Géneros y Sexualidades

TUCUMÁN

8 de marzo: hagamos temblar la tierra, por el Pan y por las Rosas

Más 40 países se adhieren al paro internacional de mujeres y organizan manifestaciones masivas para este 8M. En nuestro país se espera que la movilización sea de las más concurridas. Cada provincia impulsó asambleas de mujeres. Te contamos cómo fue la preparación de esta jornada en Tucumán, los debates que atraviesan al movimiento de mujeres y las banderas que vamos a plantar en las plazas.

Lunes 5 de marzo | Edición del día

Como en cada víspera del 8 de marzo, por estos días nos atraviesan y conmueven las historias de las miles de mujeres anónimas que fueron arrancando en la lucha nuestros derechos. Nos enorgullecen las 20 mil camiseras de New York que contagiaron en Estados Unidos y el mundo su lucha por la reducción de la jornada, mejores condiciones laborales y contra la discriminación salarial. Las trabajadoras inmigrantes de las hilanderías norteamericanas, las mujeres sufragistas, o las obreras textiles de Petrogrado protagonistas del primer día de la gran Revolución Rusa, entre tantas otras. Su legado nos pertenece y como cada año nos preparamos para rendirles un gran homenaje.

A esa memoria, en los últimos años se han ido sumando la adhesión de miles de nuevas anónimas que salimos a las calles dispuestas a hacer temblar la tierra. Somos parte de una nueva generación que en todo el mundo se pone de pie.

Este 8 de Marzo tenemos nuevamente una cita de honor. En esta ocasión, el día internacional de la mujer nos encuentra de cara a las políticas de ajuste del gobierno de Macri y los gobernadores como Manzur, que vienen atacando a los trabajadores con despidos, salarios miserables y recorte público donde las mujeres nos vemos afectadas de manera desproporcional. Con la votación de la Reforma Previsional les robaron a quienes trabajaron toda una vida, aumentaron en 10 años la edad jubilatoria y recortaron los ingresos de la Asignación Universal por Hijo con la que la las mayorías de las mujeres cabeza de familia sostienen sus hogares.

Pero desde las grandes movilizaciones del 18 de diciembre, la situación cambió. En muchos lugares como el Hospital Posadas, las minas de Rio Turbio, el INTI, los ingenios del NOA, miles de trabajadoras y trabajadores vienen enfrentando los despidos, demostrando que hay fuerzas para enfrentar el ajuste de Macri.

Por el triunfo de todas las luchas

“Nosotras nunca fuimos de salir a las calles, de enfrentarnos, de pelear por lo nuestro. Estábamos en las casas atendiendo los hijos, lavando, planchando, cocinando. Hasta que nuestros maridos fueron despedidos, y luchando por su fuente de trabajo los reprimieron y metieron presos. Ese día supimos que la fuerza de las mujeres era necesaria para la lucha. Que dependía también de nosotras. Organizamos la Comisión de Mujeres Azucareras y nos pusimos la lucha al hombro. Ya no somos las mismas.” Con esas palabras Alicia contaba la experiencia de las mujeres jujeñas que están a la cabeza de enfrentar los despidos en el Ingenio la Esperanza. Las más de 200 mujeres que participamos de esa Asamblea Ni Una Menos estallamos en un caluroso aplauso y nos sentimos orgullosas de esas compañeras, que como en todo el país demuestran que somos las mujeres estamos en primera fila para defender nuestros derechos.

Desde Pan y Rosas invitamos a las mujeres azucareras a la asamblea NUM, porque estamos convencidas que hay que fortalecer todas estas luchas. En cada una de las luchas que hoy tienen a las trabajadoras al frente, la solidaridad y la fuerza renovada del movimiento de mujeres puede ser la diferencia para torcerle el brazo al gobierno y a sus planes de ajuste.

Por eso dimos la pelea también para la fuerza de las trabajadoras imponga a las conducciones sindicales burocráticas la adhesión efectiva al paro este 8M. Impulsamos entre las docentes un petitorio para exigirle al gremio con mayor composición femenina de la provincia que convoque al paro, para que la fuerza de las docentes pueda hacerse sentir en las plazas.

Además impulsamos desde la asamblea la redacción de una carta dirigida a todas las conducciones sindicales de la provincia y a las centrales de trabajadores para que no le den la espalda. Pero las conducciones sindicales hicieron oídos sordos. Qué distinto sería si pudiéramos confluir con las miles de mujeres que trabajan en los hospitales, las escuelas, en las fábricas, las cosechas, y en los comercios. Sabemos que la única forma de romper la tregua que la CGT y las CTA tienen con los gobiernos es con la fuerza que organicemos desde abajo. Por eso también estuvimos a la cabeza de promover asambleas en las escuelas y los lugares de trabajo.

En las facultades, los centros de Estudiantes juegan un rol similar al de las conducciones gremiales. Ni los Centros dirigidos por la Franja Morada (Cambiemos), ni aquellos que conducen corrientes kirchneristas como La Bolívar acusaron recibo de la necesidad de organizar desde abajo la fuerza de los y las estudiantes, muchas de las cuales vienen siendo protagonistas de este movimiento.

Contra la indiferencia de esas agrupaciones, nosotras nos pusimos a la cabeza de organizar instancias en las facultades para que los centros convoquen asambleas y podamos expresar también la enorme fuerza del movimiento estudiantil.

Por el aborto legal, seguro y gratuito

Hace unos días el Gobierno habilitó el debate para que el Congreso trate el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo. Bajo ningún punto de vista este gesto es atribuible a las “buenas intenciones” del Macrismo (que no existen). Fue la lucha incansable de las miles que con nuestro pañuelo verde exigimos hace años: educación sexual para decidir, anticonceptivos evitar embarazos no deseados y aborto legal, seguro y gratuito para impedir que cientos de mujeres mueran por las consecuencias de la clandestinidad.

Llegamos hasta aquí con nuestras propias fuerzas. No vamos a relajarnos ahora, y depositar expectativas en aquellos diputados y senadores que sólo toman nuestras demandas para sus spots electorales, como hicieron con el proyecto de Emergencia en Violencia de Género que aprobaron hace año y medio y aún no le destinaron ni un solo peso del presupuesto.

En Tucumán ya anticiparon su voto negativo los diputados y diputadas del peronismo y de Cambiemos. No sorprende en una provincia donde los vínculos que atan a funcionarios con la cúpula de la Iglesia son tan estrechos, por no decir de obediencia. En la provincia con índices de embarazo adolescente más altos, en la mayoría de las escuelas no se enseña Educación Sexual Integral a pesar que se trata de una ley con más de una década de vigencia. La Salud Sexual y reproductiva esta vedada. Tampoco el colectivo trans puede acceder a la salud pública, ni siquiera al derecho al trabajo, ya que todos los bloques políticos que gobiernan la provincia mantienen cajoneado el proyecto de ley de Cupo Laboral Trans. Para rematar, la misma justicia que encubrió durante 12 años a los responsables del femicidio de Paulina Lebbos, es la que persigue y criminaliza a las mujeres como fue el caso de Belén, a quien sacamos de la cárcel luego de una dura pelea.

Entonces, la bandera histórica que exige “Separación de la Iglesia y el Estado” tiene que estar bien alta en todas las plazas. Sobre todo, en momentos donde la presencia de un Papa argentino ha llevado a muchas organizaciones del movimiento de mujeres a eludir la cuestión, negando la influencia real que en pleno siglo XXI tiene la Iglesia sobre la sociedad civil, llevando a que las creencias religiosas de los funcionarios se antepongan al derecho de cada una a decidir sobre nuestros propios cuerpos.

En la asamblea NiUnaMenos dimos la pelea para que se denuncie con nombre y apellido al actual Gobernador, no sólo por sus declaraciones donde advierte que va a intentar entorpecer el debate en el Congreso, sino también como uno de los responsables junto a Cristina Kirchner de las más de 3000 muertes la clandestinidad del aborto durante el gobierno anterior del que él fue Ministro de Salud.

Por el pan y por las rosas

Las mujeres tenemos planteado redoblar nuestra organización. La marcha de este jueves tiene que ser un punto de inflexión que multiplique las fuerzas para conquistar todos nuestros derechos.

Contamos en esta pelea con el apoyo de muchos de nuestros compañeros varones. Porque en definitiva, nuestra pelea de fondo es por una verdadera equidad. No podríamos conformamos con conquistar una igualdad con los hombres en este sistema que genera cotidianamente una profunda desigualdad social. Entre las mujeres que homenajeamos cada 8 de Marzo levantamos la bandera de la revolucionaria Rosa Luxemburgo que aspiraba a “una sociedad donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”

Con esta perspectiva nos organizamos las militantes del PTS y miles de mujeres independientes que, en más de 12 países, impulsamos la agrupación Pan y Rosas. Te invitamos a sumarte y a marchar con nosotras este 8 de Marzo.







Temas relacionados

Mujeres trabajadoras   /    Tucumán   /    LGTBI   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO