujeres son las que llevan la parte más pesada de la reproducción social, o ese tipo de trabajo que hace posible cualquier otro trabajo. Son, en su mayoría, las que sostienen la vida comunitaria; cuidan el entorno construido; y cuidan a niños y niñas, a las personas enfermas, discapacitadas y ancianas. Creemos que, a pesar de estas dificultades, una huelga de mujeres es tanto posible como fundamental en este momento político. Por lo tanto, estamos alentando una huelga de una hora, confiando en la fuerza de la simultaneidad para hacer sentir nuestra ausencia en nuestros hogares, barrios y espacios comunes; en nuestros lugares de trabajo remunerado; y en las calles. Seremos escuchadas y se conocerá nuestra fuerza colectiva.

Nuestras demandas

1. Derechos de las mujeres. Exigimos protección legal de los derechos de las mujeres, así como políticas y servicios que permitan que todas las mujeres, especialmente de la clase trabajadora, las mujeres de color, las inmigrantes indocumentadas, las lesbianas y las mujeres trans, disfruten efectivamente de estos derechos formales. Por lo tanto:

• Exigimos justicia sexual y reproductiva, incluido el derecho de las mujeres a tomar decisiones autónomas sobre si desean o no llevar adelante el embarazo, cuándo y bajo qué condiciones.
• Exigimos el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, sexual y de otro tipo, en todos los ámbitos en que habitan y mantienen: hogar, lugar de trabajo, espacios públicos y comunitarios.
• Luchamos por el fin de la discriminación basada en el sexo arraigada en la legislación y la formulación de políticas, y en el funcionamiento de las instituciones públicas.

Es por eso que apoyamos:

  •  Campañas por el aborto libre y seguro irrestricto y por la despenalización del aborto en el estado de Nueva York, en línea con con el fallo Roe v. Wade luego de 45 años de ser inconstitucional. La votación de una Ley de Salud Reproductiva de NY, que sirva de ejemplo para el resto del país.
  •  Las campañas en curso de trabajadoras y trabajadores de la industria de servicios de alimentos contra el acoso sexual
  •  La pelea de Anne Chambers contra la Policía de Nueva York y los oficiales que abusaron sexualmente de ella mientras estaban bajo custodia.

    2. Los derechos laborales son derechos de las mujeres: Exigimos la protección y la expansión de los derechos laborales, prestando especial atención a las condiciones de las mujeres de la clase trabajadora.

    • Luchamos por el reconocimiento del trabajo de las mujeres dentro y fuera del lugar de trabajo y por un cambio en las condiciones en que se realiza.
    • Exigimos igualdad. No solo las mujeres de la ciudad todavía no reciben el mismo salario que los hombres por el mismo trabajo, sino que generalmente se limitan a los campos que son una extensión del trabajo realizado en el hogar en el lugar de trabajo, como el cuidado y la industria de servicios. Estos campos tienden a gozar de poco reconocimiento social, estar mal remunerados y estar dominados por condiciones de trabajo inestables y precarias.
    • Nos oponemos a la posición estructural subordinada de las mujeres dentro de la clase trabajadora. Como era de esperar, las mujeres constituyen dos tercios de los trabajadores con bajos salarios. Los trabajadores con salarios bajos son particularmente vulnerables al acoso laboral, el robo de salarios y el despido injustificado. Además, enfrentan múltiples restricciones legales para sindicalizarse y participar en la negociación colectiva, y muchos de ellos se limitan al trabajo informal.

    Por estas razones, apoyamos: la lucha por un salario mínimo vital; las campañas en curso contra el robo de salarios y el acoso laboral; las batallas continuas por la sindicalización y por el derecho a la negociación colectiva; las campañas en curso por los derechos de trabajadoras y trabajadores domésticos y de cuidados; campañas para reformar la legislación obsoleta relacionada a la venta ambulante.

    3. Servicios sociales universales. Exigimos el acceso universal a servicios sociales adecuados para todas las mujeres, independientemente de su edad, color, orientación sexual y estado documentado.

    • Creemos que los servicios sociales brindan las condiciones materiales que permiten a los trabajadores reponer su fuerza de trabajo y, por lo tanto, son la base de toda actividad productiva.
    • Reconocemos que, entre la clase trabajadora, las mujeres son las más afectadas por estos recortes ya que son las que se espera socialmente que cuiden a niños y niñas, personas enfermas y ancianas.
    • Creemos que los recortes en los servicios sociales implican un ataque a la clase trabajadora, incluso convirtiéndolos en oportunidades para que una minoría aproveche estos beneficios.
    • Exigimos acceso universal a la atención médica; licencia parental remunerada; acceso universal a la educación en todos los niveles; y cuidado universal para niños, discapacitados y ancianos.
    • Exigimos viviendas asequibles y de calidad para todos, en particular para mujeres de la clase trabajadora, inmigrantes indocumentados, mujeres de color, mujeres LBT y sus familias. Exigimos protección y expansión de los derechos de los inquilinos, y viviendas públicas totalmente controladas por inquilinos.

    Es por eso que apoyamos con fuerza:

    La ley de salud conocida como NY Health Act; campañas para el acceso a la salud mental y servicios de refugio para las más afectados por la inseguridad económica, la criminalización y el control policial.
    Campañas para la educación superior gratuita y contra la privatización de las escuelas públicas.
    Campañas de inquilinos para estabilizar todas las rentas; congelamiento del alquiler; terminar con el bono vacante; cerrar la brecha de LLC; poner fin a la renta preferencial y autorreporte de los costos de MIC e IAI.
    Luchas por el mantenimiento, la expansión y el acceso universal al transporte público; campañas en defensa de los bienes comunes y del espacio público administrado por la comunidad.

    4. Los derechos de los inmigrantes son derechos de las mujeres. Exigimos que las mujeres inmigrantes, especialmente las indocumentadas, reciban el mismo trato que los ciudadanos frente a la ley.

    • Creemos que las mujeres inmigrantes indocumentadas enfrentan las formas más generalizadas de explotación y opresión. No se les permite vender su trabajo dentro de un marco que garantiza las disposiciones básicas sobre los derechos laborales, lo que las limita a trabajos informales, inestables y precarios. No pueden acceder a la mayoría de los servicios sociales, ya que están restringidos a los ciudadanos.
    • Exigimos caminos hacia la ciudadanía para las mujeres inmigrantes indocumentadas, como parte de una reforma migratoria integral y progresiva.
    • Exigimos que las mujeres indocumentadas reciban plena protección por ley, lo que les permite vender su trabajo, acceder a los servicios sociales y defenderse a sí mismos cuando son objeto de abuso.
    • Exigimos que se detenga la máquina de deportación, que separa a las mujeres de sus hijos y otros seres queridos.
    • Exigimos que el ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduana) no esté presente en los tribunales, ya que su presencia hace que las mujeres que sufren violencia, en el hogar, en el lugar de trabajo y en los espacios públicos, guarden silencio.
    • Nos oponemos a la construcción de un muro entre México y los Estados Unidos.

    Es por eso que apoyamos las ciudades santuario, así como las iniciativas que amplían la oportunidad para las economías cooperativas, ya que esa es la forma en que muchas mujeres indocumentadas logran vender su trabajo en condiciones básicas de dignidad humana. Resueltamente nos oponemos a la selección de activistas por los derechos de los inmigrantes, que se ha intensificado durante la administración actual.

    5. Justicia racial. Exigimos el fin del racismo institucionalizado, la supremacía blanca y la discriminación racial en general, particularmente en relación con las mujeres negras y las mujeres de color.

    • Luchamos contra las condiciones estructurales que valoran la vida de las mujeres negras y las mujeres de color como menos valiosas que las de sus contrapartes "blancas".
    • Luchamos contra los continuos recortes en el gasto de bienestar, que afecta especialmente a los más pobres entre los pobres: las mujeres negras, las mujeres de color y sus hijos.
    • Nos oponemos tanto a la falta de protección como a la violencia manifiesta infligida a las mujeres negras y las mujeres de color por parte de las fuerzas e instituciones sancionadas por el estado.
    • Denunciamos la diferencia estadística en la esperanza de vida, la mortalidad infantil, la mortalidad durante el parto, etc., cuando se trata de mujeres negras y mujeres de color.
    • Nos oponemos a la esterilización forzada de las mujeres negras y de color.
    Apoyamos las campañas en curso para reparaciones y para el desarrollo de una Plataforma de Justicia de Mujeres Negras.

    6. Estado policial. Exigimos el fin de la institucionalización de la violencia estatal en todas sus formas.

    • Nos oponemos a la transformación de los oficiales de policía en miembros de fuerzas cuasifascistas de control social.
    • Exigimos el fin de la brutalidad policial, con particular énfasis en la violencia sexual que sufren las mujeres.
    • Protestamos contra las políticas orientadas a la persecución y criminalización sistemática, como la política de "ventanas rotas" y redadas de ICE, que constituyen una fuerza policial paralela.
    • Exigimos el fin de las políticas de encarcelamiento masivo, así como a la privatización de cárceles y centros de detención.
    • Exigimos el fin de las políticas de deportación masiva y la detención ilegal y prolongada de inmigrantes sin un debido proceso.

    Es por eso que apoyamos: las campañas en curso por la abolición y desinversión de la prisión; y la campaña para una Junta de Revisión Civil Elegida, en la que los miembros serían elegidos a nivel comunitario y ofrecerían una verdadera supervisión y recurso a las víctimas de abuso policial.

    7. Por la autodeterminación de los pueblos y contra el imperialismo. Exigimos el fin de las guerras imperiales y los proyectos neocoloniales, así como las políticas exteriores neoliberales.

    • Nos solidarizamos con el movimiento feminista anticapitalista y global.
    • Exigimos que se ponga fin a la violencia contra las mujeres y niñas, sexual o de cualquier tipo, llevada a cabo por tropas estadounidenses y fuerzas respaldadas por los EE. UU.
    • Nos oponemos a cualquier aumento en el presupuesto militar y la expansión de las bases militares de EE. UU. en todo el mundo.
    • Exigimos el fin de las guerras imperiales en el extranjero, desde Siria hasta Yemen.
    • Nos oponemos a todos los proyectos neocoloniales, desde Palestina hasta Puerto Rico.
    • Nos oponemos a las "guerras contra las drogas" globales manchadas de sangre, de México a Filipinas.
    • Nos oponemos a las políticas económicas extractivas de los países industrializados en el sur global, a partir de acuerdos comerciales desiguales; apropiación de tierras y recursos naturales; a la imposición de ajustes estructurales por parte del FMI y del Banco Mundial y la perpetuación de la dependencia a través de la deuda.
    • Respaldamos resueltamente la autodeterminación de los pueblos del mundo y contra la represión encubierta de los Estados Unidos contra los gobiernos elegidos democráticamente y las fuerzas del cambio social radical en todo el sur global, desde Honduras y Venezuela hasta Egipto.

    Por eso apoyamos: la liberación de Ahed Tamimi y todos los presos políticos palestinos, especialmente los niños; la lucha en curso por la autodeterminación de Puerto Rico y el alivio de su deuda; campañas para cerrar la base militar en Guantánamo y otras bases militares en todo el mundo; la lucha contra el reciente fraude respaldado por Estados Unidos en Honduras.

    ¡El 8 de marzo, paramos!

    Nueva York:
    16-17h: Paro laboral
    17-18h: Acto en Washington Square Park
    18h: Marchamos!

    International Women’s Strike NYC
    https://www.womenstrikeus.org/
    internationalwomenstrikenyc@gmail.com
    https://www.facebook.com/womenstrikenyc

    Traducción: Luigi Morris







    Temas relacionados

    #8M   /    #ParoInternacionalDeMujeres   /    Nueva York   /    Géneros y Sexualidades   /    Internacional

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO