Mundo Obrero

Telecomunicaciones

8A: nuestra participación define

Las trabajadoras de las telecomunicaciones también nos movilizaremos por el aborto legal y seguro. Este miércoles tenemos que ser millones para conquistar nuestro derecho.

Mariela Pozzi

Trabajadora telefónica // Agrupación Violeta

Ana Goussies

Delegada Foetra | Agrupación Violeta | @AnaGoussies

Lunes 6 de agosto | 11:14

Hace meses que el debate por la ley del aborto legal, seguro y gratuito está instalado en la sociedad. En los colegios, lugares de trabajo, en los barrios, en las calles, mujeres y varones, especialmente los y las jóvenes, hablan y pasean sus pañuelos verdes en una campaña permanente para arrancar ese derecho al Congreso.

A días de la votación, una nueva crisis sacude al gobierno y a la figura de María Eugenia Vidal, referente de los sectores "pro vida". Como decían los docentes y estudiantes, Vidal no pudo salvar las 2 vidas de Rubén y Sandra. Porque su plan de ajuste nos condena a vivir en la precariedad, y a que sucedan crímenes sociales como los de la escuela de Moreno que es la realidad de muchas escuelas de la provincia hace décadas.

Al mismo tiempo, las maniobras parlamentarias se sucedieron y suceden minuto a minuto. Por eso, como demostró la masiva concentración el 13J, la única manera de conquistar nuestros derechos es organizadas y en las calles.

En las telecomunicaciones somos muchos/as los/as que estamos a favor y nos venimos movilizando y pronunciando por un derecho tan elemental como decidir sobre nuestros cuerpos y evitar que sigan muriendo mujeres debido a la clandestinidad del aborto.

¿Qué dice nuestro sindicato?

Al calor del movimiento #NiUnaMenos las mujeres ganamos un lugar para luchar por nuestras demandas. En nuestro gremio, a pesar de la enorme cantidad de mujeres que somos, a contramano de todo, se escinde este extendido reclamo de las demandas del gremio. Para las trabajadoras telefónicas, es una conquista tener una Secretaría de Género, pero debería funcionar de manera autónoma de la comisión directiva. Por el contrario, el secretario general tiene la potestad de cercenar las políticas que de esta se desprendan. Ni siquiera abrieron el debate para que la mayoría de los trabajadores y trabajadoras planteen sus posturas. De eso no se habla.

¿Que impide que se convoque desde la Secretaría de Género a debatir en todas las oficinas sobre este derecho tan elemental? ¿Por qué un debate instalado en la sociedad no tiene su expresión en el sindicato?

Las direcciones de los sindicatos vienen participando de reuniones con la iglesia y el papa Francisco. Su oposición para con este reclamo es tan grande que hasta la CTA A de Cachorro Godoy convoca elecciones el mismo 8A, mientras la lista opositora de la que nuestras compañeras de la Marron / MAC son parte, está solicitando que se cambie la fecha.

Los dirigentes del Subte también fueron la semana pasada al Vaticano. Y la CGT emitió un comunicado de que no van a pronunciarse por respeto a los que están en contra (Foetra no rechazó ni se pronunció al respecto). Es decir, nos niegan el derecho a expresarnos. La legalización es una cuestión de salud pública, no va en contra de creencias personales ni religiosas, porque no obliga a nadie a hacer algo que no quiera. Estar en contra de este derecho democrático es estar a favor del aborto clandestino y de que una minoría obligue a otra a vivir según las creencias de otro. Por eso también exigimos la separación de la Iglesia del Estado y educación sexual en todos los colegios.

¡A las calles!

Las compañeras (y compañeros) de la agrupación Violeta venimos recorriendo edificios desde hace meses, para instalar este debate al interior del gremio. También presentamos notas a la Secretaría de Género, y hemos dado la discusión desde nuestro lugar como minoría dentro de la Comisión Administrativa. En el plenario de delegados por salario del 16/7, planteamos el debate exigiendo un pronunciamiento que hasta ahora no se produjo.

Te puede interesar: Paritarias Foetra: un salto en los métodos burocráticos de la conducción oficialista

Para este 8 de agosto, la Iglesia Católica y los sectores reaccionarios están buscando por todos los medios dar por tierra este proyecto de ley y actúan en todos lados. En los últimos días se hizo evidente el entramado de maniobras que estos sectores fueron tejiendo para instalar la idea de que no existe la posibilidad de legalizar el aborto. Al día de hoy todo se inclina a que se vote en contra: un puñado de 72 senadores no puede decidir sobre la vida de millones.

Frente al silencio de los que van a votar a favor, desde el PTS /FIT venimos dando una fuerte pelea, somos el único bloque político que tiene en su programa la lucha por el aborto legal. Por el contrario, los principales referentes de la cruzada anti derechos son gobernadores, y senadores que fueron electos por las mismas listas del PJ/ FPV (sin ir más lejos la senadora Larraburu del FPV cambió su posición las últimas horas en contra de la ley). Ni hablar del cinismo y demagogia del Pro que de empatar la votación Gabriela Michetti votaría en contra.

Por eso para que los senadores y los sectores oscurantistas no jueguen con nuestras vidas, tenemos que redoblar la movilización del 13J y ser millones el próximo miércoles. En cada lugar de trabajo tenemos que preparar una movilización contundente. Por eso creemos que desde la Secretaría de Género, y el conjunto de la Comisión Administrativa de Foetra deberían realizarse asambleas en todas las oficinas y convocarse a un cese de actividades a partir del mediodía para que realmente seamos miles los y las telefónicas este 8A.

Por nuestra parte, desde la Violeta, y junto a la agrupación de mujeres Pan y Rosas, te invitamos a participar con nosotras para que se escuchen nuestras voces.
La legalización del aborto, se vota en el Congreso, se define en las calles.
Seamos parte de esta historia, tu participación decide. Este 8 seamos millones.







Temas relacionados

Agrupación Violeta   /    Frente de Izquierda   /    Foetra   /    Pan y Rosas   /    Aborto   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO